Familia, Mis presentaciones

Madurez y libertad

Con gran alegría recibí la invitación a impartir una sesión de trabajo para un diplomado dirigido a mujeres. 
 
Me tocó prácticamente cerrar el trabajo que han sostenido a lo largo del año escolar. Dentro de los muchos temas que se han abordado, ya casi al cierre, se destinó dentro del programa una sesión para reflexionar sobre la tercera y cuarta edad con un doble objetivo. Por un lado generar conciencia en la vivencia de estas etapas de vida en las y los familiares cercanos a las participantes; por otro, claramente a futuro, que la participante pudiera considerar cómo viviría ella esas mismas etapas  y cómo puede prepararse desde ahora para dicho momento. 
 
Como etapas venideras, en madurez, podemos planear la libertad dentro del proceso personal que cada uno de nosotros puede experimentar; por ello he considerado que a la luz de la madurez personal y de la libertad podemos encauzar la reflexión sobre nuestra vejez, y a de la de nuestros seres queridos, no sólo como una revisión conceptual sino que exige podamos hablar y comentar nuestra experiencia de vida frente a estos temas. 
 
Verdaderamente considero que fue una experiencia gratificante tanto para el grupo, según lo que me han contado, como para mí como facilitador de esta importante reflexión que cada una de ellas pudo elaborar hacia el cierre de la jornada de trabajo. 
 
Adicional a la presentación que utilizamos  que comparto al finalizar este post,  puedo comentar que iniciamos la actividad con una reflexión sobre el tiempo y cómo lo vamos experimentando en la edad de quienes nos rodean. Tendemos a pensar que el tiempo que vivimos en un concepto abstracto, sin embargo no hay nada más preciado que tener conciencia sobre el propio tiempo que cada uno de nosotros posee. Como bien dice Tolkien, en voz de Gandalf, “no podemos decidir en qué tiempo vivir pero sí podemos decidir sobre el tiempo que se nos ha dado”
 
Como una actividad complementaria revisamos algunas frases de personajes célebres sobre la vejez y el envejecimiento; en algunas de ellas consentimos estar en sintonía, en otras claramente indicamos que la nostalgia y la soledad son variables de la ecuación que no sería tan agradable experimentar en dicho momento de nuestra vida. Las frases sobre las que reflexionamos son las siguientes: 

La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno es joven

Óscar Wilde

(1854-1900)

Dramaturgo y novelista irlandés

El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad

Gabriel García Márquez

(1927- )

Escritor Colombiano

Gran libro es la vejez. ¡Lástima que el hombre tenga que morirse cuando comienza a leerlo con provecho!

José María Pereda

(1833-1906)

Escritos Español

El arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza

André Maurois

(1885-1967)

Novelista y ensayista francés

Los viejos desconfían de la juventud porque han sido jóvenes.

Wiliam Shakespeare

(1564-1616)

Escritor y dramaturgo británico

Nada nos hace envejecer con más rapidez que el pensar incesantemente en que nos hacemos viejos.

Georg Christoph Lichtenberg

(1742-1799)

Profesor de física y científico alemán

Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida.

Pablo Picasso

(1881-1973)

Pintor Español

La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla

Jean Jaques Rosseau

(1712-1778)

Filósofo francés

Todos deseamos llegar a viejos; y todos negamos que hemos llegado.

Francisco de Quevedo

(1580-1645)

Escritor español

Los primeros cuarenta años de vida nos dan el texto; los treinta siguientes, el comentario.

Arthur Shopenhauer

(1788-1860)

 
 
Dentro del contenido que trabajamos en la sesión, como parte de la presentación empleada, se incorporaron algunos vídeos que retratan claramente las ideas que he buscado destacar, se incluye una reflexión diversa sobre la clásica fábula de la hormiga y la cigarra, así como los clips resumidos de dos cintas taquilleras sobre tercera y cuarta edad (El Estudiante y Elsa y Fred), por último una reflexión sobre la reciprocidad con nuestros mayores. Podrás ver los vídeos y las ideas generales que se abordaron en la siguiente presentación: 
 

 
 
Con estas ideas hemos guiado nuestra reflexión, espero sinceramente, funcionen también para provocar lo que tú, querido lector, piensas y sientes respecto el tema. Espero tus comentarios.