Comunicación

Comunicar el corazón

heart-762564_1920
Cortesía PixaBay.Com

Sin lugar a dudas el mayor de los retos de un conferencista se define por el logro de la conexión emocional con quienes le escuchan. Si bien en otras entradas del sitio he comentado cómo manejar positivamente las emociones dentro de la audiencia, me parece no solo necesario, sino urgente, apoyar la reflexión de los oradores que amablemente me visitan en este espacio.

Comunicar el corazón, mediante el contacto directo y personal con nuestra humanidad y la de la audiencia, es una de las formas, por demás comprobadas, de lograr  un recuerdo positivo en quienes nos escuchan. Nuestro mensaje debe ser un dardo destinado a impactar simultáneamente en dos blancos factibles de asombro.

La memoria emocional se compromete con la memoria conceptual; las emociones, los datos y las ideas a través de un expositor capaz que sirve como medio al servicio de fines específicos pueden convertirse en un solo aprendizaje. Mover el corazón no debe ser un ejercicio alterno a mover la mente; en la vida real los seres humanos no utilizamos, a modo de accesorios, el cerebro y el corazón. Nuestro pensamiento y nuestras emociones se activan, con grados y matices, en los mismos instantes y aunque haya palabras, que persigan a uno y a otro, un mensaje bien comunicado debe contener ambos elementos en una especie de balanza que favorezca nuestra comprensión. 

No todo lo entendemos con ideas y no solo aprendemos con emociones. El equilibrio es necesario. Y en este deseo de balanza hay que tener cuidado con los riesgos. Las conferencias ni deben resumirse a puros estados emotivos influenciados por el expositor, ni deben conformarse solo con la adecuada concatenación de ideas en una argumentación monóloga. 

Comunicar el corazón en cada presentación, de acuerdo a mi experiencia, se hace posible al brindar un espacio de reflexión que  a continuación trataré delinear con algunas preguntas. Se recomienda tratar de dar respuesta a la mayoría, y tenerlas presentes entre los 5 y 10 minutos previos a cada intervención.

Sintonía del expositor

  • ¿Para qué me encuentro hoy aquí?
  • ¿Por cuáles razones considero que soy la persona adecuada para presentarme ante este grupo impartiendo este tema?
  • ¿Qué puedo ofrecer de mi persona, conocimiento y experiencia a quienes en unos minutos conoceré como mi audiencia?
  • ¿Qué busco obtener con mi presentación? ¿Cuál es la finalidad que persigo con mi presencia el día de hoy en este espacio?
  • ¿Cuál es el sentido de mi labor profesional?

Sintonía con el mensaje

  • ¿Por qué es preciso comunicar este mensaje?
  • ¿Cuál es la riqueza de lo que compartiré?
  • ¿Cómo será útil la información que proporcionaré a la audiencia?
  • ¿Cómo puede influir positivamente el núcleo del mensaje en quienes me escuchen?
  • ¿Por qué razón suelo hablar de este tema que hoy compartiré?
  • ¿Cuáles son las áreas del tema que más me apasionan?
  • ¿Qué debo hacer para brindar un adecuado servicio al mensaje y a la audiencia?

Sintonía con la audiencia 

  • ¿Qué esperan de mí como expositor?
  • ¿Qué espero de ellos durante mi presentación?
  • ¿Cómo podré apoyar el proceso de aprendizaje de las personas que me acompañarán?
  • ¿Para qué pienso que ellos y ellas están hoy aquí reunidos?
  • ¿Para qué podrán aprovechar las ideas que compartiré?

Resumo: compartir el corazón es encontrarle sentido a lo que hacemos como expositores y transmitir ese sentido que nos inspira para atravernos colocarnos al frente. 

Ojalá te puedas plantear estas preguntas, y las que tú consideres refuerzan estas ideas, de forma previa a cada una de tus intervenciones. Estoy seguro que, como a mí, podrán ayudarte a entregar lo mejor que tienes por compartir.

¡Hasta la próxima! 

2 thoughts on “Comunicar el corazón”

  1. Antes de entrar a mis grupos de clases respiro profundo y me lleno de energía, pienso en lo que he estado trabajando, investigando, curioseando en mí y en el mundo cibernetico y me emociona saber que traigo para ellos experiencias que se combinan con información salidas de mi afectividad por ellos!!! Al leer las preguntas me identifico y con otras me ayudan a centrarme de tal manera que me abre aún más mi panorama.

    1. Gracias Ara por compartir tu experiencia; este momento que compartes en tu comentario me permite conectar con la necesidad de, siempre antes de iniciar cualquier actividad, concentrar brevemente la atención en nosotros para poder compartir con los demás lo que podemos brindar. Mil gracias también, por la sintonía en la reflexión ¡Encantado de recibirte en el sitio!