Buscar un mejor enfoque: soy un MacConverso

He tenido en los meses recientes una revolución digital. Después de ser un acérrimo crítico del mundo de la “manzanita”, heme aquí escribiendo esta nota en BEAR por medio de un dispositivo IOS.

Tiempo asignado

Te doy una hora, lector, a partir de la lectura de este post, para que puedas recriminarme e ironizar con mi “desgracia digital”.

Es el mismo plazo que he brindando a mis amigos cercanos y colaboradores. Debo decir que algunos lo han aprovechado mejor que otros, y no pocos me han mirado con cierta compasión, como diciéndome “pero es que te lo dijimos tantas veces”. Han sido, muchos otros, generosos y alivianados. Y tampoco ha faltado el bromista insistente. Destacó a mi buen amigo Rulo Rodríguez, quien en un evento reciente, me aplicó una ligera “carrilla”, como decimos en México; para muestra, un botón:

Calladamente, sabiéndome derrotado en mi cruzada personal contra el culto Jobsiano, me he retirado a la reflexión sobre el impacto de esta decisión en mi organización y productividad personal.

Yo que tanto renegué, he caído en una profunda conversión tecnológica. Sí, soy un “MacConverso” y te contaré mis razones.

Un recorrido digital

Me gusta la tecnología. No soy programador, pero me reconozco un usuario avanzado, un explorador entusiasta, de herramientas, Apps, gadgets y dispositivos.

No miento en decir que, gracias al apoyo de mi familia, y a mi trabajo, he podido tener la oportunidad de experimentar en el mundo digital a la par de la revolución tecnológica que hemos vivido en los últimos 20 años.

Para muestra un botón:

Fui el primero en mi círculo de amigos en tener una memoria USB de 256 KB (lo que en aquél tiempo sí era una amplia bodega digital); tomaba mis notas universitarias en una PALM con teclado (una maravilla, en verdad); con mucho esfuerzo, compré mi primera Laptop HP y busqué tener la tendencia en celular del momento, desde Nokia hasta BlackBerry (mi primero de pantalla touch), pasando antes por Motorola (Star-Tac, por supuesto), Sony-Ericsson, y la maravilla de lo que Samsung ha ofrecido por años.

Me aventuré con algunas tabletas, la primera con tecnología BLACKBERRY, buscando mayor libertad para combinar con mi perfil viajero. No funcionó, puesto que aún había en aquél tiempo limitantes en diversos ámbitos de almacenamiento, colaboración, integración con el smartphone, entre otros detalles. Incluso probé, notebooks, con mayor o menor capacidad.

Tuve un “romance” pasajero con el IPod, hasta que él decidió dejarme y quedarse perdido en el asiento de un taxi que jamás pude encontrar.

Idas y venidas, muchas. ¿Decepciones? Algunas sí, hay que decirlo. Pero, de fondo un anhelo: unificar la experiencia digital empleando mejor las herramientas tecnológicas. Sacarle partido a la Era Digital siempre ha sido un interés particular

Esperar que la herramienta funcione

En todo este recorrido, apenas delineado pero algo más intrincado, los últimos dos años fueron complicados con mis equipos de cómputo. Constantes problemas de batería y proyección, considerando mi perfil de viajes y eventos, me provocaron la necesidad de hacer un alto en el camino. Escuché entonces a mi esposa, quien ha sido una gran promotora de la “MacConversión” y me animé a probar , con la idea de invertir de forma más inteligente mis recursos y obtener una mejor herramienta.

Hay ocasiones en que, dentro del mundo tecnologizado que vivimos, estamos a la espera de que la herramienta funcione por sí misma. Porque así nos han dicho que sería, pero no todo es color de rosa. Uno debe buscar por un lado, las herramientas que, del mejor modo posible, nos ayuden a desarrollar nuestras labores. Además de “los fierros” que podemos adquirir, esta época nos obliga a “estirar” al máximo nuestra habilidades digitales. Y es sencillo, o te subes al barco, y te adaptas, o dejarás de estar vigente.

¿Qué he encontrado como útil?

Apenas estoy adaptándome, y te lo confieso no me ha sido fácil. He pensado durante años en “versión windows”, y ahora debo aprender un nuevo lenguaje; es interesante considerar que esto es como aprender otro idioma, y en ello puede darse que uno apenas tenga algunos balbuceos de forma sostenida en las primeras oportunidades. Ok, aquí va lo inmediato que he descubierto:

  • Me ha parecido interesante la integración entre dispositivos, eso me ha parecido mucho más fácil que con otros intentos de hacer coincidir tableta, celular y computadora.
  • He podido encontrar unas APPS muy útiles y más ligadas a mi perfil profesional y a mis actividades. BEAR es un buen ejemplo, me he “acomodado muy bien”.
  • KEYNOTE es una plataforma, por poner otro ejemplo de aplicaciones, que me ha brindado mejores resultados que PowerPoint, y ante la imposibilidad de utilizar PREZI en algunos eventos , constituye hoy por hoy mi segundo mejor canal de presentación ante grupo.
  • Me parece que mis documentos, y formatos de trabajo, para conferencias y talleres, quedan visualmente mejor presentables en PAGES que en la suite habitual de OFFICE.
  • Muchas otras aplicaciones que empleo con regularidad como SCRIVENER, SPREAKER, y WORDPRESS tienen una interfaz mucho más enfocada y limpia. Hasta parece que se hicieron “ipsofacto” para IOS/MAC.

En general, he sido mucho más productivo con esta herramienta que con las anteriores, solo eso bastaría para dar hasta el momento una calificación positiva.

Estoy logrando una mejor interacción con los dispositivos, sacándole mayor partido a las herramientas y buscando mayor libertad en lo digital para poder concentrarme en la vida real. Es una lucha constante. Te iré contando como van mis progresos en este nuevo idioma que estoy aprendiendo.

¡Hasta pronto y hasta siempre!

Acerca de Héctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: