Aprendizaje: ¡una brújula!

Mejorando mi experiencia frente a grupo

No siempre es fácil lograr el aprendizaje cuando uno está a cargo de un grupo persiguiendo la culminación de un curso o programa en el ámbito escolar. A lo largo de los últimos meses he podido compartir con diversos alumnos en clases enfocadas a temas diversos. Alumnos en mi propia ciudad y con algunos interactuando, sesión a sesión, mediante distancia.

Quienes me han acompañado en una clase, saben que la principal preocupación que suelo dar de inicio, y a lo largo de las sesiones, es la estructura que favorece el aprendizaje para los alumnos. Por ello, a partir de este año, y con la finalidad de “reconectar” los aprendizajes a lo largo de todo el curso, he sistematizado los inicios de sesión de mis diferentes clases para cumplir con tres elementos principales:

  1. Dar la bienvenida e interactuar con mis alumnos para favorecer la confianza y presencia sesión a sesión.
  2. Efectuar un recuento del último encuentro, y de la ruta que hemos cubierto a lo largo del curso.
  3. Vincular el aprendizaje consolidado, en las sesiones previas, con el tema a cubrir en la sesión que corresponde para “unir” las piezas.

Y para lograr ser más efectivo en cada encuentro, he creado el recurso que ahora te comparto.

Brújula de aprendizaje

Consiste en un mecanismo para efectuar el recuento de la sesión anterior, a través de preguntas que nos permitan ubicarnos en el curso del programa educativo; a modo analogía tal cual nos ubicaríamos en una posición geográfica a partir de una brújula.

El norte siempre tiene predominancia respecto la ubicación, y nos permite reconocer los puntos cardinales que requerimos para saber adecuadamente dónde nos encontramos y a dónde nos dirigimos.

Las preguntas buscan favorecer la memoria de los participantes, sintonizar el aprendizaje que se está efectuando el grupo, y apoyar a que, tanto alumno como profesor, tengan claridad en la ruta que se recorre sesión a sesión.

Y por último, como un objetivo no menos importante, tomar consciencia de lo que ocurre en nosotros cuando aprendemos algo nuevo.

Elementos a explorar

Propongo cuatro preguntas en el siguiente orden:

  1. ¿Qué revisamos la sesión anterior?
  2. ¿Qué aprendí en la sesión anterior y podría compartir con alguien?
  3. ¿Qué me gustó de la sesión anterior?
  4. ¿Qué descubrí sobre mí en la sesión anterior?

Las cuatro preguntas básicas, están agrupadas por eje de “dirección” tal como se muestra a continuación:

El eje vertical, responde al camino entre “los temas que revisamos” en la sesión anterior, y lo que efectivamente “aprendimos y podríamos compartir” con alguien de nuestro contexto.

Esto es saber sintetizar, en una frase corta, lo que ahora sé respecto el curso y los temas abordados.

Por otro lado, el eje horizontal, va de aquellos elementos que “me gustaron” de la sesión anterior para hacer manifiesto lo que he descubierto de mí dentro del proceso de aprendizaje en el último encuentro.

Hacer este movimiento, es pasar de lo que me agrada a lo que me transforma. Y es brindar voz a la consciencia de la persona que soy cuando aprendo.

Cómo aplicarla para favorecer el aprendizaje

Si este instrumento te parece interesante, y quisieras ponerlo en práctica, te recomiendo lo siguiente:

  1. Al inicio de tu próxima sesión, dentro de la introducción de inicio, señala la importancia de tomar consciencia sobre los aprendizajes efectuados y la relevancia que estos tienen respecto la agenda a cubrir el día de hoy.
  2. Presenta tu propio diagrama de la brújula de aprendizaje, dentro de tu presentación (si quieres emplear el mío, que encontrarás como material descargable, ¡adelante!).
  3. Invita a cuatro alumnos a que participen, y dependiendo tus tiempos de la sesión, podrías:
    • Pedirle a dos, que contesten el eje vertical, primero qué revisamos y después que aprendiste y qué puedes compartir. Pedirle a otros dos, el eje horizontal, respetando la secuencia propuesta.
    • Pedir a que cada uno de los cuatro que recorran las preguntas desde el eje vertical al horizontal.
    • Solicitar que cada alumno responda únicamente una pregunta, procura seguir el orden del eje vertical en primer lugar y, posteriormente el eje horizontal.
      • Una variante más, solicitar que cada uno de los alumnos pueda responder 1 pregunta, la que prefiera, pero indicando que no se pueden repetir las preguntas. Una vez que alguna se ha respondido, los participantes en espera deberán seleccionar de aquellas que aun no se hayan elegido.
    • En todos los casos, solicita intervenciones breves y controla los tiempos.
  4. Una vez realizada la brújula, sintetiza las participaciones y conecta los con los temas y objetivos de la sesión de hoy.
  5. En tu próxima sesión, recurre a la brújula, pero solicita la participación de otros 4 alumnos, para brindar la oportunidad a la mayor parte del grupo.
  6. Puedes incluir variantes de interacción, como las que te he compartido previamente; o bien, si lo prefieres, plantear tu propias preguntas y mecánica de trabajo inspirada en este herramienta que ahora te propongo.

Descarga el recurso de aprendizaje

Da clic aquí y obtén un PDF de la brújula de aprendizaje.

Esperando que esta herramienta sea útil para ti, me despido por ahora.

¡Hasta pronto y hasta siempre!

P.D. Si el tema de aprendizaje es un asunto que te apasiona, y eres maestro, te invito a una reflexión que preparé para saber agradecer cada uno de tus esfuerzos.

Si te apasiona la educación, pero no eres profesor, aún así te la recomiendo. Puedes verla aquí.

Acerca de Héctor Sampieri

Conferencista, Coach y Mentor de Comunicadores Eficaces. Ayudo a personas y organizaciones a capitalizar su experiencia en beneficio de su desarrollo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: