Coaching

3 libros más para Coaching

Coaching
Cortesía Pixabay.Com

 

Coaching y Formación

 

Hace poco más de un año comentaba algunas referencias de formación para la práctica del coaching; puedes ver mis 5 primeras recomendaciones aquí. Ahora quisiera ampliar un poco aquella inicial sugerencia y me gustaría agregar dos nuevos textos y una edición diversa de un texto ya propuesto al servicio de tu formación si te dedicas al coaching.

Primera sugerencia

coaching coactivo
Un eficiente modelo de intervención

 

Si bien este mismo texto aparece en la primera recomendación arriba mencionada, el plus que ofrece su edición en Paidós es el serial de herramientas en línea que el lector puede descargar y aprovechar del mejor modo posible.

Debo decir que la lectura atenta de este texto, complementando con mi formación previa, me ha permitido ampliar horizontes.

Yo conseguí mi copia en Librerías El Sótano, te dejo la web con el texto por si es de tu interés conseguirlo:

https://www.elsotano.com/libro-coaching-co-activo-10461823

KIMSEY-HOUSE, Henry., et.al., Coaching Co-Activo. Cambiar empresas, transformar vidas., Trad. Magalí Martínez Solimán., Paidós., Madrid., 2014., p. 252., ISBN: 978-84-493-2986-9

 

Segunda sugerencia

Coaching cognitivo
Una referencia para el ámbito educativo

 

Si tu desempeño tiene por marco referencial el mundo y contexto educativo esta recomendación es una práctica sugerencia para entender el matiz que el ámbito particular mencionado exige del coach y de su práctica profesional.

El trabajo a la par con profesores, buscando superar retos propios de su vocación, ha brindado a este texto referencias útiles para quien desee cumplir el objetivo educativo primordial: sacar lo mejor de la persona en su beneficio y en el de quienes le rodean. Una aproximación interesante y útil para profundizar en una perspectiva diversa del acompañamiento personal.

Te comparto la página web del autor: http://www.luisjorgegonzalez.org.mx/index.html

GONZÁLEZ, Jorge Luis., Coaching Cognitivo. Mayor inteligencia racional, emotiva y espiritual., 2a edición., Ediciones del Teresianum., 2004., p. 211 ISBN: 968-7592-38-9.

 

Tercera sugerencia

Manual Coach

Un compendio de herramientas y sugerencias

 

Por último, y no por dejarlo al final a propósito, te presento esta recopilación que cumple el objetivo de ser una verdadera caja de herramientas para el coach.

Pensemos que, como practicantes del coaching, muchas veces nos encontramos en terreno inóspito, sin saber para donde avanzar.

Este texto se nos revela entonces como un mapas de gran utilidad para no perder la senda y para hacer más fácil el camino; a modo de brújula, podrá indicarnos la dirección correcta buscando desarrollar y acrecentar nuestro propio estilo profesional.

Esta es una sugerencia a la que me permito darle un cierto sentido de obligatoriedad si deseas conducir por mejores sendas tu formación como acompañante personal desde la perspectiva del coaching.

ARANDA, Isabel., Manual de Coach. Acompañar para conseguir resultados extraordinarios., Editorial EOS., Madrid., p. 456., ISBN: 978-84-9727-642-9

¡Hasta la próxima! 

Liderazgo

Liderazgo, valores y carácter

Liderazgo brújula rumbo sentido valores carácter
Cortesía PixaBay.Com

¡Llegando a Los Mochis! Inició gira de conferencias en esta hermosa ciudad de Sinaloa. Te comparto lo que pude encontrar en el avión, con la lectura del libro en turno.

Aunque he leído mucho sobre #liderazgo en los últimos años, incluso he escrito algo al respecto, la verdad es que no dejo de sorprenderme de cómo este tema puede enfocarse y ampliarse desde muchísimas perspectivas. En la más reciente de mis lecturas, a modo de preparación y formación personal, me he encontrado con estas poderosas reflexiones de Friedhelm Loh, empresario alemán, que ahora quiero compartirte.

¡Espero puedas sacarle tanto provecho como yo lo he obtenido al dejarme interpelar por estas palabras respecto la necesidad/urgencia de verdaderos #liderazgos integrales en nuestra época!

[…] El déficit está relacionado con nuestro tiempo. La arbitrariedad posmoderna destruye toda claridad y obliga a la acomodación. Los hombres de hoy tienen muchas opiniones, pero pocas convicciones. Ahí está el problema: las opiniones se pueden cambiar, y de hecho se cambian, según el estado de ánimo y la <<corrección política>>. Se cambia de banderín según el viento. Las convicciones, por el contrario, miran al largo plazo. Son las normas irrenunciables de nuestra vida, las coordenadas para nuestro barco. Crean confianza y credibilidad. Dan estabilidad. También con ellas uno a veces mete la pata, pero por medio de ellas el barco de nuestra vida mantiene el rumbo.
Por eso hoy necesitamos modelos. “Un país sin élites, sin modelos, no tiene futuro”. Esta frase procede de Helmut Kohl, cuando todavía era canciller federal, antes del asunto de las donaciones al partido. Tiene razón. Necesitamos de nuevo personas que actúen por convicciones. Lo que nos falta cada vez más son personas con carácter, que se responsabilicen de sus objetivos firmemente y sin temor. Necesitamos más personalidades por las que otros puedan orientarse. Personas previsibles, porque se atienen a sus convicciones. La crisis de la actual cultura de liderazgo en nuestro país no es, pues, una crisis de falta de planes de dirección -que los hay a montones-, sino una crisis de escasez de personalidades con carácter en el país.
Pero ¿de dónde sacamos semejantes caracteres, semejantes modelos? También aquí vale lo mismo: el carácter se forma a base de principios firmes, que nacen gracias a una visión del mundo. Los modelos funcionan a través de los principios vividos por ellos, como laboriosidad y autodisciplina, veracidad, humildad, justicia y amor al prójimo. Pero, una vez más, estas virtudes se levantan sobre un fundamento, sobre una visión del mundo. Con lo cual habríamos llegado de nuevo al punto anterior. La moral necesita valores. Los modelos tienen tales convicciones firmes, y viven según ellas.
[…] Necesitamos hoy personas que asuman responsabilidades como modelos. Personalidades que recorran su camino de manera desinteresada e íntegra, no solo por sus palabras, sino sobre todo por sus obras. Personas en las que los valores no solo estén en el escaparate sino que se vivan en el taller. Necesitamos caracteres que reconozcan sus errores, que vivan auténticamente, que tengan a la vista de la misma manera el bien de la empresa y el bien de los trabajadores […]
Citas obtenidas del texto “No hay liderazgo sin valores. Por qué la gestión empresarial no puede tener éxito sin ética”, Friedhelm Loh. Texto incluido en AUSTIN, George (ed)., El cambio de valores. Análisis y respuestas., Ed. SAL TERRAE., Trad. José Luis Vázquez Pérez., Cantabria, España., 2014, p. 201. ISBN: 978-84-293-2208-8
P.D. Gracias Nora y Roberto, por este extraordinario regalo que me han hecho que atesoro mucho. 
liderazgo valores carácter
Un texto que te recomiendo
Familia

Lucha por la dignidad

Autor/ Filosofía/Spaemann

Quien está convencido de que determinados seres son personas está obligado a luchar por sus derechos. Al que lucha contra la exclavitud porque tiene el convencimiento de que es inhumana, no se le puede exigir que respete las convicciones del negrero. Si existen unos derechos, entonces éstos justifican precisamente la independencia de alguien respecto al juicio de conciencia de otras personas.

“¿Son todos los hombres personas?” / Robert Spaemann

Coaching, Comunicación, Liderazgo, Motivación

De ti depende

Te presento la reseña de un texto que puede aportar valor a tu vida y a la reflexión que todo líder debe plantearse respecto sus habilidades y sobre cómo puede ponerlas al servicio de los demás. Conoce la aportación de Ignacio Álvarez de Mon.

