Rituales fabulosos

Una necesidad patente

Dentro de mi trabajo como Coach y Mentor, a lo largo de estos dos últimos años, he encontrado que una de las constantes a trabajar, y para la cual debo acompañar mejor a mis clientes, tiene que ver con la posibilidad de apoyarles en la reflexión y posterior optimización del uso de su tiempo en sus rituales cotidianos.

El hombre y la mujer en lo personal y en lo profesional, llamados a enfrentar desafíos y retos en esta primera mitad del siglo XXI, poseen como necesidad patente el adecuado aprovechamiento del tiempo para sentirse bien consigo mismos, avanzar, lograr objetivos y encauzar oportunidades.

Y, lo sé de sobra, este no es un tema sencillo. Yo mismo he estado implicado en buscar un mejor equilibrio en lo personal y en lo profesional dentro de mis jornadas de trabajo.

¡Ha sido todo un viaje, y hoy te contaré algunos elementos que podrán apoyar tu propio recorrido!

¿Soluciones?

La primera manera de intentar resolver este complejo tema, forma inmediata pero fantástica e inalcanzable, es tratar de que el día rinda más de las 24 horas que lo conforman.

¡Es imposible!, lo sabemos, pero no por ello es que lo descartemos de entrada. Soñamos con lo imposible, en lugar de ocuparnos en lo posible.

¿A quién no le gustaría un par de horas más en la jornada? Pues eso supondría acceder a este pensamiento subconsciente, y en rigor inconsciente:

¡Si tuviera más tiempo más podría hacer; más cosas lograría!

El problema vendría en que sí, por arte de magia, lograrámos meterle dos horas más al día: ¡tampoco alcanzaría y soñaríamos con obtener un par de horas más!

No es un asunto de conseguir más tiempo, es tema de emplearlo de mejor forma y de la manera más adecuada en el contexto y ámbito personal.

La mejor manera, desde mi experiencia práctica, es tomar el control de aquello que sí podemos hacer con el tiempo que tenemos, que a veces nos queda o que podemos organizar de mejor manera de forma previa. Pero ello implica un serio ejercicio de planeación, disciplina y compromiso personal.

Una reflexión pertinente

Revisa esta poderosa llamada a la acción:

Una de las excusas más grandes que usamos cuando no terminamos algo es la falta de tiempo. Todos tenemos las mismas veinticuatro horas del día, y aún así, lo que la Madre Teresa, Albert Einstein, Bill Gates y Martín Luther King Jr. lograron en sus días es mucho más de lo que otros han conseguido.

La diferencia es la intención y la atención. No es que ellos tuvieran más tiempo, es que ellos se “hicieron tiempo”. Cuando algo es una prioridad en tu vida, debes estar dispuesto a alejarte de cualquier cosa que se ponga en tu camino. Si hay algo que no sirve y roba tu tiempo, ¿por qué lo dejas? Al entender que horas extras no van a aparecer en tu reloj, ¿cómo puedes hacer tiempo para conseguir lo que necesitas?

A veces ayuda escribir en un diario por unos días. Anota (de manera honesta) lo qué haces todo el día y cuánto tiempo usas para cada actividad. ¿Estás gastando más tiempo del que pensabas en bañarte y alistarte en la mañana, mensajeando, mandando correos, explorando en internet, jugando video juegos? Incluso cosas positivas como leer o cocinar pueden quitar mucho tiempo cuando estás tratando de terminar algo. Si necesitas concluir un reporte o todavía no entregas una aplicación larga, en lugar de procrastinar y de sentarte a pensar en eso, invoca tu preferencia a la acción y aparta tus actividades normales. Acaba el trabajo. En lugar de cocinar, abre una lata. En lugar de leer el periódico, guárdalo para después.

En el mundo moderno tenemos un suministro interminable de hoyos por donde se van las horas. No caigas en ellos. Retoma el tiempo para apoyar tus intenciones.

