Familia, Mis presentaciones

Mujer y Familia

Agradeciendo la gentil invitación de la Coordinación de Atención Preuniversitaria y de Posgrado, del Pontificio Instituto Juan Pablo II, sede México, pude presentarme en conferencia con poco más de 25 mujeres, profesionistas y mamás, para compartir las oportunidades y retos que enfrenta hoy en día el hábitat natural del ser humano: ¡la familia!

Los puntos cruciales que se abordaron hoy fueron:

  • La situación cultural que enfrenta la familia hoy en día; algunos, como sabemos, dieron por “muerta” a esta célula de organización social hace muchos años; otros, esperan transformar la estructura familiar a su conveniencia ideológica; y un último grupo de pensadores, los menos me parece pero con cierta fuerza y presencia, se dedican a “reafirmar” el modelo “tradicional” como la única alternativa de aterrizaje para la comunidad que resulta entre padres, madres y sus hijos. Frente a estas perspectivas se intentó demostrar la radicalidad de la propuesta de la Familia Cristiana como un referente que da luz a nuestros pasos en el intento de construir un núcleo de amor, al que se pertenezca y que nos brinde identidad.
  • La situación actual, según las últimas investigaciones, que tiene la Familia en México. Sus fortalezas (actividades en conjunto, cariño declarado entre los miembros de la familia, etc.), sus oportunidades (colaboración de todos los miembros, en un ámbito de equidad, para construir el hogar como el día a día de la familia, etc.), y los desafíos presentes (la organización familiar ante estructuras ideológicas que, negando sus beneficios sociales, proponen aparentes alternativas que no garantizan funcionalidad).
  • Funciones sociales de la Familia y Niveles de Compromiso Familiar, situación que se ha abordado de forma previa en este espacio (por ejemplo da clic aquí). Me parece importante en cada oportunidad de la que dispongo, dar a conocer al auditorio interesado en meditar respecto la razón de ser de la familia ante un contexto que, como decíamos, puede no ser el más favorable de todos.

Hablar de #Mujer y #Familia, para ópticas más populares o políticamente correctas según las impresiones pasajeras de opiniones públicas endebles, pudiera parecer únicamente una repetición incesante, a modo de racimo de clichés, de un sistema perverso que significa lo contrario a lo que predica. Sin embargo, considero de primer nivel de importancia que tanto los varones como las mujeres, quienes venimos de una familia, reflexionemos sobre el sentido último de dicha organización y sobre las aportaciones que ha hecho en nuestras vidas.

La invitación que hice a las mujeres y madres con las que trabajé este tema, es una invitación que también pienso útil a mis lectoras en el sitio, “si tus hijos e hijas, son efectivamente tuyos, ¿qué debes hacer?, ¿qué significa para ti esa maternidad?, ¿qué consecuencias tiene en la vida diaria?”

Si nuestra familia, es justamente “nuestra”, ¿cómo debemos comportarnos con ella? La reflexión sobre nuestra experiencia es un tema medular, que hoy sean un buen pretexto estas palabras para considerar lo vivido y enfrentar todo aquello que tenemos por vivir.

¡Hasta la próxima!