Imagen libro De ti depende recomendación
¡No puedes perderte la reflexión que aporta esta obra!

 

Te presento como es costumbre las partes principales del texto, destaco las que me parecen más coincidentes con el momento actual de reflexión en mi propio ejercicio del liderazgo.

Imagen mapa mental de ti depende
5 ejes de trabajo personal para crecer y mejorar nuestro potencial

Revisa aquí el mapa mental completo del contenido del texto

¿Por qué te recomiendo este texto? Sin ánimo de describirlo a profundidad, aporto algunas ideas concretas:

  • Presenta una estructura de grandes temas, sumamente atractiva, para quien desee introducir en su propia práctica recomendaciones teóricas y experienciales que el autor ofrece generosamente. 
  • Adiciona el autor reflexión en cada paso que permite la construcción de una idea general del “estado de la cuestión” personal sobre el camino que cada quien ha emprendido y el tramo que aún queda por recorrer. Me parece que esto se logra por los subtemas que integran cada capítulo, pues son en sí mismos una descripción de una idea general que podemos encadenar en la comprensión del texto. Me parece una contribución “orgánica” que el autor plantea como ruta de navegación, si pensamos en la idea del timón de la portada, para su lector. No solo son los elementos de cada capítulo una forma de describir parte del texto, es la comprobación de que la escritura implica un arte parecido a la costura: las puntadas que unen las partes deben ser fuertes y precisas. En este caso: ¡lo son sin la menor duda! 
  • Se intercalan oportunamente, en cada tema abordado, “historias organizacionales” que permiten ilustrar el énfasis que el autor brinda a cada concepto. Ejemplificar es también un arte en el que este autor posee una maestría y sensibilidad particular. Ninguna historia falta, y después de la experiencia de lectura completa puedo decir que “ninguna sobra”.
  • Es un contenido muy amplio, empaquetado adecuadamente. Muchos son los temas y conceptos tratados y la extensión del texto es relativamente “estándar”; el estilo de narración y la profundidad que el autor atenúa o reduce hace llevadero cada párrafo.
  • No puedes perderte el “Epílogo” que nos presenta en unas cuantas páginas el corazón de las ideas del autor. Decía yo que era un texto orgánico, el epílogo es un sistema nervioso central que puede ayudar al lector a sacar el máximo provecho de la lectura realizada. No es un esqueleto, son nervios, músculos y carne conectada entre sí que nos permite ver el propio movimiento de nuestra reflexión.

Lo que ha llamado mi atención de forma particular por cada apartado:

Motivación

[…] Quien vive en la desmotivación tiene una tarea previa a realizar, antes de orientarse hacia la motivación, que es intentar salir del estado de desmotivación en el que se encuentra. Seguramente, la motivación, como tantas otras cosas en la vida, le resulta mucho más fácil de describir a quien anhela porque no la tiene que a quien le es tan consustancial a su persona que apenas la puede identificar y reconocer. A menudo, para conocer lo que es y significa algo, resulta provechoso plantearse su contrario. Para saber qué me motiva puedo empezar a cuestionarme qué me desmotiva. (Pág. 26)

Comunicación

Comunicar consiste, fundamentalmente, en compartir información, sentimientos, pensamientos, valoraciones, ideas, experiencias…Nuestra comunicación con otra persona será como nuestra relación con ella, y viceversa. Preguntarnos ¿qué le pedimos a nuestra comunicación con los demás? Es lo mismo que preguntarnos ¿qué le pedimos a nuestra relación con los demás? Las relaciones (comunicaciones ricas y profundas) permiten ser lo que uno realmente es, sin tapujos, apariencias, miedos y reservas. Las personas más íntegras, equilibradas y eficaces son capaces de mantener relaciones (comunicaciones) de este tipo. (Pág. 89)

Desarrollo personal

Las creencias de una persona determinan su comportamiento moral, su receptividad a las ideas de los demás y su mayor o menor proclividad hacia una actitud de displicente seguridad en lo que se cree. Una creencia demasiado férrea y no cuestionada inhabilita para la duda, y por tanto, para el pensamiento. En realidad, las ideas que están sustentadas por una creencia no pueden llamarse ideas, son meras implicaciones de la creencia en la que se está. Las ideas, en sentido estricto, tienen sus razones de ser fuera del ámbito de las creencias. Ortega y Gasset nos ofrece una línea de pensamiento muy similar cuando dijo: <<Las ideas se tienen, en las creencias se está>>. (Pág. 103)

Trabajo en equipo

Trabajar en equipo no es sinónimo de reunirse. Mucha gente confunde ambos conceptos. Como hay que trabajar en equipo, porque está de moda, vamos a reunirnos más a menudo. Pero de esas reuniones a las que se nos convoca no conocemos: el orden del día, quién tiene que asistir, quién no y por qué (todos asisten), qué trabajo previo a la reunión hay que realizar y quién lo va a realizar, cuándo empieza y acaba la reunión, qué conclusiones se han obtenido de la misma, cuál es el plan de acción posterior a la reunión, quién será el responsable de qué a partir de ese momento, etc. (Pág. 145)

Liderazgo

Los líderes trabajan con materiales de una naturaleza muy particular, que no estamos a acostumbrados a manejar y menos en el entorno profesional: visión, emoción, motivación, pasión, ideal, conexión, empatía, entusiasmo, ilusión, imaginación, credibilidad, compromiso… Quizás por esto, una de las mayores dificultades para el cambio de muchas organizaciones burocráticas e ineficientes, carentes de un auténtico liderazgo, es que promocionan a sus cargos de responsabilidad más elevados precisamente a quienes no han creado nunca ningún problema ni confrontación con lo establecido, a lo cual se acostumbra a llamar capacidad de gestión. (Pág. 181)

Y un pequeño pilón, como solemos decir en México, una gran idea que me quedo masticando aún con mayor detalle:

[…] cada uno es el principal responsable de lo que le sucede en la vida. Desde ese protagonismo existencial, cuando uno tiene claro lo que busca y lo que quiere conseguir, es más fácil que el resto del mundo se convierta en aliado. Los demás serán bienvenidos como acompañantes en este viaje, sobre todo si es para ayudar, pero no pueden servir de excusa para que dejemos de hacer nuestros deberes. ¿Obstáculos, inconvenientes, dificultades, contratiempos, limitaciones…? Cuanto más difícil sea la tarea, mayor será el reto y, por tanto, también mayor la necesidad de dar el máximo de nuestras posibilidades. (Pág. 197)

Para a quien el texto interese:

¡Hasta la próxima! 

Coaching, Educación, Familia

Adolescentes Talentosos

Pocos textos como este que ahora me permito presentarte; pocos autores, tan comprometidos con su obra, en sus letras y en sus acciones, como José Antonio Marina a quien tengo el honor de seguir como lector desde hace un buen trecho de mi vida.

20170414_084422
El texto que hoy te recomiendo

Si bien otros de sus textos revisten un particular interés en mi labor educativa, este en verdad me ha parecido un gran recurso para quienes trabajamos por los adolescentes. Una etapa en muchas ocasiones valorada de forma inferior a la infancia y a la juventud por educadores, agentes comunitarios y especialistas. A mí me lo han dicho, en muchas entrevistas: “prefiero trabajar con niños, los adolescentes son muy complicados”, “entiendo que es con adolescentes el proyecto pero, ¿podría trabajar con los más grandes”. Y muchas otras frases similares. Yo en cambio he disfrutado mucho los años profesionales al trabajar con esta “época difícil”. Empecé, por ejemplo en las pláticas, charlas y conferencias como adolescente que buscaba hablarle a otros adolescentes, y de ahí en adelante mi vida profesional encontró un cauce que aún hoy continua. Supe explotar un talento que descubrí en aquellos años. Sí, señoras y señores, los adolescentes son más talentosos de lo que hemos admitido socialmente. 

