¿Cómo reconoces tu madurez?

Foto por Nong Vang en Unsplash

Madurez y otoño

Hemos abordado en este espacio, en diversas ocasiones, la necesidad de aportarle consciencia a nuestra propia experiencia (puedes ver un ejemplo aquí, y otro más aquí).

Y en fecha reciente ha iniciado la tercera estación del año. La luz empezará a menguar y el año entrará en su recta final, por lo que es una gran oportunidad para observarnos y conocernos mejor.

Para muchas personas el otoño es una época de reflexión y contemplación, no solo por los colores que nos regala y los atardeceres que ofrece, sino porque en sí mismo es signo de madurez y de mudanza, de cambio para renovarse. De pérdida previa a un gran y asombroso encuentro. La antesala, aún remota, de nuevas posibilidades.

Reconocer los signos

Todo buen observador encontraría de manera rápida, y enunciaría con orgullo, la evidencia del cambio estacional. La duración de la jornada en términos de luz solar, que se reduce; la calidez del viento que empieza a menguar; los colores de las hojas de los árboles; la gran presencia de la luna, que aparece reinante por la noche, y la migración notoria de aves. Seguramente tú mismo has pensado de entrada en alguna de estas características que son tan típicas de la temporada en la que nos encontramos.

Podemos conocer algo por sus características, y dichas características las apreciamos en clave, como signos con un significado preciso que somos capaces de identificar.

Si tu propia experiencia, tuviera momentos de otoño, de mudanza y de cambio, ¿cuáles podrían ser los signos que te permitieran entender de mejor manera los ciclos y las etapas en las que te encuentras en lo personal y en lo profesional? 

No solo pensemos en la tercera edad de la vida, regularmente asociada con esta época del año; pensemos en términos generales respecto tus vivencias, experiencias, oportunidades, decisiones.

Las hojas de los árboles se caen pero las ramas, el tronco y las raíces permanecen. Las aves emprenden el vuelo no solo para “pasar el rato” sino para sobrevivir. La tierra misma se prepara para el crudo invierno y guarda en ella las energías necesarias para volver a producir aquello que es capaz de brindar por su misma naturaleza.

¿De qué debes desprenderte y qué debes conservar?

En el otoño de tu experiencia personal y profesional habrá que dejar caer aquello que no sea necesario para el viaje y para el objetivo en el que te encuentras. En la búsqueda de nosotros mismos, apasionante y de toda la vida, en ocasiones llevamos en el equipaje de la memoria y de la afectividad más cosas de las que necesitamos. La vivencia del otoño de nuestra experiencia puede ser un valioso recurso.

Un momento de evaluación, un alto en el camino, una contemplación. Y gracias a las conclusiones personales de este proceso, que es tu propia vida, podrás encontrar lo necesario para resistir el invierno y obtener la promesa de la primavera.

Algunas preguntas que pueden servirte de guía:

  • A partir de lo que has vivido recientemente, ¿qué consejo podrías darte a ti mismo desde la luz de tu experiencia personal y profesional?
  • Pensando en este momento concreto: ¿Qué necesitas para inspirarte y buscar nuevas etapas en tu crecimiento personal y profesional?
  • ¿Qué podrías decir, en una situación particular que venga ahora a tu mente, que ha sido lo más valioso de lo que has experimentado?
  • Si pudieras grabar en letras de oro el aprendizaje obtenido al momento presente de tu vida, ¿qué frase podrías colocar para tu propia posteridad?
  • ¿Qué te anima a seguir adelante?  / menciona aquello que no estás dispuesto a perder
  • ¿Qué te impide continuar tu camino? / indica aquello que podrías estar dispuesto a perder
  • ¿Qué es lo más valioso que encuentras en la reflexión que realizas ahora mismo?
  • ¿Qué es lo que podrías ofrecerle a quienes te rodean para que ellos mismos puedan identificar su propia madurez?

Último recurso que te recomiendo

Si deseas escuchar el proceso de Otoño en tu propia experiencia, nada como la pieza clásica de Vivaldi que hoy te comparto pues creo que puede ser el “maridaje” perfecto para pensar con calma, y con profundidad, las mejores respuestas que podrías dar a estas interrogantes incluidas para ti en esta publicación semanal.

Una pieza clásica que no debes desconocer
¡Hasta la próxima!

Acerca de Héctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: