Catolicismo

El amigo del Ángel

image

Hace unos días volví a compartir con Papás y Mamás el sencillo, pero poderoso, mensaje del Papa Francisco a las Familas durante su visita a Manila en 2015. En dicha intervención el Santo Padre, nos indica que la familia debe preservar siempre la capacidad de soñar sobre su amor y sobre la esperanza de su futuro (puedes ver aquí la referencia del vídeo).

Ahí, en el sueño, Dios también nos habla. Pone el Papa el ejemplo de San José;  y afirma tener una pequeña imagen como esta que ahora te presento. Ante un problema el Papa anota sus peticiones para que el carpintero soñador interceda por él. Supe de esto hace tiempo, incluso creo recordar una imagen como esta en alguna imagen audiovisual a la hora de recorrer el aposento papal por los medios, con todo el fenómeno mediático que represento el hecho de que el Papa viviera en Santa Martha.

Ha sido esta imagen un regalo de cumpleaños de mis suegros. Un gran detalle que agradezco, saber que en los padres de mi esposa puedo encontrar un aliciente como este para la Fe. Dios les pague.

Cuando me casé, por nuestra historia de vida que algunos de los lectores conocen, mi esposa y yo prestamos doble ofrenda floral al cierre de nuestro enlace religioso. Como es costumbre en nuestro pueblo mexicano, llevamos flores a nuestra Madre de Guadalupe. Pero también, pidiendo a San José que interceda por nosotros, entregamos una pequeña varita de nardo florido como detalle de la encomienda que hacía y de la misión que recibía de frente a mi esposa y mis hijos.

Sigo aún encomendado mi Matrimonio y mi Paternidad a San José. Reconozco en él las cualidades del padre que quiero ser a pesar de mis límites, mis errores y mis pecados. Que su ejemplo de padre prudente, dispuesto siempre a la voluntad de Dios, respetuoso de su esposa y de su hijo, oriente siempre mi caminar. Ahora podré seguir el ejemplo de piedad cristiana del Papa Francisco, y hacerle llegar en sueños aquellas situaciones en que requiero, con urgencia, su intercesión.

A Dios toda la gloria.

¡Hasta la próxima!