¿Cómo motivarte a ti mismo para alcanzar tus objetivos?

Por: Edith Gómez

Colaboradora Invitada

Vamos a reconocerlo: dirigir un negocio es como pasar por una rutina diaria. Claro, tienes esos momentos decisivos en los que te encuentras con una idea brillante o lanzas un producto que resuena en tu mercado.

Pero la mayoría de las veces, pasa por períodos en los que no obtienes los resultados que deseas. Puede ser especialmente difícil mantenerte motivado cuando diriges tu propio negocio.

Como empleado, generalmente, alguien te entrega un archivo o algunas instrucciones. Pero cuando estás solo, depende de ti cómo proceder.

Ser el responsable significa saber cómo motivarte después de un revés o cuando las cosas están estancadas. Aquí te van cuatro prácticas que pueden ayudar:

1. Escribe los planes de trabajo sin terminar

Al final de cada día, suelo sentirme abrumada con trabajos sin terminar que tengo que dejar para otro día.

El problema es que este trabajo pendiente arruina mi noche, porque no puedo dejar de pensar en lo que tengo que hacer después.

Para contrarrestar esto, comencé a anotar lo que me queda por hacer y cómo proceder. Hacer esto me proporciona dos beneficios:

De acuerdo con un estudio de la Universidad Estatal de Florida, hacer planes específicos para objetivos no cumplidos ayuda no solo a cumplirlos, sino que también te permite guardar tus recursos cognitivos para otras actividades.

En otras palabras, hacer planes específicos evita que te preocupes incesantemente por tu trabajo inconcluso. Si estás cerca del final del día y todavía tienes mucho que hacer, anótalo. Te sentirás más relajado después y preparado para la próxima vez que lo hagas.

2. Incorpora el juego en tu día

Jugar ya no es solo para niños. Pasar tiempo en una actividad alivia el estrés, rompe la monotonía del trabajo y puede conducir a tu próximo progreso.

También es la razón por la cual las empresas innovadoras como Google y Dropbox incorporan arquitectura y diseños divertidos en sus oficinas.

Ya sea que disfrutes construyendo estructuras de Lego o trabajando en rompecabezas de Sudoku, los juguetes y las baratijas pueden ser una forma terapéutica para estirar tus músculos mentales y proporcionar un ambiente lleno de creatividad.

A mí, los garabatos y hacer crucigramas me ayuda a volver a mi trabajo sintiéndome renovada y lista para comenzar.

3. Alterna entre la imagen grande  y los detalles

Una vez trabajé en un equipo donde había un pequeño detalle que no podíamos resolver.

Pasamos horas yendo y viniendo entre lo que había que hacer, hasta que alguien sugirió que simplemente eligiéramos una opción y pasáramos a resolver los problemas más grandes.

Así que para evitar quedarte atascado, deberías tener un hábito para alternar entre el panorama general y los detalles.

Por ejemplo, mi visión general podría ser de ayuda a los dueños de negocio a ser más eficientes en su trabajo.

Y para convertir esa visión en realidad, debería empezar con los detalles preguntando a las personas sobre los problemas que enfrentan en sus negocios.

Cambiar periódicamente entre el objetivo final y las acciones, me ayuda a mantenerme en el camino correcto.

4. Transforma las situaciones negativas en positivas

Hay algunos inconvenientes que enfrentas como pequeña empresa, pues uno de los mayores problemas es tener que hacer todo por tu cuenta.

Cuando comienzas, te vuelves a cargo del marketing, las finanzas, las operaciones y la tecnología.

A diferencia de una corporación, no tienes los fondos o la experiencia disponibles para resolver problemas rápidamente o llamar especialistas para ayudar. Como resultado, es fácil perder la motivación debido al estrés.

Cuando me encuentro con problemas que están fuera de mi zona de confort, replanteo la situación para que sea más fácil de gestionar.

Por ejemplo, en lugar de enfrentar un problema tecnológico y decir “no tengo idea de qué hacer”, me digo a mí misma: “¿Cuál es el primer paso que debería dar?”.

Si te empeñas en ver los contratiempos como oportunidades para crecer y aprender es más fácil superar las barreras y adquirir experiencia en el proceso.

Si bien es posible que a veces te sientas desmotivado en tu negocio, practicar estos hábitos positivos de manera regular, te mantendrán en actividad, tanto a través de lo bueno como de lo malo.


Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben LinkedIn: https://es.linkedin.com/in/edithgomezbenitez


 

¡Gracias Edith por tu reflexión!

¡Hasta la próxima!

1 Comentario

  1. […] Puedes ver una colaboración previa en Haz y Aprende de Edith Gómez, dando clic en el siguiente enlace: “¿Cómo motivarte a ti mismo para alcanzar tus objetivos?“ […]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: