Grant, Russell, Bellamy
Liderazgo

Balance en Viernes

Grant, Russell, Bellamy
Cortesía PixaBay.com

Generalmente este es un día muy esperado por quienes trabajamos, estudiamos o desarrollamos actividades constantes de tipo profesional/económico durante la semana. Los viernes suelen saber a gloria, son horizonte ante el descanso, la relajación, el cambio de actividad. A muchos suelen alegrarnos e inyectarnos energía. La rutina de este día consiste, generalmente, en encontrar un horario adecuado para mandar todos los pendientes al olvido por 48 horas y comenzar a despreocuparnos. Sin advertir que el día lunes, querámoslo o no, viviremos una “resaca” de descanso que nos dificultará reconectar con la vida diaria. 

Para evitar los lunes de crisis, y no tener remordimiento del fin de semana “perdido” en términos laborales, te propongo que hagas una pausa 5 minutos antes del destierro al olvido de tus preocupaciones y que de forma previa a zambullirte en la magia de un día como este organices tu “retorno laboral”. Aprende cómo, mediante @Evernote, puedes planificar tus pendientes y aprovechar al máximo tu descanso. ¡Acompáñame!

Hay siempre mil cosas que nos ocupan. La rapidez del mundo de hoy nos empuja, lentamente, a la multitarea y al vértigo de la urgencia inmediata en todo detalle. He comentado alguna ocasión, en este espacio, sobre este tema (conoce El Mito de la Rapidez).

En ocasiones es tal la presión que los momentos de descanso no solo se añoran sino que lógicamente son necesarios. En esa ansia de abandono y olvido, sin embargo y sin pensarlo a detalle, solemos dar inicio a un círculo viciosos. Nos avocamos de tal manera a nosotros mismos, a la familia, a los proyectos de interés durante los fines de semana que el día lunes nos sorprende con sus exigencias y asuntos urgentes. Yo mismo solía perder, prácticamente la mañana del lunes, en encontrarle pies y cabeza a las actividades laborales. La culpa, pensaba ingenuamente, era del descanso, del ocio, de mis gustos, de mi familia. Me prometía aprovechar mejor mi tiempo y no procurar el descanso necesario. Era mejor continuar el sábado y domingo para tener algo de relajación los días lunes por la mañana. Tan trágico mi desorden como ahora te lo puedes imaginar. 

A partir de hace dos meses me he dado a la costumbre, los días viernes por la tarde de dar tiempo de organización antes del descanso y la verdad es que mi vida ha tomado un cambio radical. He podido disfrutar de verdadera relajación el fin de semana, con mis gustos mis lecturas, mi familia sin tener que experimentar culpa alguna al inicio de un nuevo ciclo. Dentro de este tiempo suelo hacer un balance que atraviesa por los siguientes elementos:

  1. Las actividades importantes que he realizado. Un pequeño recuento de los pendientes, tareas y logros conseguidos. Me es útil para identificar los temas que se han cerrado, los que siguen en seguimiento y la prioridad de los mismos (clasifico en urgente, importante y accidental como indico en Liderazgo Transformador).
    1. En este rubro incluyo, los pendientes inmediatos que requieren seguimiento el día lunes próximo con la finalidad de reconectarme de mejor manera con mis actividades.
  2. Las reuniones, llamadas, o acuerdos que he tenido con mis colaboradores y con contactos estratégicos en el tema profesional. Un up-date que me permita analizar si no he dejado algo por el camino.
  3. Una mirada rápida, en la memoria, sobre uno mismo nunca está de más. Suelo preguntarme cómo respondí ante las situaciones y las actividades que me ocurrieron, incluidos los momentos de estrés, preocupación, enojo, insatisfacción, pero también aquellos instantes que han dotado de sentido y rumbo mi actividad. Cuando uno es feliz en lo que hace, son muchos momentos importantes los que toman esta dirección.
  4. Un recuento de los aprendizajes obtenidos y los retos visualizados a corto, mediano y largo plazo.
  5. Una práctica lista de los textos, enlaces URL, páginas web, o sitios de interés que he consultado durante los días de trabajo y que me han enriquecido.
    1. Incluyo en este rubro, como actividades para la próxima semana, aquellos textos o elementos que no pude revisar y que me gustaría revisarlos.

Definido este balance, suelo darle la lectura, pues utilizo un formato electrónico para registro, cada lunes por la mañana. Y siento que la vida fluye de mejor manera. Si bien cada uno de los interesados podría construir y definir los elementos de su propio balance de viernes, la invitación es que lo hagas sin demora hoy mismo y compruebes los beneficios del equilibrio entre lo laboral y lo personal. Si es de interés te comaparto, vía Evernote, el formato que utilizo para este pequeño registro para que puedas editarlo o bien descarga un PDF para que no dejes pasar este viernes sin tu balance semanal. 

Descarga de https://www.evernote.com/shard/s396/sh/cf1b4f05-9509-474d-ac2f-7a502c08dc41/efa6c2402cd7cfaf
Formato práctico para organizar tus viernes y hacer frente a los lunes

Descarga el formato electrónico en PDF Balance_Viernes

Accede aquí al formato editable en Evernote

¡Hasta la próxima y un gran fin de semana para ti!

4 thoughts on “Balance en Viernes”