Lo que nadie te quiere decir sobre el coaching

Hablemos de una modalidad de acompañamiento personal para el hombre de hoy. Pero hagámoslo en serio y de forma profesional. Pues sobre el coaching hoy muchos hablan, pero pocos saben; muchos pontifican, pero pocos se entrenan de manera rigurosa para ejercer esta profesión. Muchos toman cursos breves y se sienten especialistas. ¡Hay que tener cuidado!

Tal vez, el gran problema del coaching sea la mala prensa a la que se le ha asociado recientemente por la falta de ética profesional y compromiso de algunos pseudo coaches que en lugar de ayudar, terminan perjudicando a las personas.

Por eso, mediante esta publicación quiero apoyarte a descubrir lo que nadie quiere decirte sobre el coaching pero que es vital que sepas si deseas prepararte como coach o si deseas iniciar un proceso de coaching profesional que te ayude a lograr esos retos y alcanzar esas metas que deseas con insistencia.

Pero, ¿qué es #Coaching?

Podemos entender por coaching una herramienta conversacional; describámosle como un tipo de diálogo estructurado que enfoca la atención hacia las personas, contemplando sus desafíos y retos, mediante la exploración y aprovechamiento de los recursos internos, conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes que éstas poseen para avanzar y continuar su desarrollo personal en vista del cumplimiento de objetivos concretos.

Al posibilitar la generación de acciones concretas, dentro de la vida cotidiana y práctica, como resultado de un proceso de conversación, las personas suelen elevar su autoconciencia, favorecer su compromiso y alinear la responsabilidad personal ante su propia vida.

Lo que define una conversación de #Coaching

Una conversación de coaching no es cualquier tipo de conversación, posee características propias que le distinguen de otras modalidades de acompañamiento personal. Reflexionar sobre dichos rasgos distintivos nos permitirá descubrir su método y sentido en cuanto técnica concreta de conversación y diálogo.

Relación interpersonal

Es una conversación que surge y se establece en una relación interpersonal, donde la confianza entre las partes, Coach y Cliente, se torna primordial. Podríamos decir que esto será similar a otras formas de acompañamiento pero, en mi experiencia como coach, he descubierto que la confianza suele tornarse en este tipo de relación interpersonal como una complicidad positiva ante el logro de objetivos concretos.

Hablamos aquí de dos personas empujando continuamente las posibilidades de lograr los objetivos de una de ellas hasta convertirlos en realidades tangibles.

Dos experiencias, un solo rumbo

Existe una clara vinculación horizontal entre las partes que configuran el diálogo; ambos participan en la conversación aportando lo mejor de su persona en torno al logro de objetivos concretos previamente pactados y acordados. El coach es experto en la herramienta conversacional pero, y ante todo, el cliente es experto en su propia vida. El reconocimiento y “acoplamiento” de ambas variables en la relación interpersonal, permitirá que el diálogo se transforme en acciones y resultados verificables en la vida de la persona que ha iniciado un proceso de coaching.

Enfoque práctico

Se abordan en la conversación asuntos, desafíos, retos, interrogantes y dificultades de la vida práctica de la persona desde una experiencia de aprendizaje, misma que en cada caso favorecerá una experiencia personal de cambio y mejora personal. Se aprende de lo que se hace, de lo que se logra bien y de lo que sale mal.

Vida interior y percepción

La conversación de coaching habrá de ordenarse a explorar la vida interna y la perspectiva de la persona sobre su particular forma de comprender y valorar la realidad de su vida concreta.

La labor del coach, en esta característica específica, es facilitar mediante preguntas efectivas la ampliación de la consciencia del cliente; la labor del cliente será procurar una disposición positiva, una apertura puede decirse, a contrastar la visión personal de su vida en términos de la existencia efectiva de una realidad objetiva que, en cuanto sujeto, le supera.

La realidad no depende al 100% de la percepción individual del cliente: el coach ayuda al cliente a reconocer que habrá algunas situaciones en las que su manera de ver el mundo coincidirá cabalmente con su realidad, pero habrá otras tantas situaciones en las que la percepción particular del cliente y la realidad caminen por rumbos paralelos sin tener intersección alguna.

Será labor del coach, mediante el dominio de la técnica de conversación, permitirle al cliente descubrir puentes, caminos, senderos, atajos, pasadizos, entre su percepción y la realidad que lo rodea y lo define.

Lo que nadie te quiere decir sobre el Coaching

Después de lo expuesto te preguntarás que es eso que debes saber y que nadie quiere contarte. ¡Vamos al punto! Y hagámoslo tanto si serás cliente de coaching como si te interesa profesionalizarte en esta disciplina profesional.

Es un servicio profesional, por lo que:

Debes buscar, si te interesa contratar un servicio de coaching, a un verdadero coach profesional. Y para ello tienes toda la libertad y el derecho de conocer lo más que puedas a la persona que podrías contratar. Busca referencias, indaga en sus sitios y espacios digitales, revisa lo que sus clientes expresan de él y, si es posible, plantea en directo dudas y preguntas sobre el servicio que ofrece. ¡No contrates a nadie sin convencerte que verdaderamente puede apoyarte!

Debes anhelar, si eres coach, profesionalizarte, actualizarte y demostrar, con pericia e ingenio, que eres un profesional confiable y capacitado para apoyar a tus clientes a enfrentar del mejor modo posible sus retos y dificultades, a conectar con sus posibilidades de crecimiento y mejora personal. No basta tu curso inicial de capacitación o de entrenamiento; debes continuar el estudio, la preparación y la constante mejora de la disciplina que deseas desarrollar profesionalmente. Camina decidido rumbo a tu certificación y a la acreditación que te permita demostrar públicamente tus competencias y cualidades.

Resumo en una frase:

El coach que se cree completo se descubre, un día, sin clientes. HSR

Es un servicio que brinda resultados, por lo que:

Tendrás, si contratarás un proceso de coaching que clarificar tus objetivos y tus necesidades personales y profesionales. No se requiere que tengas todo absolutamente claro, desde luego, pero sería bueno pensar qué es lo que tú quisieras conseguir con ese proceso que habrás de iniciar.

Aprender a conocer y profundizar sobre tus propias expectativas te brindará una materia prima que agilizará el proceso y te permitirá optimizar tiempos personales y la inversión económica del servicio que contratarás.

Piensa esta pregunta, ¿para qué quiero iniciar un proceso de coaching en mi vida? ¡Comparte esa respuesta personal a la pregunta con tu coach en tu primera sesión y verás cómo, con esto que le has preparado, el podrá hacer de mejor forma su trabajo!

Si por el contrario, eres un coach que va iniciando o se está formando, conviene tener en mente al iniciar colaboración con un nuevo cliente que el proceso, aunque dependerá de la energía, motivación y esfuerzo de tu cliente, tiene, o debería tener, objetivos definidos en cuanto herramienta conversacional y la persona que contrate tus servicios tendrá que “experimentar” el poder personal de alcanzar aquello que se propone.

Si tu cliente no avanza, es tu responsabilidad compartirlo y plantear junto con él rumbo a seguir para lograr una verdadera transformación y un aprovechamiento del aprendizaje de la experiencia del proceso.

Clientes con resultados, en cierta forma, también hablarán de tu eficiencia como coach. Si tu cliente no se desplaza, por su propio esfuerzo, de lo que es a lo que puede, debe y quiere ser no podríamos decir que tu coaching está en su mejor momento. No es mi recomendación, obsesionarse con los resultados y buscarlos siempre y en todo lugar, pero sí te planteo comprender que son parte del proceso y que debemos tenerlos presentes en lo que hacemos día a día con nuestros clientes pues por eso te han contratado.

Resumo en una frase:

El resultado del proceso no depende del coach, pero el coach debe ser un buscador incesante, y primer creyente, de los resultados que el cliente puede brindarse a sí mismo a partir de su compromiso personal. HSR

Es un servicio que requiere esfuerzo, por lo que:

Si eres cliente del servicio de coaching, dejame decirte que las cosas dependen de ti. ¡Tú eres el dueño del proceso, porque tú eres dueño de tu vida! Tu coach es un acompañante únicamente, alguien que te permite ver lo que no alcanzas a percibir y que plantea las preguntas adecuadas que permiten que tú te movilices. Puedes acudir y pagar un coach prestigiadísimo, con gran cartel y experiencia, pero sí no te comprometes contigo mismo ni el más capacitado de los coaches podrá moverte un solo centímetro. ¡De ti depende, no lo olvides!

No se vale, si eres coach, ser un coach mediocre. Cada proceso es un encuentro personal, un nuevo comenzar. ¿De qué te sirve haber sido un buen coach de otro cliente si con este que ahora inicias no eres capaz de dar lo mejor de ti? ¿De qué te sirve tanto recorrido de formación si no pones tu energía y decisión al máximo nivel desde el primer minuto? (¡Puede que no lo logres de inicio, pero por lo menos esa debe ser tu actitud!)

Si quieres ser un buen coach, más que preocuparte por herramientas y técnicas, entrena tus capacidades de escucha profunda y decidida. Y, como ya lo sabes, eso exigirá de ti muchísimo esfuerzo de atención y concentración. ¡Pero tu cliente vale la pena cada gota de esfuerzo personal y profesional!

Resumo en una frase:

Un coach que no se esfuerza no puede pedir esfuerzo a sus clientes; un coach que no escucha, no merece ser escuchado. HSR

Espero estas ideas de hoy te hayan permitido conocer un poco más sobre una herramienta a disposición de tu crecimiento personal; tanto si deseas contratar un servicio de coaching, como si eres un coach en permanente mejora continua.

¡Hasta la próxima!

SobreHéctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

2 Comentarios

  1. […] de acompañamiento personal para el hombre de hoy; como recordarás, hace poco expuse algo sobre el #Coaching. Pero ahora quiero retomar contigo un estilo diferente de ayudar a la persona. Ya sea que […]

  2. […] concentrando la atención en el coaching como una herramienta conversacional orientada al cambio y a la mejora personal y organizacional. Exploremos tres razones […]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: