Imagen motivacional marzo 1 2018

Disposición

Imagen motivacional marzo 1 2018
#Actitud, #Desición, #Carácter

¿Qué busco con esta imagen?

  • Reflexionar junto contigo que tu mejor actitud debe hacerse presente aún en las cosas más sencillas e insignificantes.
  • Prevenir un grave error. El de considerar que el carácter solo debe mostrarse ante los grandes desafíos.
  • Recordar, para vivir, aquella idea de ser fiel, con uno mismo, en lo más sencillo de la vida, para así poder ser fieles a los grandes ideales que nos dan sentido.

Disposición

 

Hace algún tiempo conocí a Javier. Al terminar una de mis conferencias se acercó a platicar. Era un hombre de mediana edad, se veía triste y sumamente estresado.  Conversamos apenas unos minutos, quería de mi parte un consejo sobre el reto que tenía que enfrentar. Y me contó rápidamente el motivo de su angustia. Su historia es parte de mi reflexión de esta semana, y la comparto con su anuencia para apoyar a futuros líderes a no cometer el error que le costó la tranquilidad y la estabilidad.

Javier había sido, hasta algunos meses antes de nuestra conversación, un ejecutivo de notoria relevancia en una empresa importante. Tenía a su cargo un equipo de trabajo eficiente y un proyecto con un presupuesto más que relevante. Tal como él me lo dijo,  ¡había tenido todo para ganar!  Pero la zona de confort, adormeció su disposición. Si todo ya estaba ganado, pensó, únicamente había que administrar el triunfo. Es como si se hubiera tomado unas vacaciones mientras coordinaba a su equipo y a su proyecto. Un pensamiento recurrente que me indicó experimentó de forma frecuente en aquellos días era muy parecido a este: “Ellos son tan capaces, y tenemos los recursos para operar: ¿qué podría salir mal?”

¿Qué salió mal? ¡Su ausencia deliberada ante el desafío de lo cotidiano! Los pequeños detalles del proyecto le generaban malestares, por lo que decidó ir delegando en su probado equipo aquellas cosas que no quería resolver. Pensó, como puede pasarnos a ti o a mí, que el liderazgo solo se ejerce en los grandes temas y en las grandes decisiones. Su consideración no podía desperdiciarse en el día a día, en lo insignificante. Que le consultaran solo lo más trascendente, había sido su política. Y su equipo, al pie de la letra, y al borde del colapso, no consideró con él ningún detalle donde su experiencia hubiera podido marcar la diferencia. Una derrota cantada.

 

Apertura

 

Un liderazgo que no se encuentra con un actitud abierta ante los retos y los desafíos, de cualquier índole, incluso los más “pequeños”, está condenado a no aprender y a no desarrollarse. Un liderazgo estancado no deja de revelarse como una muestra de grave omisión: ¡tanto que pudo haberse logrado y no se alcazó! ¡Esa es la pena que consumía a Javier! Desgraciadamente la vida, reflejada en sus superiores y en los dueños de la empresa, tuvo que venir a “cobrarse” su puesto. El equipo eficiente pasó a otro líder dentro de la empresa, y el presupuesto, al ver que no se concluiría lo previsto, se canalizó a otros proyectos donde se esperaba brindara mejores rendimientos. La decisión de Javier, el motivo de su consulta conmigo, era cómo iniciar a recuperar la confianza en sí mismo a partir de esta experiencia. Le di como respuesta a su duda una nueva pregunta, misma que comparto contigo:

¿qué puedes aprender de esto que has vivido?

Transforma tu actitud, dispón tu liderazgo

 

Para vivir el liderazgo que realmente transforma tenemos que estar dispuestos a trabajar con nuestro propio interior en cuanto líderes de personas, de equipos de trabajo y de proyectos concretos. Es en la dificultad de la rutina, en los pendientes “talacheros” y en decisiones que podríamos considerar “insignificantes” donde más constantes, decididos y entregados debemos ser. La disciplina del día a día es una reserva para las grandes pruebas y desafíos. Piensa en un atleta. Tiene la habilidad y la capacidad, pero es en el entramiento constante donde podrá prepararse para demostrar todo su potencial en la prueba o competencia final. Si alguien llega a la prueba sin entrenamiento es claro que fracasará; ¿de qué te sirve ser líder de grandes cosas si dejas que las pequeñas se pierdan y no abonen a los objetivos que buscas con tanto ahínco?

El verdadero liderazgo, el sentido de responsabilidad del mismo en la acción cotidiana, no solo se demuestra en los grandes temas o asuntos, se demuestra todos los días en el campo de la batalla que libramos contra nosotros mismos. Disposición y actidud ante lo que parece engorroso, carácter ante la desidia. He ahí el remedio que nos permitirá no claudicar en nuestros esfuerzos.

Acerca de Héctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

1 Comentario

  1. […] actitud puede hacer la diferencia, como lo expresábamos la semana pasada en el post relativo a la disposición, doy un primer paso para poder salir del túnel de frustración en el que puedo […]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: