Catolicismo

Shut down Wojtyla Project

shut down silk
Cortesía Pixabay.Com

 

La mala noticia me llegó hace unos días por correo electrónico. No había tenido tiempo para dejarme impactar. ¡Hoy me ha caído el veinte! como solemos decir coloquiamente. Te comparto el desafío que enfrento y que me obliga a llevar uno de mis proyectos digitales a una nueva etapa mediando alguna suspensión.

Mi iniciativa Wojtyla Project , lanzada hace más de un año con este comunicado, no podrá seguir en línea pues la plataforma que lo aloja habrá de darse de baja próximamente. De nueva cuenta observamos cómo una gran idea puede, en términos de existencia en el mundo digital, ser un mal negocio, o por lo menos no tan rentable como de inicio de pensó. Al no ofrecer perspectiva económica una plataforma digital tiene que despedirse del mundo virtual ¡quiera o no! No es una experiencia nueva para mí, ya lo viví con  Ref.Me; ¡cierto es que se le extraña harto! Este tipo de experiencias me hace tener por claro que: ¡No todo lo digital habrá de permanecer para siempre! ¡También hay y habrá olvido en el mundo virtual! Aún en el siglo XXI el verbo “respaldar” es un imperativo. 

Este es el caso de Silk, el medio empleado para el Wojtyla Project, quien ya ha anunciado su fecha fatídica. Esta plataforma se concebía por sus autores y programadores como un espacio para explorar el mundo a través de los datos. Solía mostrar la información mediante gráficos interactivos, mapas, listados, tablas y páginas web dentro de un mismo ámbito de interacción con el usuario.

El próximo 15 de diciembre se dará de baja el servicio. Así lo comunicaron por correo  y en su blog, puedes ver el detalle en esta imagen:

shut down silk
Adiós a una excelente idea que no pudo concretarse

 

Por lo tanto anuncio a los lectores que, el proyecto de concentrar en un solo portal la mayor cantidad de información sobre Karol Wojtyla/San Juan Pablo II, tendrá que suspenderse por un rato en lo que puedo adecuar un nuevo espacio digital para albergarlo de nueva cuenta.

 

 

Mientras tanto, los invito a que lo visiten o lo conozcan, pues en este espacio podrán encontrar los siguientes elementos:

  • Biografía / cronología sobre Wojtyla,
  • Ligas a vídeos de conferencias sobre Wojtyla,
  • Índice de libros en español publicados en su pontificado,
  • Índice de libros en español publicados de la época previa a su pontificado,
  • Índice de libros sobre San Juan Pablo II (Biografías, análisis de su pensamiento, etc),
  • Índice de textos recopilatorios de su obra, mensajes y discursos,
  • Ligas a vídeos inéditos del Cardenal Wojtyla (visitas a Roma y a Estados Unidos),
  • Wojtyla Papers, recopilación de textos de filósofos, teólogos y pensadores donde se analiza el pensamiento de Karol Wojtyla,
  • Índice de encíclicas publicadas por San Juan Pablo II.

 

Me siento ahora mismo como cuando de niño, en la calle en la que solía jugar, mis amigos decían que se iban ya a sus casas; después de la ronda de diversión había que ponerse a guardar y recoger todos los juguetes, cachivaches e implementos propios del mundo lúdico que el horario y el siguiente día de clases obligaba a suspender. Era y es bastante triste, pero no queda más que poner manos a la obra.  Por ahora los dejo, pues debo respaldar adecuadamente todos los datos generados en este proyecto. Yo que tú, aprovecho de aquí al día 15 de diciembre para darle una revisada a la información que esta recopilación de información aún contiene.

 

Mira aquí el Wojtyla Project en los últimos días de su primera etapa:

 

http://wojtyla-project.silk.co/

 

¡Hasta la próxima!

Catolicismo, Comunicación, Liderazgo

4 años de un gran ejemplo de comunicación

francisco
Imagen obtenida en: http://www.elexpres.com/images_news/cfe03fpapa-francisco-visita-argentina-1.jpg

Ayer conmemoramos muchos en el mundo entero, la elección realizada en Roma de Jorge Mario Bergoglio como el Papa 266 de la Iglesia Católica. Hace poco menos de un mes, recordamos también la visita de Su Santidad Francisco a tierras mexicanas. El día de su llegada a nuestra patria, se publicaron en este blog algunas recomendaciones para comprender de mejor forma su mensaje (puedes verlo aquí).

En aquella reflexión tenía yo presente, y traía presente al lector, la primera homilía de Su Santidad, compartida en la capilla sixtina ante los cardenales electores. Hoy se cumplen cuatro años de aquél día, 14 de marzo. Este pequeño primer mensaje me parece un gran ejercicio comunicativo, por ello hoy, en este mes donde reflexiono en mis imágenes de los martes sobre la eficacia de la comunicación, quisiera brevemente analizar el mensaje que pronunció el Santo Padre en esas primeras horas de su pontificado y obtener de él recomendaciones sencillas para #speakers y #expositores.

Aquí la homilía de la que hablo:

Puedes también acceder al texto del mensaje, dando clic aquí.

O escuchar el audio, dando clic aquí.

No quisiera reparar en el contenido teológico del texto, pues me parece que existen personas con mayores conocimientos que su servidor y que podrían presentar al lector un mejor análisis desde dicha perspectiva. Deseo concentrarme en el sentido de “influencia” y “comunicación” que el texto presenta en esta pequeña reflexión que ahora comparto.

Expreso ahora 5 puntos concretos a rescatar desde los cuales es posible profesionalizar la propia práctica:

1. El Papa como un lector de audiencias

El mensaje está destinado en principio a a quienes hicieron posible la elección del Papa. Es una homilía dirigida a Cardenales de la Iglesia; esa es la audiencia principal, aunque bien sabía el Papa, que no solo era un mensaje que quedaría en medio de los frescos de Miguel Ángel, sino que llegaría todos los confines del mundo. Entonces, es posible distinguir dos niveles de transmisión de las ideas: a los presentes físicamente y a los presentes mediante la tecnología y los medios de comunicación.

¿Qué es lo que une a dichas audiencias que de inicio pudiéramos pensar en su diversidad? Más cosas de las que uno creería:  la mayoría son miembros de una Iglesia, pero, me parece, que el Papa es capaz de entender que está hablando al hombre de hoy, a lo que hay común en nosotros como personas. Creyentes o no; y respecto esa audiencia, la humanidad, el Papa elabora una reflexión poderosa en el imaginario colectivo y nos transmite la importancia de la cristiandad, del compromiso con la fe, de una forma directa y sin cortapisas. El Papa, en cuanto comunicador, es capaz de sintonizar con la mayoría de sus oyentes y de compartir un mensaje de impacto en poco más de 7 minutos.

Entiende, además, la novedad de su figura en la presencia pública. Aprovecha la expectativa de los oyentes y, desde un ejercicio breve de comunicación, es capaz de conectar con la mayor parte de quienes escucharon este primer mensaje.

2. El Papa articula su mensaje a partir de 3 ideas fuerza conectadas entre sí (no utiliza ideas aisladas y sin vinculación)

Caminar, construir, confesar; verbos supeditados a un fenómeno: el movimiento que extrae de las tres lecturas del misal correspondiente. A partir de ese fenómeno del movimiento, el Santo Padre va desgranando al lector el significado que puede otorgarse a su consideración a cada uno de estos verbos, enfatizando conductas definidas que desea para la Iglesia y que comunica, como ya dijimos no solo a los mismos creyentes de su fe, sino al hombre de hoy. Estos tres verbos, articulados entre sí, son un estilo de comunicación particular, que recuerda a San Agustín, y que serán norma en los mensaje de Su Santidad. Basta una revisión breve de sus discursos y homilías y encontraremos un “triángulo” de ideas que nos permitirán establecer el núcleo del mensaje que comparte. No es Francisco el “inventor” de este método comunicativo, añejo como el tiempo, pero sí es posee grandes habilidades personales para hacerlo funcionar de manera adecuada.

3. El Papa acompaña su mensaje; brinda ejemplos y figuras que estimulan la imaginación de quien le escucha

En el acometer de cada verbo, el Papa no enfrenta un concepto teórico sino que busca posicionar una imagen que pueda ser comprendida por quien le escucha, consideremos el siguiente breve esquema:

Caminar

  • La vida es un camino
  • A la luz del Señor, ser irreprochables

Construir

  • Piedras vivas
  • Piedra angular

Confesar

  • Culmén de los otros dos verbos; riesgo del castillo de arena.
  • Mundanidad del demonio

Movimiento

  • Por y con la cruz

4. El Papa transforma la influencia en decisión

El último párrafo, antes de la despedida, es el que permite concluir a partir del esquema previo. Dice el Papa, con la seguridad del comunicador que sabe aprovechar la expectativa que se respira en la audiencia:

Quisiera que todos, después de estos días de gracia, tengamos el valor, precisamente el valor, de caminar en presencia del Señor, con la cruz del Señor; de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor, derramada en la cruz; y de confesar la única gloria: Cristo crucificado. Y así la Iglesia avanzará

Es la conclusión que moviliza a la acción a cada uno de los oyentes. Caminando, edificando y confesando la fe la Iglesia, que somos todos, avanzará en la dirección de quien le ha fundado más allá de los hombres. Quien escuchó, con el corazón y atención, este mensaje no puede más que sentirse invitado a convertir en acción concreta las palabras pronunciadas y reflexionadas. La influencia del comunicador no va solo dirigida a la comprensión de las palabras, sino a que estas movilicen un verdadero cambio interior en los oyentes.

5. Colofón: El Papa, como líder, presenta una ruta programática desde el primer ejercicio comunicativo

¿Qué significa una Iglesia en Movimiento? Es una pregunta que, si lo pensamos ahora, a cuatro años de distancia, resuena en cada mensaje a partir de aquél primero que ahora se reseña. El Papa en su primer ejercicio de comunicación, recién elegido, es capaz de presentar un itinerario definido de su quehacer al frente de la barca de Pedro. Este mensaje, sencillo y aparentemente únicamente expresado a la luz de unas lecturas previamente definidas, permite una clave de comprensión para el magisterio pontificio actual. En cuanto tal, esta capacidad programática, es un ejemplo de liderazgo que no siempre puede encontrarse al “tomar un encargo” por parte de quien habrá de ejercer responsabilidad. Regularmente quien asume una posición de liderazgo es reservado en su pronóstico “hasta no conocer todas las aristas”; es decir, hasta no tener todos los escenarios controlados el “líder” no osa marcar y comunicar una línea, y en esto se pueden ir semanas y meses valiosos ante los colaboradores.

El Papa siguiendo una intuición, que quienes somos creyentes sabemos que no llega de a gratis sino por obra del Espíritu Santo, es capaz de marcar un camino general, un borrador que con el paso de los días ha ido tomando forma; como líder ha dicho por dónde caminará, y no hay un solo acto de su comunicación pública que contradiga lo expresado en este inicial mensaje.

¿Cuántos líderes tenemos esta claridad en la acción? ¿Cuántos líderes somos capaces de comunicar de forma sencilla y alentadora el borrador de la ruta a construir para nuestros colaboradores  personas involucradas con nuestros proyectos? Dejo estas últimas pregunta como tarea personal de reflexión para mis lectores.

¡Hasta la próxima! 

Catolicismo, Coaching, Comunicación, Educación, Era Digital, Familia, Liderazgo, Mis presentaciones, Motivación

La última y nos vamos

2016_adios
#FelizAñoNuevo

Las últimas horas de este año están por vivirse. Es tradicional en muchos ámbitos, antes de dar la página a un nuevo año, recordar las cosas buenas de los últimos 366 días (sí, este año fue bisiesto). Yo mismo he hecho un ejercicio de balance al filo del cierre que puedes revisar aquí

Esta última entrada es sumamente personal, pues he revisado y traído en este recuento las entradas del blog que más me enriquecieron como persona. Trabajar cada una de ellas fue un reto personal concreto y hoy te comparto esta pequeña memoria como el post del estribo, la que nos llevará a un nuevo ciclo al cerrar un año de aprendizajes inigualables.

Catolicismo

 

Wojtyla, Sexualidad Humana
¿Se vale o no se vale? ¿Es relevante o no?

Una breve presentación de un texto de suma relevancia para comprender el puente que existe entre quienes se aman y desean honrar ese amor en la vida cotidiana…Sigue leyendo

Coaching

 

Portada Coaching Dialógico
Un texto para brindar referencia antropológica al acompañamiento personal

El texto que propicio mi acercamiento a esta herramienta en la que me encuentro en proceso de entrenamiento y formación…Sigue leyendo

Comunicación

 

1
Lo que puedes dar al servicio de tu mensaje

Tres leyes para #conferencistas que pueden ayudarte a brindar exposiciones de calidad y con #impactopositivo en tu audiencia…Sigue Leyendo

Educación

 

DaVinci
¿Cuál es la visión de la persona?

¿Qué educación sexual necesitamos? Me permito criticar la visión animalista, de impulsos incontenibles, que CONAPO nos presenta mediante una campaña mercadológica ofreciendo así una visión distorsionada del ser humano… Sigue leyendo

Era digital

 

old-tool-928989_1920
No toda herramienta es útil para ti; busca la que realmente necesitas

No todas las APPS facilitan tu vida, convivimos con tecnología que estorba la vida diaria en afán de simplificarla. Accede a mis recomendaciones para sacar el mejor partido a tu tiempo y recursos…Sigue leyendo

 Familia

 

Pistones
Dos finalidades complementarias al matrimonio. Dos pistones que mueven existencialmente la relación entre varón y mujer.

Ante el desafío de la propuesta de ley del así llamado “Matrimonio Igualitario” expreso, respetuosamente, un punto en contra…Sigue leyendo

Liderazgo

 

Reportes
¿Qué necesitas incluir en un reporte efectivo?

¿Cómo preparar el reporte de un proyecto que está bajo tu cargo? He aquí mis recomendaciones para lograr #impactopositivo en tu “parte de cuentas”…Sigue leyendo

Mis presentaciones

 

wsce_24_septiembre_2016

 

Si bien todas mis presentaciones me han aportado mucho, tengo mucho que agradecer al primer entrenamiento presencial de #2016. Accede aquí a la reseña…Sigue leyendo

Motivación

 

Imágen motivacional
#Sinceridad, #Autoconocimiento, #Identidad, #Actitud

El año 2016 trajo consigo la publicación de 52 imágenes motivacionales y 12 recuentos mensuales. De entre todas, te comparto la que tengo como recordatorio personal ante cualquier ego inflado (que amenaza y tienta a todo #liderazgo).

 Entrada especial

 

ifi_clausura

Este año concluí mi ciclo como profesor de novicios y novicias, futuras religiosas y religiosos. Para ellos mi agradecimiento y la seguridad de mi oración. Conoce mi despedida…Sigue leyendo

¡Ya espero con emoción el #2017!

¡Nos leemos el próximo año!

Catolicismo, Familia

Experiencias fundamentales

Continuo el afán de poner por escrito un diálogo con aquellas personas que se manifiestan abiertamente a favor del así llamado “matrimonio igualitario”. Esta publicación es continuidad de dos publicaciones anteriores en el sitio. La primera que explica el intento de dialogar, compartiendo en un clima de respeto opiniones y puntos de vista puede consultarse aquí. Y la primera razón por la que en lo personal no estoy de acuerdo con dicha iniciativa, la ruptura de la complementariedad entre los fines del matrimonio, puede también revisarse aquí.

La segunda razón que encuentro en la oposición a esta iniciativa la asumo desde el reconocimiento en las experiencias significativas, y también complementarias, de la maternidad y la paternidad. En la nueva propuesta de reingeniería social, alguna de ellas se “eliminaría” de forma intencional. Los hombres no podemos ser madres, y las madres no pueden ser padres. Aunque el sentimentalismo de la época nos haga pensar que hay posibilidades en ambos sentidos. ¿La paternidad y la maternidad son algo más que roles sociales o son experiencias vitales que permiten el desarrollo tanto de quien ejerce como de quien recibe el beneficio de dicho ejercicio? Me parece que esa pregunta debería guiar nuestra reflexión.

Comprendo la vivencia de ambas experiencias no solo desde una función socialmente exigida, sino, sobre todo, de una verdadera conciencia y profundidad en una decisión libre de dejarse transformar, en la vida cotidiana y sus intrincadas implicaciones, por el hecho de ser madre o padre de un ser humano. Asumirse como “padre” o “madre” de alguien comporta pues no solo una serie de tareas sino que exige, ante todo, una respuesta existencial ante la vida misma. No es solo asumir una postura, es adaptar la percepción y estimación del mundo desde un ángulo diverso. Colocarse en la posición de saber que existe alguien más importante que uno mismo, en términos de donación y gratuidad de aquello que decide entregarse: ¡la propia vida sin limitaciones!

Podrá argumentarse que existen padres y madres que no solo no cumplen con su función cultural de cuidado  y protección a los hijos, sino que “abjuran” de la misma. Y me queda claro que eso, en términos de realidad existe. Pero no me parece que eso justique intencionalmente “eliminar” la experiencia de paternidad o maternidad del horizonte de desarrollo del niño o de la niña por conveniencia de un nuevo “arreglo de hogar”.

Paternidad y maternidad, en cuanto experiencias fundamentales, constituyen un núcleo precioso en el patrimonio humano que compartimos, desde el aspecto biológico como desde el ámbito cultural que une civilizaciones muy diversas en el tiempo y en las latitudes de la tierra.

Así como comenté en su momento respecto los fines del matrimonio, la experiencia de la vivencia de la maternidad y la paternidad, para que sea completa, exige la complementariedad entre ambas perspectivas. Yo realizo mi paternidad a contrareflejo de la experiencia de maternidad que vive mi esposa. Nuestra alianza conyugal se ve amplificada por un nuevo modo de responder a nuestra vida en conjunto. Ya no solo somos esposos, sino que pasamos de una relación de alianza a una “comunidad de personas”. Nuestro matrimonio tiene la temporalidad de la vida, incluso como sacramento. Pero nuestra función, y decisión de responder a nuestra vida, como padre o madre no tiene fecha de caducidad. La realidad de esta situación va más allá de las componendas jurídicas; por mencionar un ejemplo comentemos algo en relación al divorcio. En esa gran tragedia social podemos encontrar que se ha dejado de ser, desde la perspectiva jurídica, esposo o esposa de alguien; pero esa “finalización” del vínculo conyugal no aplica para los hijos, de ellos no podemos “divorciarnos” y siempre estará presente el recuerdo del hecho irrenunciable de que aquella mujer, o aquél varón, siempre será el padre o madre de los hijos que se tuvieron en conjunto. La patria potestad, el ejercio de la paternidad/maternidad, no es un tema de “renuncia” ante el Estado, sino que involucra un “asumir la responsabilidad” frente a los hijos y frente a la sociedad. De tal relevancia estas experiencias fundamentales que son salvaguardadas por el Estado. 

Del encuentro entre el varón y la mujer se posibilita la vivencia a profundidad entre estas experiencias fundamentales proyectando en el tiempo no solo un elemento que explica el origen de una persona, sino una firme ancla que le será de utilidad en la existencia personal a lo largo de toda su vida. Ser padre y madre no es solo, como culturalmente se presenta ahora, asumir el rol de cuidado y protección. Todos podemos cuidar a un menor que necesita apoyo de los adultos para sobrevivir, pero solo Padre y Madre pueden dotar de una cualidad profundamente humana que responde a su propia consitutución personal.

Los seres humanos al momento, justo antes de la “normalización” de estas nuevas propuestas de reingeniería social, nos explicamos por ese encuentro entre Padre y Madre. Este hecho, no implica que la relación con el padre o la madre sea de por sí, y por pura consecuencia biológica, siempre maravillosa y siempre gratificante. Pero el posicionamiento ante la vida, ya sea en presencia o en ausencia, se ha dado en todos nosotros respecto estas dos figuras que son poderosas en términos biológicos pero también culturales.

La riqueza de la paternidad y la maternidad, como experiencias fundamentales de la vida del ser humano, no pueden ser desechadas a componenda de instituir un “nuevo orden social” que asegure únicamente el cuidado y la protección de menores en situación vulnerable (pues es el principal argumento para favorecer la homoparentalidad).

Si la iniciativa de ley se autoriza se creará una diferencia fundamental en la vida cotidiana, los que han vivido y se han nutrido de la experiencia del binomio maternidad/paternidad, y los que han vivido y nutrido de la experiencia de dos cuidadores del mismo sexo que, probablemente le brinden cuidados, no niego que afectos, pero que no pueden contribuir, en razón de la ausencia de la complementariedad sexual, en convertirse en el verdadero origen de la persona y en su verdadera ancla frente a la existencia.

Por combatir la así llamada “discriminación” en el acceso a la institución del matrimonio se pone en jaque la raíz del ser humano en su noción comunitaria, personal y de encuentro. Siempre es más fácil negar la diferencia que pensarla, como ha bien señalado el Papa Francisco; pensar la diferencia y la complementariedad sexual es un ejercicio que tiene sin cuidado a quienes la niegan, es más fácil decir que todo es cultural e impuesto. Ahí el riesgo.

¡Hasta la próxima!

Catolicismo, Familia

El cardenal y la sexualidad

Wojtyla, Sexualidad Humana
¿Se vale o no se vale? ¿Es relevante o no?

Recientemente algunas publicaciones del medio católico desde la Fe han sido descalificadas, y ridiculizadas por algunos sectores, que ven estas declaraciones una “regresión” de los “derechos” y una “vuelta a la edad media” orquestada por el Cardenal Primado de México. De igual forma, ante la embestida de grupos que apoyan el “matrimonio igualitario”, donde las demandas contra los señores Obispos (el caso de Cuernavaca y anteriormente el de Campeche) son el pan de cada día, nos damos cuenta que existen voces que pretenden acallar a la jerarquía católica. No es mi interés ahora entrar a revisar el contenido de esas publicaciones y de lo que ellas conllevan en términos de la crítica o revisión de otros sectores. Más allá de lo que se dice, este debate me parece que presenta de fondo algunos cuestionamientos sobre los que sí me gustaria pronunciarme:

¿Puede alguien, siendo célibe y predicando sobre el celibato, decirle algo verdaderamente significativo y valioso a un matrimonio sobre el ejercicio de su sexualidad? ¿Puede alguien que se abstiene de la vida sexual enseñarle o darle consejos morales a quien sí ejerce la sexualidad con “reconocimiento” y “permiso” social mediante la institución del matrimonio?

No entro en discusión sobre los esquemas de vida sexual fuera del matrimonio, puesto que es muy probable que en estos casos la opinión y comentario de un hombre religioso, no sean motivo alguno de “preocupación” sobre la propia vida y la posibilidad de vida en común entre quienes ejercen su vida sexual. Aunque el “escándalo” que provocan los obispos en los sectores progresistas me hace pensar que su opinión es tomada en relevancia para sus fines e intencionalidades, pero ese debate corresponde a otro día y otro tema.

Mis preguntas en esta ocasión quedan redondeadas al tema de la esfera del matrimonio y del matrimonio cristiano. Aunque el mensaje y la visión antropológica pueda ser comprendida por todas las personas de buena voluntad y de otros credos religiosos. 

Partamos de la realidad y asumamos que la sexualidad humana en nuestra época, antes incluso considerada con un carácter sagrado, ha pasado a “plastificarse”, a “reducirse únicamente al placer y la diversión”, a un “ejercicio físico más como correr o practicar un deporte”, a un “encuentro ocasional”, a un “objeto y medio de consumo económico”. En el ansia de libertad sexual hemos perdido significado, en la reinvindicación de los así llamados “derechos sexuales y reproductivos” hemos negado la dimensión comunitaria, de entrega, de generosidad, que la sexualidad humana ha representado en épocas más “arcaicas”. Lo paradójico es que buscamos progreso, queremos una mejora frente a otras épocas, pero vamos empobreciendo cada vez más la conciencia de lo humano en prestigio del individuo atomizado y separado de su naturaleza de encuentro y comunidad. 

En un contexto como el descrito, cuando una voz, sea de religioso o no, pone el acento en el “amor” más que en el “placer” es visto por otros con sorna, con cierto desprecio y deconfianza. Atreverse a incluir el concepto de “responsabilidad” respecto la vida sexual, más allá del mito aquél del “sexo seguro”, en la decisión trascendente de conformarse como persona, y no como animal incluso en la actividad sexual propiamente dicha, parece un ejercicio de “suicidio” en la perspectiva de lo políticamente correcto. Incluir las variables de “compromiso”, “entrega”, “comunicación”, “comunión”, “respeto a la dignidad humana” dentro de la reflexión sobre el tema parece la conformación interminable de un discurso moralista, que asusta, que impide y que limita lo que la persona verdaderamente quiere (como si existiera alguien que en profundidad supiera de entrada sin un proceso de autoconocimiento lo que verdaderamente desea y necesita para su propio bien). La realidad es que estas “variables” son necesarias, y exigidas, si queremos acercarnos a la visión integral de la sexualidad humana.

Visualizar que todo en la vida sexual del matrimonio “se puede” siempre y cuando se acuerde previamente y que genere placer absoluto a alguno de los dos puede generar un profundo sentido de vacio y de insatisfacción que se anestesia buscando oledadas de mayores experiencias sensitivas que “tapen” o “envuelvan” la angustia existencial por repetir un ejercicio mecánico que genera placer momentáneo pero que no brinda sentido a la vida.

Este clima, que endiosa a la Sexualidad para empobrecerla,  si bien tiene un momento cuulmén en nuestra época empezó a gestarse en la segunda mitad del siglo XX de forma visible. En la gran discusión sobre el “descubrimiento” y uso de los anticonceptivos orales, existió un precedente singular y relevante para el futuro. Un obispo polaco, asesorado y en comunicación constante por un grupo representativo de matrimonios católicos y especialistas en diversas áreas del conocimiento humano, se atrevió a establecer un puente, un enlace, entre el Amor y la Responsabilidad respecto la moral de la sexualidad desde la perspectiva cristiana. Karol Wojtyla por aquél tiempo Obispo de Cracovia es, si mi información no me falla, el primer representante de la Iglesia que de lleno entra a lo que sucede “dentro de la alcoba” en la vida de los matrimonios cristianos.

¿Por qué razón esta obra es de relevancia respecto el debate que comentábamos al inicio? 

  • Porque no es un discurso sacado de la manga, improvisado y sin relevancia. Es un verdadero tratato que ilumina el pensamiento sobre el tema. 
  • Porque nos permite conocer el rigor de un pensador cristiano que, además, es pastor de su pueblo. Rompe el mito de que un obispo es incapaz de hablar de otras cosas que no sean directamente relacionadas a su tema.
  • Porque articula la “norma personalista de la acción” mediante la cual se devela que la única actitud justa entre personas es el amor, y con mayor profundidad en el encuentro del matrimonio entre varón y mujer.  
  • Porque nos permite dimensionar la relevancia de la sexualidad humana dentro del plan creador de Dios. 

Para conocer lo que un Obispo, y luego Cardenal, y luego Papa, se atreve a decir sobre la sexualidad humana basta acercarse a esta obra con una actitud de escucha y reflexión. Para comprender dicha aportación te invito a revisar los recursos que ahora te comparto.

RECURSOS PARA TU REFLEXIÓN

1. Mapa mental que reseña la obra (Puedes ver en animación el esquema dando clic aquí):

Amor y responsabilidad
Breve reseña de la obra

2. Breve presentación con algunos detalles del texto y de una pequeña revisión de su significado: 

Descarga aquí la presentación si te interesa:

Amor_Responsabilidad

3. Conoce los recursos disponibles en el WojtylaProject, en los siguientes enlaces: 

  • Conoce los textos en general,
  • Observa una conferencia, en 5 partes, por parte del Padre Serrada,  estudioso del texto. Visualiza aquí.

¡Hasta la próxima!