¿Qué le ofrece un programa de Coaching Ejecutivo a tu Empresa?

#CoachingEjecutivo, #Liderazgo, #Comunicación, #Habilidades
#Coaching, #Liderazgo, #Comunicación, #Habilidades

Sigamos concentrando la atención en el coaching como una herramienta conversacional orientada al cambio y a la mejora personal y organizacional. Exploremos tres razones por las cuales puede serle de utilidad a tu empresa un programa de coaching ejecutivo. Orientemos nuestra atención también a los aspectos que debes revisar si para tu propio negocio, proyecto o empresa, requieres contratar los servicios de un coach profesional.

¡Acompáñame!

El coaching ejecutivo como apoyo al proceso de cambio organizacional

Las organizaciones humanas cambian, pues cambiamos las personas que las conformamos. Cuando se habla de un cambio organizacional se pone de relieve la consciencia y la dirección de esa realidad cambiante en beneficio de objetivos previamente determinados por la empresa o la organización.

Solemos pensar que el cambio consciente más efectivo es el que se da o se motiva desde la percepción y voluntad de la “cabeza” de la organización “hacia abajo”.  Consideramos, inocentemente, que sí el “líder” cambia, seguramente lo harán los subordinados.

Pero hoy sabemos, y hay mucha bibliografía sobre el tema que podrías consultar, que los cambios más efectivos son aquellos que se logran, a iniciativa la cabeza y de la dirección, en un sentido de “abajo” hacia “arriba”. El ejemplo y la convicción por el cambio de la dirección es vital, muy cierto; pero también es requerida de manera indispensable la voluntad de cada una de las partes que conforman la organización.

De igual forma, en nuestra época, las organizaciones que han modificado la verticalidad de su jerarquía buscando esquemas de colaboración y participación de los trabajadores, de diversos niveles, en los proyectos a emprender, asegurando un esquema tendiente la “horizontalidad en la jerarquía”, parecen adaptarse mejor al entorno cambiante.

Las organizaciones del siglo XXI tienen características de reticularidad flexible y adaptable, un liderazgo de cooperación, negociación y acuerdo será clave no solo de supervivencia organizacional sino de crecimiento y maduración para proyectos, iniciativas y objetivos.

Entonces este tipo de coaching: ¿qué te ofrece?

En estos desafíos, del sentido del cambio y de la flexibilidad del organigrama, un programa de acompañamiento personal en la modalidad del coaching ejecutivo puede constituirse como una variable relevante de reflexión colectiva y personal sobre cómo el cambio de la organización es también una oportunidad para abrir un nuevo ciclo en lo individual: reconocer fortalezas y aprovechar oportunidades en la esfera personal y del grupo al que se pertenece.

No es labor del coach ejecutivo motivar al cambio, es acompañar la convicción personal del cambio que se requiere no solo para sobrevivir como organización sino para alcanzar el cumplimiento de los objetivos y acciones que generan sentido de propósito en lo que se realiza. Se dice fácil, pero no es tarea menor. Se requiere visualizar al coach como un facilitador del proceso de adaptación y cambio que ya se vive. ¡Un apoyo en el camino que requerimos recorrer!

El coaching ejecutivo, una alternativa efectiva para desarrollar habilidades y capacidades en un equipo de trabajo

Puede ser que no se requiera un viraje o cambio organizacional de altos objetivos, puede tratarse el reto y desafío de una organización en lograr que sus colaboradores, quienes constituyen la empresa o institución, continúen su proceso de desarrollo personal y profesional. Desde el desarrollo personal de sus colaboradores la empresa u organización es capaz de lograr un beneficio que redunde en un crecimiento o consolidación dentro de un determinado nicho de mercado o actividad. Resumamos: ¡a mejores personas, mejores organizaciones!

Una empresa ejerce un liderazgo social no solo en los números que reporta, o en en la conquista de la competencia; no únicamente, siendo breves, en temas técnicos y/o de posicionamiento de productos y reputación. Una empresa líder tiene colaboradores líderes, altamente competentes, en su área de especialidad y trayectoria. Formar lídereazgos con estas características implica un esfuerzo por implementar las denominadas “soft” skills, o en algunos casos, las “habilidades del futuro”, que marcarán la diferencia en el mundo del mañana que empezamos a vivir en el presente.

Por ello esta herramienta puede serte útil

El coaching ejecutivo aparece como un recurso válido, práctico y hasta cierto punto rápido de implementar, para lograr el desarrollo de mejores habilidades y competencias en los colaboradores de la organización. El coach modela en sus sesiones habilidades, de consciencia y observación que redundan en el autoconocimiento, como vía de impuso al logro personal de alcanzar un desarrollo específico mediante acciones definidas.

El coaching ejecutivo en la organización para transformar los límites en orillas

A veces no se trata solo de cambio organizacional ante un proyecto o nueva iniciativa, o tampoco solamente implica brindar un nuevo panorama y actitud, desde sus recursos y posibilidades internas, a tus colaboradores. Hay ocasiones que los negocios, proyectos o iniciativas pueden enfrentar amenazas y barreras sobre las que es urgente y necesario trabajar.

Existen crisis que amenazan el seguimiento de un proyecto y ante las cuales no es concebible la derrota, pero lograr la victoria implicará un alto esfuerzo y sacrificio de todos los involucrados. No quiero sonar alarmista pero las organizaciones viven, más de las ocasiones en que podríamos pensarlo, decisiones de vida o muerte.

Ante estos desafíos cambiantes, en un entorno vertiginoso e inestable, que exige cada vez más de las personas y de las organizaciones, el coaching ejecutivo puede ser una alternativa valiosa ante otras variables consideradas (asesorías y consultorías, reencauce de productos, servicios y mercados, y un largo etc. de cuestiones eminentemente técnicas) para que los colaboradores se escuchen a sí mismos y a partir de ello puedan dar una mejor contribución ante una época complicada.

¿Qué pide esta crisis /oportunidad de ti como persona y colaborador de la empresa? Es la pregunta clave para encontrar un camino de mejora personal ante los retos de las organizaciones en momentos de crisis y de convulsión.

El viraje del coaching ejecutivo

Reconocer nuestros límites implica reconocer nuevos horizontes. Es como afirmar de manera consciente algo como esto: “por este lado, en este sentido, es posible llegar hasta este punto; pero, si caminara por otra senda, ¿es posible alcanzar mi objetivo?”

Una empresa o negocio del siglo XXI que conozca bien sus límites ante crisis y desavenencias podrá encontrar, en los colaboradores en los que ha desarrollado las habilidades observación y autoconocimiento, nuevas rutas y posibilidades.

De las más grandes crisis, con adecuados timoneles, han salido en muchas ocasiones ideas más creativas, nuevos productos e innovadoras opciones no solo para sortear aguas turbulentas, sino para iniciar un nuevo ciclo de consolidación y madurez que permitirá asegurar la permanencia por varios años más. El coaching ejecutivo es una herramienta valiosa para iniciar este viraje de la percepción personal y organizacional.


Si vas a contratar un coach ejecutivo para tu empresa toma nota de estas recomendaciones

Te presento 4 ideas concretas, espero te sean de utilidad para tu negocio o tu empresa

Solicita una propuesta forma del colaboración

Un documento que enmarque la colaboración conjunta, que explicite los objetivos y los alcances del proyecto de coaching a desarrollar, algo más allá de la simple descripción de la propuesta económica.

Apóyale para ello con la información necesaria para que pueda hacer un trabajo profesional. Precisa qué requieres, para qué personas consideras necesario el coaching y qué estrategias visualizas como prioritarias en la necesidad de considerar este servicio de coaching ejecutivo como una herramienta de apoyo o mejora al cambio organizacional que tu negocio o empresa requiere.

Si el coach que estás evaluando no es capaz de generar una propuesta formal de su actividad, a partir de los elementos que has puesto sobre la mesa, sugiero no le consideres y, mucho menos, le contrates.

Busca resolver todas tus dudas sobre la propuesta presentada

Agenda las citas necesarias para explorar al profesional que contratarías; solicita estas reuniones sin temor, ya sean citas presenciales o telefónicas. ¿Cuántas? Muy fácil: todas aquellas que te permitan tener la claridad que necesitas respecto el perfil que contratarías y el servicio delineado en la propuesta.

Si el coach no tiene el tiempo suficiente para atender tus requerimientos, surgidos de dudas e interrogantes honestos y bien intencionados y previamente condensados en agenda de ambas partes, es momento de plantearte continuar con su participación en el proceso que estás buscando para tu negocio.

Prueba tu mismo el servicio que contratarás

Solicita una demostración de las competencias del coach, pídele una sesión demo o gratuita que te permita vivir en carne propia sus habilidades, aptitudes y actitudes ante el proceso de claridad y transformación personal y profesional que estás considerando para tus colaboradores y para tu negocio.

Si el coach declina esta posibilidad sin un argumento convincente para ti: ¡creo que la decisión está tomada! si no está dispuesto a mostrarse abiertamente, en sus habilidades y capacidades,  puede no ser la persona que requieres en este momento en tu negocio o en tu empresa.

Indaga sobre su formación, profesionalización y experiencia

Para conocer la profesionalidad de un coach: interroga y explora su experiencia, consulta sobre sus clientes anteriores o actuales, incluso pide conocerles y si es posible hablar con ellos, considera sus “horas de vuelo” ejerciendo coaching, la duración de su proceso de formación como tal y, muy importante, su camino de profesionalización y certificación.

Si un coach es evasivo, ambiguo e incapaz de mostrarte con claridad quién es y qué ha venido haciendo, desconfía y no efectúes pago y contratación alguna.

Ten siempre en cuenta

Un proyecto de coaching para apoyar un proceso de cambio organizacional, para fortalecer las habilidades personales de tus colaboradores, o para encontrar nuevas posibilidades de acción, interacción, comunicación y liderazgo en tu equipo de trabajo y /o en tu negocio debe ser un asunto serio; invertirás dinero en ello, por ello requieres seriedad, compromiso y responsabilidad.

Si trabajas con un coach profesional harás una inversión importante para tu negocio; si, por el contrario, contratas a un pseudo coach o a un neófito en la disciplina, no solo efectuarás un gasto improductivo sino que podrías poner en riesgo a tus colaboradores y a tu negocio. Nunca pongas tus proyectos, en mayor o menor medida, en manos de personas sin experiencia, sin conocimiento y sin la capacidad de demostrar, abierta y francamente, sus capacidades personales y profesionales.


¡Espero que estas ideas te permitan tener ahora una perspectiva diferente sobre el coaching ejecutivo y, si te decides a contratar un coach, las recomendaciones expuestas sean una guía de apoyo para ti!

¡Hasta la próxima!

Acerca de Héctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

1 Comentario

  1. […] puede ayudarte a prevenir el desgaste o saturación. Puede ser que tu empresa tenga un excelente programa de coaching ejecutivo, ¡aprovécha este espacio para desarrollar mejores habilidades de observación persona! Si no es […]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: