Comunicación, Liderazgo

Uno de esos objetos mágicos

 
Lenny Flank, USA, obtenida en http://www.sxc.hu

En la mayoría de los cuentos de hadas –esas épicas historias sobre princesas, caballeros, magos, dragones y miles de seres mitológicos más-existe siempre algún artilugio mágico, alguna espada, algún encantamiento, algún anillo, que rompe todas las cadenas, que acaba con la amenaza de los enemigos y  facilita el triunfo de quienes, a costa de su vida misma, han emprendido un cometido que se antoja imposible. Poseer por tanto cierto tipo de capacidad se potencializa cuando se dispone de aquél objeto, o conjunto de palabras, que permite el logro ansiado y la razón del cometido.

¡No todo en los cuentos es cuento! ¡Veamos un ejemplo claro que sea de utilidad a nuestro propio cometido como organización!

Hoy en día el profesionalismo cumple con la misma función que los “elementos especiales” tienen en los cuentos; una organización que es profesional es capaz de abrir puertas a nuevos proyectos, romper cadenas y patrones que impiden la mejora continua, acabar con amenazas y facilita el logro de las metas que le dan sentido como grupo.

Pero no es tema de “magia” o de un “objeto indescifrable” sino de trabajo continuo; el profesionalismoserá siempre el resultado de un conjunto de actitudes y acciones cuyo objetivo final no es ser curiosamente el término del proyecto sino el medio de su realización. Considerar que la finalidad de los proyectos es su profesionalización es un craso error que, la mayoría de las veces, cobrará a la organización tarde que temprano la falta de visión.

¡La profesionalización es un atributo del proyecto, no es nuestro proyecto!

Para quienes han participado en diversas organizaciones, incluso en modelos de calidad o de estandarización, profesionalización puede parecer un término constantemente recalcado por los superiores, y por las políticas del grupo; a veces tiene “mala prensa”. En no pocas ocasiones construimos sobre este concepto un manojo de mitos o leyendas urbanas. Esto sucede porque bien a bien, dentro de las organizaciones, aunque se decide iniciar con dinámicas de profesionalización, no se toman el tiempo para explicar dos sentidos fundamentales: 1) ¿qué significa el concepto en sí mismo? y 2) ¿Qué beneficios concretos tendrá para quienes la desarrollan y para la organización en general?

Trataremos en este espacio de presentar una articulación de respuesta ante estas dos interrogantes en nuestras siguientes entregas.

¿Qué significa profesionalización?

¿Qué beneficios tiene para quienes la desarrollan y para la organización en general?

No te pierdas lo que viene, espero puedas comentar sobre la información aquí vertida.