Liderazgo

Creatividad_Ordenada

Imagen obtenida de: http://www.sxc.hu/profile/iprole
Imagen obtenida de: http://www.sxc.hu/profile/iprole

Mencionábamos en la entrada anterior esa tentación recurrente a planificar y planificar sin poder siquiera concretar lo que nos interesa, y es más, lo que consideramos puede transformar la realidad inmediata que nos rodea.  Para evitar la “eterna amplitud de los proyectos”, para concretar las ideas geniales que en determinados momentos de creatividad pueden llegar a nosotros, me atrevería a plantear algunos pasos y sugerir algunas herramientas.

Pasos para dar continuidad a nuestra idea: 

  1. Dedicar  tiempo suficiente a clarificar la idea. No basta que la idea haya llegado una vez, debe llegar muchas veces, debe ir y venir a nosotros. Una especie de peloteo mental. Debemos pensarla y repensarla, si dejamos de pensarla la estaremos dejando pasar. Es como las hadas y Peter Pan, si dejamos de aceptar su realidad las condenamos al vacío. El primer paso para concretar una idea es no dejarla morir, tenerla en la mente, de forma constante. Algunas presuntas que podrían ayudarnos: ¿Qué hemos pensado?, ¿Cómo lo hemos pensado?, ¿Para qué lo hemos pensado?, ¿Por qué lo hemos pensado? 
  2. Si consideramos, de forma posterior a la “purificación”, que nuestra idea es verdaderamente genial y merece la pena ser impulsada con todo el ánimo y con toda nuestra capacidad, sería conveniente que la sometiéramos a un arduo análisis en dos niveles. Un nivel interno, nosotros mismos; un nivel externo, compartirla con alguien cercano que objetivamente pueda darnos su punto de vista sobre nuestra creativa ocurrencia. 
  3. El análisis interno puede generalmente, dependiendo la personalidad de cada uno, ser poco o muy riguroso. Habrá quienes vean contras y deficiencias en todo lo considerado, habrá quienes no encuentren aparentemente obstáculo alguno que impida el proyecto. Cada uno de nosotros deberá entonces buscar un equilibrio, como decían nuestros mayores “ni tanto que queme al Santo ni tan poco que no lo alumbre”. Es importantísimo para el aterrizaje de nuestra creatividad gustar del equilibrio y esforzarnos por lograrlo.  Algunas preguntas que podrían ayudarnos  en este primer nivel serían: ¿Cuáles serían los obstáculos para implementar la idea considerada?, ¿Cuáles son sus puntos débiles?, ¿Cuáles serían las variables que pudieran afectar su implementación?, ¿Cuál sería el mejor tiempo para implementar lo que hemos considerado?
  4. El análisis externo, nos permitirá obtener una perspectiva diversa que se convierta en una valiosa balanza sobre la trascendencia de nuestra consideración: ¡no será solo nuestro punto de vista!. Es importante acercarnos a quien: a) pueda y quiera escucharnos, b) que sea conocedor en la materia a la que nuestra idea se relaciona, c) que reconozca la importancia de compartir su objetividad ante el planteamiento de la idea. Generalmente será una persona de confianza, y habrá que resistir la tentación del miedo al rapto de nuestra idea que puede, humanamente comprensible es, aparecer. Tenemos en muchas ocasiones un temor específico a compartir con otros nuestras profundas cavilaciones por temor al “hurto”, si bien siempre habrá un riesgo es trascendental poder plantear, de forma breve y concreta, lo que hemos considerado como importante. No es cosa de solo pedir una opinión, sino que debemos esforzarnos en encontrar a diversas personas que puedan ayudarnos en el camino de delimitación de nuestra idea original.
  5. Será necesario recabar y organizar entonces mucha información, no en forma burocrática y excesiva, pero sí lo justo y necesario para poder dar cauce a nuestra idea. Si hemos clarificado y se ha considerado la trascendencia de la idea en los dos pasos anteriores, podemos plantear lo que necesitamos precisar para poder iniciar. Antes de implementar deberemos obtener la mayor parte de información posible para “sistematizar” nuestra idea. Si hablamos de un negocio, o una empresa por ejemplo, en este paso estaríamos dando cabida al listado de cuestiones preliminares para poder poner en marcha la iniciativa.
  6. Una vez que hemos dado los pasos anteriores, será, en mi opinión, más factible poder implementar nuestra idea. Me parece, y soy firme creyente, que si tenemos una idea clara y afinada lo más fácil es poderla llevar al terreno de la acción. El gran reto es lograr todo un planteamiento preliminar brinde marco y referencia a aquello que hemos considerado un verdadero hallazgo.

Algunas herramientas para acompañar nuestra idea:

  • Para recabar información será necesario construir un sistema personal,  de acuerdo a las propias capacidades, que nos permita ordenar las ideas. Hace años, Jean Guitton, filósofo francés, sugería siempre aterrizar el pensamiento en fichas de trabajo (no fue el único, desde luego)   que pudieran ser ordenadas de forma alfabética o por temas concretos de interés con la finalidad de construir un “trabajo intelectual”, solía decir “lo que no anotamos lo condenamos al olvido”. Al día de hoy, en nuestra era digital, tenemos muchas vías para sistematizar información sin ser grandes expertos en programación. Pienso por ejemplo en “Evernote” o en “SpringPad“, dejo los vínculos para a quien le interese, donde podremos ir “guardando” toda aquella información relevante que ha ido saliendo de nosotros mismos o bien que hemos ido obteniendo de diversos espacios determinados (virtuales o no).

 

herramientas_2

 

  • Para iniciar la programación, precisión de actividades iniciales y a lo largo de nuestro proyecto, me atrevo a recomendar dos plataformas diversas, pero que dependen del grado de complejidad que se quiera para ir aterrizando nuestra idea. La primera sería Wrike, o bien si se desea un seguimiento más personalizado y directo, ClockingIT. Ambas son plataformas para crear y administrar proyectos y tareas que nos permitirán ir concretando aquellos bosquejos iniciales. Una manera virtual de trazar una hoja de ruta.

herramientas

 

Considero que estos pasos y estas herramientas podrán ayudarte, como lo han hecho conmigo, a encauzar un orden en la creatividad y en la iniciativa. ¡Todos podemos tener una gran idea, pero pocos en ocasiones podemos madurarla y acompañarla en su proceso de gestación!

Espero que la intencionalidad de una creatividad ordenada te sea de utilidad para evitar la eterna amplitud de los proyectos.

¡Nos vemos luego y gracias por tu compañía!

2 thoughts on “Creatividad_Ordenada”