Era Digital

Tecnología que estorba

old-tool-928989_1920

Tendemos a pensar que la tecnología por sí misma, por el simple hecho de existir, ya significa una mejora sustantiva de nuestra vida en lo personal y en lo profesional. “Ahora todo es más fácil”, “antes era más complicado”…¡Esta es una verdad a medias! Si bien es cierto que la tecnología nos soluciona, a través de una aplicación eficaz de la misma, muchísimos aspectos de la vida práctica, es necesario reconocer que debemos ser capaces de “humanizar” cada invento, aplicación, programa, y aparato.

Si no brindamos sentido humano al uso de la tecnología perdemos la oportunidad de aprovecharla verdaderamente al máximo.

Ya he comentado algunas ideas en el abordaje de dos mitos de la #eradigital de forma previa en el sitio, escribí sobre “humanizar los sistemas” y en “smartuser“.  Pero ahora quisiera fijar la mirada en un nuevo aspecto.

Con el desarrollo de nuevas propuestas en el el ancho mundo de la #eradigital, los usuarios navegamos y encontramos recomendaciones, promociones y un sinfin de información sobre nuevos recursos, aplicaciones y posibilidades. Muchos de nosotros procuramos ir probando las nuevas ofertas o lanzamientos; esto supone el riesgo de desarrollar la tendencia de acumular APPS dentro de los dispositivos que utilizamos con poca frecuencia y al costo de disminuir la capacidad de almacenamiento de los dispositivos que utilizamos.

Aplicaciones
Cortesía PixaBay.Com

¿Te ha pasado más de una ocasión que te emociona una APP, la bajas a tu dispositivo, y te resulta poco útil después de unos cuantos días?

Si la respuesta a esta pregunta es sí, es probable que estés acumulando diversas opciones que NO son realmente representativas para tu actividad dentro de la #eradigital. Tanto en IOS como en ANDROID puedes encontrar administradores de aplicaciones que te informan sobre los usos frecuentes de las diversas APP´s con las que cuentas en tus dispositivos; ahí tendrás un primer indicador. Si no la has usado en más de tres días, en lo personal y/o en lo profesional, es que realmente no es útil para ti. Por lo que habría dos opciones:

  • Buscar algún tutorial en línea que te permita sacar el máximo provecho, o bien pedirle consejo o asesoría a un usuario recurrente, o entonces…
  • Eliminar de tu dispositivo la App que no sea útil. Así de fácil y sencillo; si experimentas que la aplicación en lugar de ayudarte requiere grandes inversiones de tiempo y dedicación, es tiempo de buscar otra alternativa.

Empezará a pasar, como en cualquier mercado, que surgirán cada ves más y más “productos” orientados a organizar y administrat tu presencia en la carretera de la información. ¿Cómo saber cuál es la APP recomendada para ti?  Sin mayor objetivo que apoyar tu reflexión te comparto 5 puntos que, en mi opinión, las APP´s deben reunir para no complicar más allá de la ayudaría que deberían proporcionar:

5 elementos que toda APP debe tener para no estorbarte

  1. De entrada debe gustarte y debes entenderle rápiamente, es decir, debe ser en general intuitiva y de fácil manejo para ti. Puede que el mundo entero la entienda, le guste y sienta una fascinación especial, pero eso no garantiza que será así contigo y con tu experiencia. Analiza el diseño, la tipografía, los gráficos. Si no te agrada realmente la APP, desde la perspectiva visual y de intuición, pasa página, elimina y busca otra opción.
  2. Si es la versión gratuita, pues hay de todo en el mercado, procura que el espacio para los “comerciales” de promoción no te distraigan ni ocupen demasiado espacio en la pantalla, pues esto hará una experiencia de difícil manejo. La publicidad “no invasiva” al usuario debe ser una regla de categoría: aplicaciones sencillas o aplicaciones rebuscadas. ¡Quédate con las primeras y desecha las segundas!
  3. La utilidad, en término personal, no depende solamente de la “moda” y de las recomendaciones de otros usuarios, muchas veces personas cercanas a ti que te han hablado maravillas una y otra vez. Lo que sirve a un ingeniero, puede no servir a un cocinero y viceversa. Busca recomendaciones de aplicaciones que tengan que ver con tu trabajo, con tus intereses, con tu estilo de vida. Bajar aplicaciones porque las recomiendan personas cercanas puede ser el inicio de la acumulación de estorbos. Usa lo que a ti te cuadre, valora la recomendación que te hagan y considera de entrada si sería de uso en tu vida cotidiana. Si desde el inicio tienes dudas, ¡hazle caso a tu “sentido arácnido” y ni las descargues.
  4. Si es aplicación de paga (volveré sobre eso en el último punto), aprovecha las versiones de prueba, que te ofrecen determinado número de días. Busca aprender, en el lapso que te brindan, lo básico de la aplicación. Si en ese lapso la experiencia de usuario es positiva, y la has utilizado de forma frecuente, puede ser que no estorbe y que sea algo útil. Analiza a conciencia.
  5. Por último, revisa y planifica el costo de ser usuario de una App, y de las posibles suscripciones si las tiene. Nada peor que sumar otra preocupación económica a tu vida. Calcula los pagos y las modalidades que una APP en esta modalidad te ofrece. Balancea la cartera y la posibilidad de compra. Una Aplicación muy onerosa, a la que le des poco uso, no solo será un estorbo ¡será una carga!

Recuerda que tú eres el mejor indicador, tu experiencia cuenta mucho como usuario, pero es importante permitir que esa experiencia “nos hable”, escucha tus intuiciones y analiza desde la utilidad y facilidad que una App debe representar. Evita los estorbos y capitaliza los tiempos y las oportunidades. 

¡Hasta la próxima!