Catolicismo, Comunicación, Familia

Voceros de la Familia

Material Multimedia Utilizado
Material Multimedia Utilizado en la Sesión

Agradeciendo la invitación de la Sociedad de Alumnos de la Licenciatura en Ciencias de la Familia y de la Coordinación de Licenciatura del Instituto Juan Pablo II, Sede México, comparto con los lectores una breve reseña del taller de Habilidades de Comunicación “Aprende a ser Vocero de lo que realmente importa“.

Este ejercicio ha intentado ser una breve síntesis, el tiempo fue corto pero me pareció productivo, respecto las sesiones de formación que he impartido en diversos módulos de Diplomado en diversas instituciones educativas apoyando a los Conferencistas en Desarrollo.

En poco más de tres horas, (distribuidas más o menos con el esquema presente en esta nota  vía Evernote), pudimos revisar nociones básicas de comunicación y encarar el difícil reto de convertirnos en expositores que rompan con la inercia y ofrezcan profesionalismo y entrega a las y los participantes en los eventos posicionando el importante mensaje, propio de la licenciatura, respecto la persona, el matrimonio y la familia.

Pocos temas sociales de gran interés tienen una “escasez” de voceros como la institución familiar. Ha quedada, su promoción y defensa en muchas ocasiones, relegada a un ámbito moral-religioso (lo que no es necesariamente algo negativo). Pocos profesionales se embarcan en dicha tarea, ante los vendavales de esta época. Es un bello mensaje, sin duda, que debemos buscar posicionar en la agenda de actividades y prioridades sociales. Nadie mejor, me parece, que aquellos profesionales que se preparan en un estudio universitario, para difundir un mensaje como este. Comunicar temas de familia se convierte entonces en una labor prioritaria para los egresados de una licenciatura como esta.

Asumiendo este reto, he procurado un abordaje que lleve en directo a las y los participantes del taller a plantearse la necesidad de:

1) Clarificar el mensaje, analizando la audiencia y definiendo objetivos concretos a posicionar en las intervenciones,

2) Construir mensajes atrayentes y contenidos de apoyo que cumplan con canalizar un aprendizaje significativo,

3) Corroborar el mensaje, de forma previa a la impartición, para asegurar la calidad del contenido y la forma seleccionada (material audiovisual y/o de apoyo) para compartir información con la audiencia. De igual forma, en este rubro, la importancia de considerar una preparación ante casos imprevistos que pueden ocurrir al presentarse frente a grupo,

4) Compartir el mensaje, mediante el análisis de recomendaciones básicas para el momento de exponer frente a grupo (desde el control de “miedo y nerviosismo”, la respuesta conductas desafiantes de la audiencia, el manejo de voz y sugerencias que hacen la diferencia en la labor del conferencista).

Tengo la impresión de que los ejercicios planteados fueron de utilidad para reflexionar sobre estos elementos importantes en la preparación previa de un expositor y creo que, si comienzan a aplicarlo para la más sencilla de las presentaciones, podrán ir desarrollando habilidades que pongan al servicio de su misión y mensaje dentro de la trayectoria profesional a consolidar en años venideros.

¡Enhorabuena por quienes nos han acompañado con decisión y atención en la actividad prevista; gracias por su tiempo y la generosidad de su atención!

¡Hasta la próxima!