Coaching, Motivación

Lo importante es avanzar

Imagen_motivacional_abril_3
#Estrategia, #Tiempo, #Proyectos, #Avances

¿Qué busco con esta imagen?

  • Apoyarte para que consideres que los avances, en tus proyectos y metas, son prueba de progreso. A veces NO al ritmo que nos gustaría, pero que por lo menos nos aseguran continuar en movimiento.
  • Considerar, dentro de tu plan de acción, los tiempos que SÍ dependen de ti y aquellos que NO caen en el terreno de tu responsabilidad y decisión.

Avances

Quisieramos ir mucho más rápido. Es cierto. Una especie de pensamiento mágico nos invade y miramos, no sin desdén, la disciplina y el esfuerzo. Nos han vendido los mantras y las profecías, a modo de programación automática, como negación de la posibilidad de construirnos a nosotros mismos en la cotidianeidad de nuestra existencia.

Nos quejamos de la escasez del tiempo, ya lo hemos dicho aquí,  pero caemos en la trampa de la rapidez como criterio único para considerar el progreso. Lo que avanza rápido, avanza bien. Lo que avanza despacio, es siempre sinónimo de falta de compromiso y dedicación. Es una paradoja que nos envuelve y de la que pocas veces podemos escapar.

Aceptar que, en nuestras metas y proyectos, hay tiempos definidos que rebasan nuestra posibilidad y voluntad, es un signo de madurez. No todo saldrá como queremos, no todo está en nuestro control, no todo depende de nosotros. Mirar las cosas que nos dan sentido con dicha perspectiva es un gran aliciente para reconocer nuestros pasos, por lentos que puedan parecernos, como símbolos de un progreso y avance en nuestras expectativas. La verdad es que podemos caminar hacia nuestras metas a un ritmo diverso al ritmo que el mundo y su vorágine nos indican. Los caminos que acortan distancia a veces pueden perdernos; las sendas más rápidas, en apariencia, pueden significar mayores riesgos. A veces avanzar lento, es la única forma de avanzar.

Responsabilidad en juego

Nuestras metas y proyectos dependen casi al 100% de nuestra energía, disposición y motivación. ¡Casi al 100%, pero NO completamente! Lo único que depende al 100% de nosotros es la actitud con la que encaramos los retos y dificultades de nuestra vida; en la realización de nuestras empresas y proyectos hay muchos factores que influyen y pueden obligarnos a reajustes, demora y replanteamientos.

Nuestra responsabilidad está en juego constantemente y debe coordinarse con la responsabilidad de otras personas e instituciones. Bien dicen que lograr un proyecto siempre significará la suma de voluntades, y es muy cierto que nadie alcanza una meta sin contar con apoyos en el camino. No hay victorias individuales, en los éxitos podemos percibir la mirada y presencia de muchas personas que nos han ayudado, o nos ayudan, a materializar nuestros sueños (¡recuerda el inventario que planteábamos la semana pasada aquí!).

Lo importante entonces, ante todos los imprevistos que puedan presentarse, es NO dejar de avanzar; por lentos que sean nuestros pasos, son acercamientos directos a la realización de aquello que buscamos. En el ajedrez, ese juego milenario del que tantas enseñanzas podemos inferir, suele decirse que siempre debe avanzarse; lograr una victoria implica disponer las piezas hacia adelante, aunque sea un solo cuadro, siempre al frente. Hay partidas célebres que se han ganado con el movimiento de una sola pieza, en una sola dirección, en una sola coordenada dentro del tablero. No sirve de mucho aprestar la Reina a recorrer gran distancia si eso implica dejar descubierto al Rey y en riesgo de Jaque Mate. Vale más, uno a uno; cuadro a cuadro.

Uno tiene que aprender a convivir con escenarios; y en ocasiones debe elegir el escenario más conservador sin que eso signifique cobardía. Quien avanza lento, pero avanza, logra más que quien decide dar grandes zancadas y con temor descubre que continúa, como por arte de magia negra, dando vueltas sobre su propio eje. Hay veces que no puede hacerse más. Hay ocasiones en que debemos esperar la respuesta y avance de quien tenemos enfrente, o al lado de nosotros, en la consecución de una meta.

Aprender a conjugar la responsabilidad personal, y la posibilidad del movimiento hacia adelante, desde la perspectiva del “timing”, es desarrollar la habilidad de sincronizar las opciones y las posibilidades actuando en el momento justo.

¡Que no te preocupe ir despacio si al fin y al cabo te encuentras en movimiento! No siempre serán las cosas a este ritmo pausado; la experiencia personal y la reflexión son valiosas herramientas que te permitirán acelerar o desacelerar en el camino de tu proyecto. Aprende a escuchar tu percepción y perspectiva, sin despreciar los avances “pequeños” que puedas ir concretando en el día a día.

¡Hasta la próxima!

Coaching, Motivación

Soñar no cuesta nada

Imagen motivacional abril 2 2018
#Sueños, #Expectativas, #Posibilidades, #Plandeacción

¿Qué busco con esta imagen?

  • Apoyarte para que vuelvas a conectar con aquello que has querido siempre y que no has podido conseguir por falta de motivación y ánimo.
  • Conformar un inventario de sueños y objetivos que te permitan continuar el camino y descubrirte nuevamente en cada paso efectuado.

Sueños

¿Cuántas veces nos pasa que algo que queremos mucho nos parece poco posible de realizarse? ¿Cuántas veces nos hemos quedado contemplando en nuestra imaginación algo que deseamos profundamente? ¿Cuántas veces nos hemos desesperado porque aquello que tanto anhelamos parece no realizarse nunca?

La vida del hombre ha sido definida por algunas personas como una cadena de sueños y aspiraciones que permiten ir concretando lo que uno es y desea alcanzar en su existencia. Una secuencia de decisiones por las cuales dejamos fuera muchas posibilidades y materializamos solo algunas. Hay considerables cosas que queremos y pocas que alcanzamos; de alguna forma esto es normal, ¡así es! pues no podemos siempre lograr todo y no todo sale siempre como nosotros lo deseamos o quisiéramos que fuera. Es sano reconocer que no todo está bajo nuestro control; muchas variables, externas a nosotros, se conjugan a la par de nuestras decisiones y por ellas mismas se decantan otras opciones. Cada parte de nuestra propia cadena resulta ser una piedra lanzada al lago que provoca ondulaciones y movimiento. No siempre es fácil para todos reconocer la continuidad y sentido de dicho efecto.

Soñar no cuesta nada y eso es un motivo de alegría. ¡Cúántas imágenes y posibilidades en nuestra mente, pueden agolparse incluso ahora mismo en tu reflexión, nos han permitido encontrarle sabor y sentido a la vida misma! Los sueños son el motor del alma, pero el gran riesgo que podemos sufrir es la pura ensoñación, esa condena de permanecer “dormidos” ante la realidad que nos pide responder y que nos espera para convertirse en algo más que una posibilidad.

No basta soñar; es importante reconocer que lo que sí cuesta es trabajar para alcanzar aquello que se quiere y que se necesita. Para lograr un beneficio, muchas veces debemos pagar un costo, debemos estar dispuestos al esfuerzo y a la dedicación. Nada se logra por acto de magia, lo que queremos y deseamos requiere de nosotros una activa participación para transformarse en algo tangible. Nuestros sueños son una especie de materia prima, nuestras manos y nuestra voluntad terminarán de delinear la artesanía de nuestra vida.

Anteriormente, me he referido muchas veces a la reflexión sobre la diferencia entre metas y sueños. Éstos últimos tienen clara una fecha de cumplimiento y de realización para ser denominados metas. Recordarán los lectores de este espacio la aportación de cierre e inicio de año para convertir sueños en metas; si no has podido conocer dicho instrumento: ¡aquí lo tienes! También es cierto que te he invitado a no dejar morir tus sueños, mediante el monitoreo y seguimiento de avances. Y la propuesta de hoy es que puedas construir una “cartera de sueños”.

Conservar sueños no significa almacenarlos en un estante para contemplarlos y pensar: “qué hubiera pasado si”, “que sería de mí si yo”; conservar sueños para encapsularlos únicamente, y tenerlos a mano para alegrarnos en momentos tristes, es un círculo vicioso que puede afectarnos considerablemente. “Clo que no fue” o bien “añorar lo que no logré” pueden ser el punto de partida de profundas complicaciones emocionales. Por ello, es importante invertir toda nuestra atención en transformar la ensoñación en acción, pues con ello nuestro estado emocional puede verse desde una óptica de crecimiento personal.

Inventario de sueños

¿Cómo poder conservar sueños sin acumularlos? Te sugiero lo siguiente:

  1. En un momento tranquilo de tu día, en el que puedas dedicarle tiempo a tu reflexión, toma dos hojas en blanco y una pluma.
  2. Enlista en la primera hoja todos tus sueños, todas esas aspiraciones que deseas o que has querido y no has podido lograr (por la razón que sea).
  3. Puntea la importancia de cada sueño, del siguiente modo:
    • En una escala del 1 al 10, donde 1 es muy poco importante y 10 es lo más importante en este momento de tu vida, puntea cada sueño de tu listado.
  4. En la parte de atrás de esa misma hoja, vuelve a acomodar tu listado de sueños, de acuerdo a la puntuación que has generado previamente. Si tienes varios sueños, que repiten número, acomódalos uno detrás de otro. Coloca primero el número 1, y sigue hasta el número 10.
    • En pocas palabra, indica, al lado de tu sueño, qué te proporcionará este sueño si se logra en tu vida.
    • En pocas palabras, indica al lado de tu sueño, cuál sería el esfuerzo adicional en tu vida que te permitiría avanzar.
  5. Ahora, emplearemos la segunda hoja. Pero antes de escribir algo en ella, vuelve a mirar con atención tu listado completo, date el tiempo para una vista “panorámica”;  piensa tus avances en este ejercicio: a) tienes definido un inventario de tus sueños, b) has logrado priorizarlos, c) has analizado los beneficios que te brindaría cada uno y, d) has iniciado a clarificar lo que cada sueño te pedirá en términos personales si es que ha de cumplirse.  Con esto en mente, procede a seleccionar 1 de los sueños, puedes iniciar incluso con el que menor esfuerzo/dedicación te pide, o bien seleccionar el que es para ti el más importante.
  6. Concentraremos la atención en el sueño que has seleccionado. En esta segunda hoja es importante que puedas efectuar lo siguiente:
    • Titula tu sueño, ponle un nombre corto, una clave que te permita reconocerlo rápidamente. Colócalo en tu hoja en forma de encabezado.
    • Anota tres beneficios concretos que te brindaría en lo personal lograr este sueño en tu vida. ¿Cómo te sentirías si lo alcanzaras? ¿Qué pasaría en ti si lo transformaras en una realidad? Puede servirte imaginar que lo has alcanzado ya, ¿cómo te verías a ti mismo si lo logras?
    • Anota tres beneficios concretos que el logro de este sueño proporcionaría también a las personas que te rodean, ¿cómo impactaría en tu familia y en tus amigos el que alcanzaras esto que te has propuesto? ¿Qué sentirían y pensarían las personas que te aprecian si te vieran lograr lo que te propones?
    • Anota tres cosas que puedas hacer, en menos de una semana, para iniciar el camino para convertir este primer sueño en realidad.
    • Pega esta hoja, o dispónla, en algún lugar visible para ti. Un espacio donde puedas verla día con día. Trabaja en los pasos descritos en tu hoja.
    • Transcurrida la primera semana, indica qué pasos pudiste realizar y cuáles no has podido alcanzar. Para la nueva semana que iniciarás, propón otros tres pasos que puedas lograr. Continua de esta forma hasta lograr tu primer sueño.
  7. Cuando hayas alcanzado tu primer sueño, vuelve a tu inventario. Selecciona otro sueño y como dice la canción “siembra tu tierra y ponte a trabajar”. Repite las veces que lo necesites. Recuerda que tu vida encadena sueños y posibilidades, pero depende de ti lo que puede ocurrir desde tu interior para encarar los retos de tu vida.

Si quieres comentar sobre tus sueños, si necesitas apoyo para materializarnos, no dudes en solicitar tu sesión gratuita de life-coaching, para mí sería un honor apoyarte a transformar las ideas en realidades a partir de tu experiencia y capacidad. ¡Reserva aquí!

¡Hasta la próxima!

Coaching, Motivación

Enfoque

Imagen motivacional abril 1 2018
#Atención, #Perspectiva, #Objetivo, #Enfoque

¿Qué busco con esta imagen?

  • Atrevernos juntos a construir una respuesta que te permita encontrar una renovada perspectiva ante tus retos y desafíos.
  • Provocar tu imaginación para descubrir que podría suceder si concentras tu atención en aquello que es verdaderamente importante para ti.

Enfoque

24 horas que se van como el agua cuando no tiene algo que la contenga. El tiempo no alcanza. Corremos entre prioridades, nos descubrimos sorprendidos entre recesos tensionantes en las tareas y actividades cotidianas; vivir es hoy sinónimo de ajetreo, de un deseo malsano de que las jornadas duren más para así quejarnos de que el tiempo no nos alcanza para nada.

En este trajín, en el que muchos podemos sentirnos identificados, queremos hacer mucho y terminamos haciendo muy poco. Solemos dejar muchos pendientes para mañana, y vivimos presos de aquello que no hicimos y que deseamos hacer. Nuestra perspectiva está reducida a lo urgente, a lo que es para “ahorita”; nos cuesta trabajo poder ampliar la mirada y encontrar consuelo en el ir y venir. La rutina, que podría ser benéfica si encontráramos lo positivo que esconde, nos parece un preludio de la desesperación. Otro día más, otro terremoto que sortear.

¿Qué pasaría si tratáramos de reconciliar en nuestra perspectiva lo “urgente” y lo que es verdaderamente “importante” para nosotros? ¿Qué encontraríamos en nuestra vida si fuéramos capaces de asumir que no podemos con todo lo que nosotros mismos nos incorporamos como carga para cada jornada? 

Enfocar, dirigir conscientemente nuestra atención para reconocer la importancia de los sucesos, de los problemas o los desafíos de nuestra vida, requiere mucho de nosotros, nos pedirá el mayor de los esfuerzos, pero nos ofrecerá a cambio las mejores recompensas. Tranquilidad y creatividad, dentro de la vorágine, podrían ser los primeros frutos de este cultivo interior. Pensemos que enfocar es una habilidad que requiere de entrenamiento y dedicación. Hay que ir, como en muchas cosas importantes en la vida, de menos a más. No se logra en la primera oportunidad, no se acanza con el solo hecho de reconocer su importancia.

Para enfocar, para descubrir lo que pasaría en tu vida si concentraras tu atención en lo importante, será necesario provocar un diálogo interno. Dedicar un tiempo, puedes iniciar con un par de minutos este mismo día, a la reflexión sobre aquello que te acontece y sucede día a día. Hacer el esfuerzo de escuchar, únicamente, lo que ocurre en tu interior y permanecer indiferente ante los ruidos y sonidos que vienen de “afuera”.  Podemos ver este proceso de concentración en una imagen que nos regala el séptimo arte; hace muchos años, conociendo la historia ficticia del Pitcher Billy Chapel (For Love Of The Game), encontré la mejor manera de visualizar ese diálogo interno, a partir del silencio. El personaje se refiere a esto como la acción de  “despejar la maquinaria”, como puedes ver en el siguiente vídeo:

Algunas preguntas que pueden ayudarte

  • ¿Cómo sería tu propio procedimiento para “despejar y limpiar tu atención” y provocar el enfoque en tu perspectiva? ¿Qué podrías hacer para lograrlo de forma similiar al esfuerzo de Billy Chapel?
  • ¿Qué pasaría en tu vida si alcanzaras un mejor nivel de concentración para acometer tu día a día?
  • ¿Que beneficios existirían en las personas que te rodean si tuvieras la capacidad de poner la atención en lo importante?
  • ¿Qué podrías hacer para lograr una renovada perspectiva ante tus retos y desafíos?

 

¡Hasta la próxima!

Catolicismo, Coaching, Motivación

Imágenes motivacionales marzo 2018

Tercer mes del año

¡cumplido!

¡No vamos solos!

Un mes más, el año avanza ya con firmeza. La primavera llegó, y hoy celebramos la Pascua, el paso del Señor, la victoria definitiva sobre la muerte. La alegría de saber que  Él va con nosotros, recorriendo el camino, no solo debería consolarnos en los desafíos sino motivarnos a dar lo mejor de nosotros mismos.

 

imagen especial pascua 2018
¡Demos gracias a Dios!

 

Para marzo, a quien despedimos hoy, en estas imágenes semanales, he procurado concentrar la atención en la necesidad de dotar una dirección al camino que emprendemos.

Muchos de nosotros damos pasos por un sendero, regresamos, elegimos otro, volvemos a caminar, nos sentimos inseguros, regresamos de nuevo al punto de partida. Deseamos movernos, salir de lo que nos detiene, pero, paradójicamente, caemos en un círculo vicioso que nos impide llegar a un destino definido. Por ello, la dirección, la prioridad, debe ayudarnos. Existen muchas herramientas que pueden apoyar nuestro proceso de desarrollo y de crecimiento. La actitud de un liderazgo innovador, que se acrecienta en los “pequeños” detalles o en las aparentes tareas insignificantes, puede marcar la diferencia en el trayecto que realizamos.

Continuamos el camino, sabiendo quien nos acompaña día a día, y reconozcamos que tenemos a nuestro alcance un sinfin de herramientas y apoyos para lograr ser la mejor versión de nosotros mismos.

Tienes aquí el recuento de nuestras imágenes:

 

Imagen motivacional marzo 1 2018
#Actitud, #Desición, #Carácter
Imagen motivacional marzo 2 2018
#Dirección, #Rumbo, #Trayecto
pablo_marzo_3_2018
#Herramientas, #Posibilidades, #Desarrollo
Imagen motivacional 4 marzo 2018
#Fe, #Salvación, #Iglesia, #Catolicismo

¡Hasta la próxima!

Catolicismo, Coaching, Motivación

La mejor historia de la que somos parte

Imagen motivacional 4 marzo 2018
#Fe, #Salvación, #Iglesia, #Catolicismo

¿Qué busco con esta imagen?

  • Reflexionar junto contigo la importancia de los días Santos que vivimos en esta semana. Descrubramos lo que pueden brindarnos si nos disponemos a vivirlos desde la profundidad de nuestra interioridad.

La mejor historia de la que somos parte

Estos días en México, y en gran parte del mundo, celebramos la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. Es la Semana Santa, o semana mayor, como solían describirla nuestros abuelos. Son días de guardar para los creyentes; personalmente, considero que ofrecen momentos de reflexión y valoración sobre cómo la historia de la Salvación, encarnada y hecha realidad en el Mesías, llega de forma directa, si consentimos a ello, a tocar profundamente nuestras vidas.

¿Qué significa para mí la Salvación? La reflexión a esta pregunta, el intento de una respuesta personal, puede acompañar nuestra vivencia de estos días Santos y transformar definitivamente la forma en que observamos y consideramos nuestra vida.

Si bien podríamos decir que esta consideración solo “funciona” para aquellos que se asumen como creyentes, el poder de reflexión sobre la trascendencia que estos días encierran puede alcanzar, en términos de beneficio, a cualquier persona que desee explorar el sentido de vida, el sentido de su vida.

La fe, en cuanto pregunta existencial, nos interpela a todos. A los que creemos y a los que no creemos. Y como ha mencionado Joseph Ratzinger, en su célebre Introducción al Cristianismo, quienes creen y quien no lo hacen se encuentran existencialmente en posiciones más cercanas de lo que habitualmente podemos pensar. Así como la duda de la no existencia de Dios asalta al creyente, así la duda sobre la existencia de Dios puede asaltar al no creyente. Vale la pena que revises aquí la cita completa del pasaje al que me refiero. ¡Te invito a revisarlo en mi evernote!

Brindar una respuesta personal a la pregunta por la salvación, remembranza y vivencia de fondo sobre estos días, es reconocer que se es parte de la mejor historia jamás contada en términos de creencia en la Divinidad.

¿Y por qué digo que es la mejor historia? Por que ésta nos narra de forma directa la relación con un Dios Personal, con un “Alguien” y no con un “algo”. La Divinidad deja de ser abstracta para tomar un Rostro Personal que pronuncia, dentro del tiempo, nuestro nombre y nos crea como seres capaces del Encuentro con Él. No solo somos simples roles dentro de una narrativa; para Dios nosotros somos los protagonistas de la historia personal de nuestras vidas, y en ese entramado, Él se acerca a nosotros para dar lo más preciado, su vida misma, en beneficio de nuestra Salvación, elevándonos de simples criaturas a Hijos de su amor y providencia.

Una oportunidad para conectar con tu sentido de vida

Si realmente asumimos que hemos sido creados por y para el Amor; si realmente creemos que valemos en términos de dignidad lo necesario para que Dios baje al mundo y entregue su vida por nosotros, como cordero Pascual,  no podemos permanecer indiferentes con la existencia que vivimos día con día.

En lo personal, mi fe me ha ayudado en cada jornada a ser un mejor esposo, un mejor padre, un mejor hijo, un mejor hermano. Ha tenido impacto en mi trabajo, donde procuro observar y comprender a mis colaboradores, a mis clientes, a mis proveedores, a los beneficiarios directos e indirectos de mis actividades profesionales, como hijos de Dios, salvados como yo de la inexistencia y el anonimato. Seres valiosos y dignos. Si Dios ha dado por mí su vida, yo debo actuar a semejanza. Por ello entiendo el servicio como ley que rige mi vida personal, familiar, social, profesional.

Estos días suponen la oportunidad de reflexionar sobre el sentido de tu vida, seas creyente o no. Si lo eres, la invitación a la coherencia, a la congruencia y a la vivencia de la fe esta dada en la liturgia y en la vida de la Iglesia; si no lo eres, si has decido permanecer al margen de esta historia, estos días también pueden ayudarte a considerar tu vida desde otra perspectiva: ¿qué pasaría si fueras creyente? ¿qué pasaría si te decidieras a ser parte de la mejor historia jamás contada?

¡Hasta la próxima!