Pago del conferencista
Comunicación, Liderazgo

¿Cómo cobrar de forma justa tus #conferencias?

Pago del conferencista
Cortesía Pixabay.Com

Algunas de las dudas más constantes que me plantean, en cursos y seminarios especializados sobre #comunicación, diversas personas que inician el camino del #conferencista en desarrollo se relacionan a la forma de establecer un intercambio justo entre los servicios que proporcionarán y el pago de los mismos.  Para el terreno del conferencista, además hay que decirlo, podremos encontrar verdaderas perspectivas “disparatadas” en lo que algunos, sin experiencia pretenden, y lo que otros, en virtud de su talento, antigüedad en estas lides y reconocimiento acumulado, ganan de forma justa.

¿Cómo encontrar un balance entre estas realidades?

Creo que esta es una reflexión muy importante para quien apuesta, a modo de proyecto profesional dedicarse a ser conferencista: ¡la verdad es que cobrar, y saber cuánto y cómo cobrar, se vuelve todo un reto para el expositor que inicia su trayectoria!

Hoy te propongo a modo borrador de tabulador algunas recomendaciones pero, para empezar, es justo clasificar realidades profesionales diversas:

  1. Quien, no teniendo trabajo actual, inicia su trayectoria como conferencista. El punto de partida será el ingreso que percibía en su trabajo anterior.
    • Caso especial que trataremos tambien de forma posterior para quien inicia su vida laboral con la perspectiva de ser conferencista, pero no tiene referente de ingreso previo en otro trabajo ni mucha experiencia como expositor.
  2. Quien siendo conferencista, tiene otras actividades y compromisos laborales, y que tendrá como punto de partida el ingreso promedio actual que detenta y el tiempo del que dispone.
  3. Quien está dedicado al 100% a la labor de expositor frente a grupo (y que es probable que tenga ya reconocida experiencia y prestigio).

 

Precio competitivo
Cortesía PixaBay.Com

En los casos descritos, también, como variable importante es la preparación de cada evento, en términos de tiempo, que un expositor invierte en afinar el mensaje que compartirá. Como se ha señalado por aquí de forma previa, en Recomendaciones para conferencistas,  por cada hora frente a grupo deben trabajarse diez horas de participación.

De igual forma, en lo que a continuación sigue, considero el caso del expositor que de forma personal prepara el material y el mensaje. No encaja necesariamente aquí el conferencista que es invitado a “replicar un contenido ya conformado”, en dicho caso el expositor deberá negociar su pago conforme el tabulador que la organización convocante le proponga. Puede servir en la negociación manejar un “pago mínimo aceptado”, pero este tema será objetivo de otra publicación. No se considera aquí también la posibilidad del traslado entre ciudades en un esquema de viáticos.

Analicemos y propongamos un camino para cada escenario de los anteriormente mencionados:

A. Quien sin tener trabajo actual se desea desempeñar como conferencista

Deberá obtener el costo de su hora laboral en anterior trabajo, y multiplicarlo por el tiempo de preparación y de ejecución de la conferencia/taller que se le ha solicitado. 

Pongamos un ejemplo:

Miguel percibía $22,000 pesos mensuales por su trabajo anterior. En promedio un mes tiene 22/23 días hábiles, y en términos generales la base laboral se determina en 160 horas mensuales de colaboración. El costo de cada hora de trabajo se determina en $137.50 pesos.

Le han pedido una conferencia de 1 hora 30 minutos de duración sobre uno de los temas que le apasionan y que ha podido posicionar frente a un cliente. Para poder impartir requerirá 15 horas de preparación, y a ello sumaremos los 90 minutos de su presencia frente a grupo.

Miguel puede partir, en la negociación de sus servicios,  de un pago mínimo de $2,268.75 pesos. Este pago incluye, 15 horas de preparación y los 90 minutos de colaboración frente a grupo. Todo pago arriba de este indicador es ganancia para el conferencista.

B. Quien tiene trabajo actual y además se desempeña como conferencista

Deberá obtener el costo de su hora laboral en trabajo actual, y multiplicarlo por el tiempo de preparación y de ejecución de la conferencia/taller que se le ha solicitado, añadiendo al costo el número de horas en que se dejará de trabajar en el proyecto presente. 

Nuevamente un ejemplo que nos ayude.

María obtiene de forma mensual, por su colaboración en un proyecto, 15,000 pesos. Su hora laboral se determina en $93.75 pesos. Le han pedido una sesión de trabajo de 2 horas.

Si procedemos igual, que en el ejemplo de Miguel,tendríamos la cantidad de $2, 062.50. A esta cantidad se propone aumentar con las horas en las que no se podrá trabajar de forma habitual por presentarse al evento. Supongamos que María requiere pasuar su trabajo habitual por lo menos 4 horas en temas de traslado y ejecución, por lo que se agregará el costo de esas 4 horas. Dando una cantidad mínima para negociar con su cliente de $2,437.5 pesos, por lo que todo por encima de dicho costo será ganancia para el expositor.

C. Quien está 100% dedicado a las presentaciones frente a grupo

En este caso hablamos del expositor que, por su experiencia, antigüedad y desempeño frente a grupo puede plantar un tabulador mayor partiendo de un ejercicio similar a los que hemos comentado. Sin embargo, aquí influyen otras variables a considerar. Por ejemplo, el costo de otros expositores, es decir el costo del mercado y dentro de ello es necesario analizar el costo del mercado dentro del sector concreto (no es lo mismo, por ejemplo, el sector educativo que el sector empresarial). 

Sin embargo, puede proponerse alguna referencia general con los ejemplos que hemos comentado de forma previa.

Pensemos que Miguel, nuestro primer ejemplo, ha tenido éxito como conferencista y ha transcurrido el tiempo y mejorado sus habilidades como expositor. La sugerencia para él sería triplicar, por lo menos, el pago mínimo que se calculó inicialmente. Es decir, pasaría de un pago de $2,268.75 a $6, 806.25 pesos por un evento de 90 minutos como propuesta inicial a su cliente. Y ahi negociaría hacia abajo hasta lo que esté dispuesto, por conveniencia de su participación.

En el caso de María, nuestro segundo ejemplo, teniendo un trabajo estable deberá buscar, si decide dejar su trabajo actual, un tabulador que le permita, cuando menos igualar su anterior pago y asumir alguna mejora en el ingreso que le permita desarrollarse de esta forma. La propuesta para ella atravesaría por determinar un número de eventos posibles de impartir de forma mensual, así como una estrategia, y el costo que represente, para promocionar sus servicios y dar seguimiento a sus clientes.

También es importante considerar si los eventos son a invitación de una organización o si uno mismo, en términos de “empresario” es capaz de promover eventos en los que él mismo podría fijar el costo de sus honorarios como expositor y como organizador de la actividad.

Nota aclaratoria importante: 

¡No te olvides que estas son recomendaciones para que tú mismo puedas decidir! A fin de cuentas, es cierto que cada quien es libre de cobrar por sus servicios el monto que considera justo, pero también es cierto que los clientes valoran y sopesan al conferencista y a partir de ello fijan una tarifa de lo que les parece adecuada y justamente posible en términos de pago. Puedes pedir mucho pero pueden ofrecerte poco, puedes ofrecer poco y recibir un poco más de lo que esperabas. De todo me ha pasado, por ello la importancia de buscar un equilibrio es importante y a eso se ordenan estas reflexiones. Y si es conveniente, si el cliente pedirá más eventos a partir de conocerte, lo más conveniente es no fijar un costo tan alto de entrada sino iniciar en un pago mínimo que pueda, con el tiempo y tu pericia, irse incrementando. 

Si te interesa profesionalizarte como expositor

Participa en mi próximo entrenamiento presencial en #CDMX, 16 de diciembre de 2017

promo storytelling diciembre 2017
Conecta desde tu #historia

Conoce los detalles y reserva tu lugar hoy mismo

dando clic aquí

Si quieres que te contacte, para comentarte más detalles sobre este entrenamiento, déjame un mensaje:

¡Hasta la próxima! 

3 thoughts on “¿Cómo cobrar de forma justa tus #conferencias?”

    1. Hola Andrés, gracias por tu visita y comentarios. Me parece que lo que compartes es valioso para profundizar. Si hablamos de un programa de más sesiones creo que efectivamente el panorama cambia, y la vía que sugiero es que pueda incluirse algún valor agregado para quien contrata, o bien manejar algún tipo de “descuento” dentro del margen de equilibrio respecto el tiempo de preparación, pero el número de horas puede tomar como base la propuesta que presento en el post. Sobre el otro tema, lo relacionado al número de personas me parece un tanto riesgoso para el expositor. Tiene sus bemoles como suele decirse. En ocasiones trabajar con grupos pequeños requiere un mayor esfuerzo, en ocasiones lo es trabajar con grupos grandes. En mi experiencia, no ha sido una variable que considere para el cobro de mis servicios sino pensar en qué va requerir de mí en términos de tiempo respecto preparación y ejecución. Hay quienes si manejan un tabulador por el número de personas pero no es necesariamente mi caso ni mi recomendación. Un gusto saludarte