Cómo elegir un título impactante para tus conferencias y no matar de aburrimiento a tu audiencia



El título de tu conferencia es todo un desafío

No solo es un “slogan”. El título puede llevarte a la cima en términos de éxito con tu presentación o puede condenarte a la ignominia, la diferencia y al olvido de tu audiencia. Conozco muchos ponentes que hablan de los mismos que yo hablo pero suelen hacerlo sin innovación en su preparación  y de entrada eso predispone a la audiencia que asiste obligada la mayoría de las veces pero qué, si pudiera elegir, hubiera preferido quedarse en casa o dedicar ese tiempo a sus muchos pendientes del trabajo.

Esto que ahora te cuento resume un cliché de las llamadas “escuelas de padres” o de las capacitaciones mensuales en la empresa que seguramente has sufrido más de una vez. “Conferencias aburridas con títulos asfixiantes”, es lo que piensa la gente al ser invitada a una nueva experiencia con un estilo anticuado de presentación. Esos títulos repetitivos:  ¡me los sé de memoria! Algunos ejemplos:

 

  • “Los valores y la educación de los hijos”
  • “La calidad en el servicio”
  • “La importancia de la familia”
  • “Misión y visión de la empresa”

 

Y muchos más que brindan, solo desde su lectura, la experiencia de una pastilla para dormir consumida de modo anticipado a la hora habitual de sueño. Profecías autocumplidas de experiencias lamentables de comunicación interpersonal. Oportunidades perdidas de colocar en la reflexión de quien nos escucha un mensaje de relevancia que transforme sus vidas.

 

Seamos claros en algo. Es muy probable que muchos expositores toquemos en nuestras intervenciones los mismos temas de fondo. Pues, a fin de cuentas, hablamos de ideas y categorizamos esas ideas en presentaciones que se relacionan a los “grandes asuntos” (educación, familia, política, gobierno, acción social, productividad, management, etc.). El tema no es el problema, es el abordaje que le damos lo que hará la diferencia entre un expositor y otro.

 

Cambiemos la rutina, busquemos algo mejor

 

Ayudemos a nuestras audiencias a disponer el mejor ánimo posible si construimos títulos de impacto para la presentación que efectuaremos. Procuremos marcar, desde el nombre de la ponencia, un valor agregado que el papá o la mamá, el empleado o el asociado, o el beneficiario de nuestra comunicación en general, pueda reconocer como relevante para una necesidad concreta en su día a día.

 

Un buen título de conferencia es una buena perspectiva, una manera diferente de acercarnos a un tema. Un camino renovado para observar una realidad ya posiblemente considerada.

 

Hay que tener claro que un título innovador supone, para la rutina de asistir a pláticas o conferencias, una bocanada de aire fresco. Un nombre que salga de lo común provocará la curiosidad que suele ser madre de la intención de asistir a un evento que pinta diferente. Es un gancho, pero también una hoja de ruta. El título debe esconder el objetivo y la posibilidad de lo que se construirá con la información que se compartirá el día del evento.

 

¿Cómo lograr que mis títulos de conferencia sean algo mejor de lo que son ahora?

 

Pon a trabajar tu #creatividad

  1. Identifica el objetivo de la intervención y a partir de ahí construye por lo menos 5 propuestas contemplando siempre a tu audiencia. Busca ser creativo, conecta el tema con la necesidad de las personas; si tu fueras parte de la audiencia, cómo te gustaría que se llamara el tema. La intención es generar una primera lluvia de ideas con la que puedas trabajar.
  2. Ya con opciones, considera cuál de ellas ya se ha escuchado antes en tu audiencia. Puedes revisar planes o programas previos de capacitación, o conferencias recientes a las que las personas han asistido. Si se ha oído antes, el nombre no causará el efecto que buscamos. Discrimina de entrada y deja fuera lo que pueda parecer común y repetitivo.
  3. Con cada una de las opciones filtradas, atrévete a diseñar una conversación a partir del título de tu intervención. Piensa las primeras frases de un libro, si no son poderosas el lector no sigue leyendo. Tu título necesita enganchar, pero deberá ordenarse a una posible conversación dirigida a satisfacer una necesidad, duda o inquietud de la audiencia.
  4. Analiza la posibilidad de que tu título sea una pregunta. Pues desde ella podemos construir el vínculo a la necesidad de tu audiencia y a la ruta que seguirás al exponer. La parte final de tu intervención dará respuesta directa a la interrogante inicial.
  5. Si cuentas con una audiencia de personas que siguen tu trayectoria, o con personas de tu confianza, plantea una terna de nombres posibles y solicita su opinión, no te detengas hasta encontrar el título que “más mueve” a las personas. Puedes presentar también el título de tu intervención a quien te ha invitado al evento donde impartirás el tema, él podrá seguramente también darte alguna idea que pueda ayudarte a redondear.

 

Va mi espada en prenda

Sé bien que el título de tu conferencia es todo un desafío, pero confío que con esto que hemos comentado puedas encontrar nuevas perspectivas. Para completar la reflexión y como muestra de estas ideas, te comparto algunos de los títulos que he presentado en el último año  y que mejor aceptación han tenido por parte de la audiencia y de los organizadores de los eventos que han tenido la gentileza de invitarme:

 

  • ¿Cómo ser el coach de vida que tus hijos necesitan? La inigualable aportación de papá y mamá en la vida de sus hijos.
  • La travesía de tu vida, ¿cómo construir un rumbo a prueba de derrotas?
  • Management familiar, capitalizar y acrecentar la “utilidad” de nuestro proyecto familiar.
  • La mente adulta, ¿cómo piensan tus papás y qué puedes hacer al respecto? (Tips de comunicación asertiva para adolescentes).
  • Management personal y gestión efectiva de tu liderazgo.

¡Hasta la próxima!

Acerca de Héctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

1 Comentario

  1. Si suele pasar por q muchas veses estamos destinado a un cierto tiempo y nos ponemos nervioso porque se nos acaba el tiempo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: