Liderazgo

De la decoración de una cueva al diseño de interiores

http://mx.kalipedia.com/fisica-quimica/tema/electricidad-magnetismo/fotos-pintura-rupestre-rinoceronte.html?x1=20070417klpcnatun_519.Ies&x=20070417klpcnatun_223.Kes

Encontré una postal en un libro entrañable para mí. Probablemente en un momento que no recuerdo le brindé a esta imagen propiedad de separador para mí lectura. Me he quedado un rato pensando en la imagen y he aquí la consideración de mi reflexión.

En la imagen un camino. Una portentosa curva, en rumbo ascendente, que desemboca en una columna monumental. Arquitectura rusa. ¡Para completar el cuadro, la nieve todo lo cubre! Hay además, al lado izquierdo, de la senda que curveándose sube, tres grandes árboles por el momento más blancos que las nubes.

Me imagino que así como esta postal nos permite descubrir la dinámica propia de una ciudad en medio de la nieve, existían muchas otras postales que retratan la vida humana en latitudes, no sólo coordenadas sino posibilidades, diversas. En el campo, sea árido o boscoso, en la montaña en el valle, en la playa. En todos los rincones hemos tenido presencia y hemos dejado huella.

El ser humano mediante su inteligencia conquista y somete el entorno a sus designios. Así ha venido siendo desde que, como especie, hemos puesto pies sobre la tierra. La inteligencia y su reflejo; nuestra capacidad permite y faculta la adaptación al contexto que nos rodea. No hablo únicamente de adaptación en el contexto evolucionista, que tiene su peso, sino en la humanización del mundo; ¡buscamos que nuestro entorno no sólo nos permita la subsistencia sino que nos empeñamos en que ésta sea lo más cálida posible! Tenemos prueba de ello desde la decoración de una cueva hasta el moderno concepto del “diseño de interiores”. La Arquitectura, disciplina milenaria, tiene por cometido más humanización del entorno que la pura concepción “funcionalista” de los espacios.

A lo largo de la historia nos hemos adaptado al entorno y hemos buscado identificar el contexto con nuestra esencia, con lo que realmente nos parece que somos y que significamos.

El presente siglo supone un renovado esfuerzo que sea prueba y valía de nuestra inteligencia; hemos de adaptar este mundo, conjunto de avances y progresos científicos sin igual, a una humanidad abiertamente requerida de sentido. Hoy se saber mucho del mundo, del entorno, y parece que lo que sabemos sobre nosotros mismos es pobre con otras épocas anteriores de la historia humana. Mucho conocimiento exterior y poca profundización interior. Hay pues necesidades específicas en esta época que nos llaman con interés especialísimo en lograr una integralidad en el conocimiento y progreso que verdaderamente quiera ser plenamente humano.

Esta humanización del mundo que, no debemos dejar de decirlo, se ha vuelto un tanto “frío” requiere una renovada óptica en los múltiples frentes en los que la vida humana se aterriza en contextos determinados: la familia, la escuela, el mundo del trabajo, la política, la empresa. La vida social y económica en general.

Hoy más que nunca requerimos la adaptación que posibilita y concreta una existencia plenamente humana. Y ello puede lograrse mediante nuestra capacidad individual que va al encuentro con el otro. La inteligencia personal y social pueden y deben complementarse en esta tarea y no hay un campo más fértil para esta cosecha que el ámbito de las organizaciones humanas.

Requerimos núcleos, espacios, contextos que, independientemente de su finalidad, puedan vivir la adaptación y transformación del entorno en beneficio de la propia organización, de quienes la integran, y de quienes con ella se relacionan en el entramado social. ¡Estamos urgidos de organizaciones inteligentes!

¿Qué podemos entender bajo el contexto de “organizaciones inteligentes? ¿Cuáles son sus aportaciones al contexto actual? ¿Cómo podemos implementar esta óptica dentro de nuestra empresa, nuestro negocio y la actividad profesional en general?

A estos temas dedicaremos las siguientes entradas del blog. Espero tu compañía en el recorrido y los comentarios que, seguro estoy de ello, nos permitirán humanizar este espacio de encuentro en la red.

¡Buena semana!