Marina articula en su texto, que aquí esquematizo, esta “apología” del talento innato del adolescente en el momento clave de su desarrollo. Es la inteligencia ejecutiva del adolescente un proyecto que se construye desde el autoconocimiento y la confianza de los mayores en sus capacidades y posibilidades. A continuación te presento el contenido general de la obra:

Talento adolescente
Da clic aquí y accede al mapa completo

En la ya tradicional síntesis entre neurociencias, pedagogía, filosofía y pasión educativa que el autor ofrece, los lectores podrán encontrarse con un texto interactivo. El andamiaje de cada capítulo, que se presenta en el esquema anterior como una estructura particular, nos permite no solo una lectura ágil sino atenta. La incorporación, además, de recursos on-line para complementar el análisis no tiene desperdicio y se nos revela como la oportunidad de profundizar en los temas tanto como cada uno quiera y pueda hacerlo. El texto de Marina es, sin que esto suene a desprecio, un pretexto verdadero y válido para meternos a fondo, los apasionados de la adolescencia, con lo que esta etapa significa y puede significar si nos animamos a cambiar el lente de la “prevención del riesgo” por la “protección de los talentos y capacidades”.

Para comprender la importancia del enfoque de las neurociencias, que aborda el autor, adjunto este vídeo que él mismo recomienda en los enlaces del sitio web que acompaña al libro.

Algunas frases que han llamado mi atención de forma particular:

 

PERO ESTE  NO ES UN LIBRO de crítica social. Lo que me importa es reivindicar la adolescencia como una etapa decisiva, creadora y poderosa, y ayudar a su florecimiento. Está cambiando la idea que teníamos de ella. Como veremos es una etapa vital decisiva, porque en ella se abren gigantescas posibilidades de aprendizaje. Es el momento de adquirir fortalezas nuevas, de suplir carencias, de hacer proyectos. El Nuevo Paradigma de la Adolescencia es menos sombrío que el anterior, porque en ella emerge una característica esencial de nuestro modo de vivir. El mundo humano es una mezcla de realidad y posibilidad. Eso somos todos nosotros: lo que somos y lo que podemos ser. Y este es el mensaje que debemos dar a los adolescentes.

Los hijos subrayan la decisión; los padres, la responsabilidad. ¿Qué designamos con esta palabra, que nos parece tan fundamental a esta edad? Un modo de actuar. Los adolescentes tienen que tomar muchas decisiones. Los niños, también. Y también los animales. Pero el modo de tomarlas es distinto. El animal lo hace computacionalmente, podríamos decir, mediante cálculos automáticos; el niño va enlazando estímulos perceptivos y recuerdos simbólicos; el adolescente puede inventar otras posibilidades, compararlas, anticipar las consecuencias a plazo inmediato, medio o lejano, y elegir cuáles dirigirán su acción; es también capaz de razonar sobre deberes y valores. Actuar teniendo en cuenta estos factores es lo que llamamos <<responsabilidad>>. La responsabilidad es la decisión inteligente.

[…] la inteligencia ejecutiva alcanza su madurez en la adolescencia. Esto es lo más peculiar de esta etapa. El adolescente tiene que hacer lo que hace el niño, pero de otra manera. Por eso, hace una relectura de la infancia, de sus relaciones, de sus creencias. Es el momento inevitable de la ruptura por apropiación. Es como si un avión que ha estado volando en piloto automático comenzara a ser dirigido por pilotos capaces de decisiones voluntarias. Lo sorprendente es que, en ese momento, la mecánica del avión cambia. Es lo que se llama <<plasticidad del cerebro humano>>. Cada vez que prendemos algo, el cerebro cambia físicamente.

Para a quien el texto interese:

 

¡Hasta la próxima!