Bernard Roth, “El Hábito del logro”

Una opción viable y de rápida implementación: ¡rituales!

Si no quieres perder el tiempo en esos hoyos de los que nos habla Roth, y ante muchas opciones posibles desde las habilidades del llamado “time management”, es hacer consciencia sobre los rituales diarios que se tienen en tres momentos del día: por la mañana (al iniciar), por la tarde (al terminar) y por la noche (antes de dormir).

Para clarificar estos rituales te sugiero trabajes en las respuestas a estas preguntas:

  • ¿En qué y cómo dedicas el tiempo que posees al inicio y al cierre de la jornada tanto en lo personal como en lo profesional?
  • ¿Qué sueles hacer antes de dormir?
  • ¿Qué actividades o tarea son fijas, es decir constantemente recurrentes, en tu rutina diaria tanto en lo personal como en lo profesional?

Conocer al detalle y optimizar esos rituales del mejor modo posible es el primer paso para obtener un mayor aprovechamiento del tiempo y para detonar tu posibilidad de enfoque y de logro de objetivos.

Este es uno de los puntos cruciales de mi taller “Favoreciendo tu productividad”, y es una noción básica y general en muchos sistemas de organización personal y productividad.

Temas importantes que no debes pasar por alto en tus rituales cotidianos

Al dominar tus rituales, al hacerte experto en una rutina eficaz, podrás experimentar una percepción diversa sobre la optimización del resto de tu tiempo.

Si controlas más y mejor el tiempo en el que te organizas en estos tres momentos, podrás expandir al resto del día tus nuevas habilidades de organización personal.

No olvides, por lo menos cada 6 meses, o cuando lo consideres oportuno, actualizar y adecuar los rituales diarios de acuerdo a nuevas necesidades/ responsabilidades personales y/o profesionales.

En este sentido, una última precisión importante: Los rituales diarios no tienen por qué ser definidos como elementos perpetuos, sino que debemos ajustarlos al flujo dinámico de nuestra propia vida y dar cabida a las novedades y las nuevas necesidades que se presentan de forma natural.

¿Cómo lograr rituales fabulosos?

Rituales fabulosos - APP que recomiendo
Mi recomendación de hoy

La tecnología puede ayudarnos mucho. Hay una APP, Fabulous, misma que puedes ver en la imagen, tanto para Android como para IOS, que puede ser un gran primer paso para poder conformar, dar seguimiento y optimizar tus rituales cotidianos.

He venido probándola desde hace unas semanas, y puedo decirte que me ha parecido no solo útil sino una gran ayuda. Por ello, te la recomiendo si no cuentas con una herramienta previa para clarificar y optimizar tus rituales.

Te comparto un ejemplo de mis rituales matutinos, vespertinos y nocturnos (actualizados al momento de escribir esto que ahora te comparto). A ellos, agrego también en lo personal, momentos de oración y contacto con Dios, que me ayudan a darle sentido y rumbo a la tarea cotidiana.

Puedes obtener esta App y configurarla fácilmente el día de hoy en los siguientes enlaces que te comparto:

Página en Facebook
Sitio Web
Google Play Store
App Store

Espero te sea tan útil como lo ha sido para mí.

Favorece tu productividad en CDMX

Daré una sesión abierta para público en general, el próximo sábado 18 de mayo de 2019 de las 09:00 a las 14:00 hrs, en CDMX, de mi taller-entrenamiento presencial: “Favoreciendo tu productividad”.

Si quieres participar, por favor déjame aquí tus datos para que te mande todos los detalles, te inscribas con mi asistente y puedas asegurar tu lugar a la brevedad. Cupo limitado a 10 participantes.

¡Hasta pronto y hasta siempre!

Acerca de Héctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

1 Comentario

  1. […] Como parte de lo comentado, te dejo este enlace complementario sobre Rituales de tiempo, para entrar de lleno a la clave número tres que hoy se ha presentado. Rituales fabulosos – Héctor Sampieri Rubach -Haz y Aprende […]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: