Comunicación, Mis presentaciones

4 pasos para marcar la diferencia en tu comunicación pública

¿Has experimentado como conferencista que tu intervención frente a público no es tan efetiva como podría ser? ¿Has identificado que te cuesta cada vez más trabajo preparar una conferencia que impacte de forma positiva a quien te escucha? ¿Has considerado que requieres profesionalizar tu práctica profesional para continuar desarrollando tus capacidades como comunicador?

¡Puedo ayudarte a ganar en lo personal para crecer en lo profesional!

Promo evento junio 2018

Tengo listo para ti mi último entrenamiento de este primer semestre del año. Será en junio donde tendré el gusto y el honor de compartir con mis asistentes los cuatro pasos de comunicación eficaz que me han permitido lograr un impacto positivo en cada una de mis presentaciones.

Llevo ya 20 años impartiendo conferencias, pláticas, talleres, sesiones y conversaciones frente a grupo. He logrado sistematizar la preparación y construcción de un mensaje que transforme la perspectiva de quien me escucha y ¡quiero compartirte esta experiencia para que, aprovechándola, puedas llevar tu comunicación pública al siguiente nivel!

En este taller presencial trabajaremos juntos para:

  • Clarificar tu mensaje. Lograr un adecuado equilibrio en la selección del tema, en la definición de un objetivo concreto por presentación y en la comprensión de la audiencia para elevar la eficacia de tu comunicación en cada ocasión frente a público.
  • Construir tu mensaje. Definir la profundidad del tema de acuerdo al tiempo del que dispones; establecer y estructurar la fundamentación de tu conferencia y diseñar el mejor material de apoyo para tu presentación.
  • Corroborar tu presentación. Detectar los imprevistos logísticos que pueden presentarse y efectuar “planes de contingencia” por medio de los cuales, a pesar de todo en contra, podrías salir adelante y lograr impactar de forma positiva a tu audiencia.
  • Compartir tu mensaje. Revisar tips y recomendaciones que te permitirán asegurar un estilo propio, ersonal y directo, para entregar el mensaje que has preparado y asegurar la atención activa de tu auditorio para la asimilación del mensaje a compartir.

Accederás a mi metodología personal; te compartiré herramientas, información complementaria, formatos de trabajo y una sistematización definida que te permitirá alcanzar un renovado impulso en tu actividad como expositor frente a grupo.

¡Anímate a marcar la diferencia y dale un contexto profesional a tu labor como conferencista!

¡Reserva aquí tu lugar!

Fecha: 16 de junio 2018

Horario: 09:00 a 14:00 hrs

Lugar: WorkShop Coworking. Georgia 42, Nápoles, 03810 Ciudad de México, CDMX

Inversión: 500 – 700 pesos por evento

¡Te espero!

Coaching, Motivación

Herramientas

pablo_marzo_3_2018

¿Qué busco con esta imagen?

  • Reflexionar junto contigo respecto el desarrollo personal como una analogía de la labor cotidiana de un obrero.
  • Ofrecerte un check list de 5 dimensiones para agrupar en tu desarrollo interno habilidades que, a modo de herramientas, no pueden faltarte para continuar tu crecimiento personal.

Herramientas

Las máquinas y herramientas han facilitado la vida del ser humano sobre la tierra. Su inteligencia aplicada al mundo natural, para modificarlo y adaptarlo a sus necesidades, queda demostrada en los elementos más sencillos de progreso que han caracterizado al mundo dividiéndolo por etapas. Pensemos por ejemplo en la “rueda”, su irrupción ha marcado un antes y un después en la historia de la técnología. La “palanca”, la “cuña”, el “plano inclinado” no son la excepción a mis palabras. Hoy en día quien trabaja de forma manual, quien tiene jornadas completas como obrero u operario o se desempeña en algún oficio concreto, sabe bien la importancia de las herramientas: ¡sin ellas el día a día se complica! ¡no se puede avanzar del mismo modo con ellas que prescidiendo de las mismas! ¡la fuerza no se aprovecha del mejor modo posible! Carecer de la herramienta adecuada es simplemente quedar en desventaja y quedarse pasmado al ver que no se completa la labor o el objetivo previamente determinado. 

Quien se desempeña en oficios o actividades que utilizan herramientas debe siempre, aprender a emplearlas en primer lugar. Si bien la operación de la mayoría de ellas no es compleja es verdad que sin un conocimiento práctico, que anteceda su adecuado uso, no puede obtenerse de ellas el máximo potencial. Todo artesano dedica parte de su inicio como artista al ejercicio y aprendizaje del uso de sus principales herramientas de trabajo. El uso adecuado, la práctica, como dicen, hace al maestro. Un martillo en las manos del zapatero, por ejemplo, genera prodigios en términos de soluciones ante problemáticas específicas. Si uno, incluso, mira bien de cerca este “dominio de la herramienta” se da cuenta que no es la fuerza, sino la “maña” como dijeran los abuelos, lo que marca la diferencia. No solo es golpear, es hacerlo de un modo particular; la combinación de inclinación, fuerza precisa y velocidad hará realidad lo que se busca. El secreto está en aprender el punto exacto, el equilibrio y la destreza necesaria.

Nuestro desarrollo personal

Trabajar en nuestro desarrollo como personas requiere, como analogía de lo expuesto hasta ahora, el adecuado uso y conocimiento previo de herramientas concretas que nos permitan alcanzar nuestros objetivos del mejor modo, de manera óptima en el mejor tiempo posible. Moldear nuestro temperamento, aprovechar para ello el aprendizaje convertido en carácter, requiere la misma destreza que el herrero aplica para obtener la mejor forma y solidez en un pedazo de metal que está transformando en algo completamente nuevo. El mazo y el yunque son elementos vitales para esta labor, y además, se aprovecha como aliado el fuego que permite la labor misma de moldear una forma, a partir de una esencia, para lograr algo renovado y admirable.

El contexto de nuestro desarrollo personal puede ser imaginado como un taller de artesano, como un espacio concreto donde la realidad específica de lo que somos se transforma en la mejor versión de nosotros mismos. Somos materia prima para este cambio, y habremos de invertir toda nuestra pericia en la verdadera transformación que nos lleve de lo que somos, a lo que podemos y queremos, pero desde luego a lo que debemos ser. Las herramientas para el desarrollo personal facilitarán y apoyarán esta tarea.

Siempre he creído que el espíritu humano se forja en el crisol de las dificultades; ahí, en el laboratorio de la vida, para aprovechar al máximo la existencia que nos ha sido regalada, requerimos de las mejores herramientas que puedan ayudarnos para lograr un verdadero crecimiento.

Una caja de herramientas con 5 divisiones

Dentro de nuestro taller de trabajo interno, será de utilidad pensar en una caja de herramientas; el orden dentro de este microuniverso de máquinas y utensilios, será un elemento fundamental para poder aprovechar del mejor posible el uso que habremos de darle a los apoyos de nuestro crecimiento en cuanto personas. Te propongo las siguientes divisiones, o bandejas, para acomodar tus herramientas una vez que reflexiones sobre las mismas:

  1. Actitudes. Coloca aquí cualquier elemento que influya en tu perspectiva, que te permita ampliar horizontes y encontrar un sentido definido en tu vida. Podrían ser ejemplos de esta primera categoría: autoconocimiento y autoestima.
  2. Aptitudes. Coloca aquí tus conocimientos y habilidades adquiridas como resultado del equilibrio entre tu temperamento y tu carácter frente a experiencias vividas previamente. Las herramientas que van en esta categoría te permitirán responder la siguiente pregunta ¿qué tan preparado estoy para enfrentar esta situación particular que ahora vivo?
  3. Emociones. Coloca aquí aquellas herramientas internas (consciencia sobre uno mismo y autorregulación, por ejemplo) como utencilios e instrumentos externos (especialmente la comunicación, por ejemplo) que te ayudan a posicionar y potenciar una verdadera “inteligencia emocional”.
  4. Relaciones. Coloca aquí los elementos con los que cuentas para establecer vínculos positivos y fructíferos con las personas que te rodean. Herramientas para profundizar el diálogo, resolver conflictos, admitir diferencias, complementar perspectivas, aprovechar experiencias en conjunto, entre otras. Negociar y delegar, por ejemplo, si desempeñas una posición de liderazgo.
  5. Prácticas. Coloca aquí los elementos que te permiten resolver adecuadamente el día a día, dependiendo tu contexto personal y profesional. Son ese conjuntode hábitos y disciplinas que te permiten “avanzar” en la vida de forma concreta y evidente. Ejemplos concretos: uso y actualización de tu agenda, priorizar tus tareas y objetivos en cada jornada, la evaluación de tus actividades al finalizar el día, el seguimiento de acuerdos y conversaciones relevantes con las personas a tu alrededor, etc.

Muy pronto volveremos a pensar juntos sobre estas herramientas y la caja que cada uno de nosotros lleva por la vida para aprovechar al máximo lo experimentado y lograr una mejor versión de nosotros mismos. Basta por ahora hacer eco de la pregunta de la imagen semanal, y tú: ¿qué herramientas necesitas para continuar tu desarrollo personal?

¡Hasta la próxima!

Comunicación, Mis presentaciones

Webinar Storytelling

 

Webinar Storytelling
¡No lo dejes pasar!

¿Quieres saber cuál es el poder de las historias para lograr comunicación eficaz?

 

¡Acompáñame en una sesión en línea diseñada especialmente para ti que estás interesado en mejorar tu comunicación pública!

 

Las historias hablan de nosotros, nos conectan y nos envuelven de mejor manera que los puros conceptos o los simples datos técnicos de un tema o asunto

Aprende cómo emplear en tu favor el poder de las historias en una práctica sesión on -line (bajo la modalidad Webinar) este próximo sábado 7 de abril; descubre cómo mediante narraciones breves puedes generar #impactopositivo.

Conoce el fundamento de esta herramienta y sácale el mayor provecho posible a toda oportunidad de comunicar mediante cuentos, anécdotas, analogías y muchos otros recursos que harán de tu próxima presentación ante público una ocasión memorable.

Revoluciona la forma en que conectas con la audiencia; capitaliza mi experiencia en tu beneficio. Accede completamente gratis, participa y recibe de forma posterior un material complementario con recomendaciones y ejercicios. 

Storytelling

Este webinar es una sesión especial para interesados en mis actividades de entrenamiento de comunicadores eficaces y para los asistentes a mi próximo taller presencial sobre Storytelling que se realizará en CDMX el 14 de abril. Puedes reservar tu entrada a la actividad presencial aquí mismo:

Gana en lo personal, con el poder de las historias, y crece en lo profesional como un comunicador eficaz capaz de lograr un #impactopositivo.

¡Te espero!

Comunicación, Mis presentaciones

Webinar sobre Discurso de Elevador

webinar_pitch

¿Quieres saber cuál es el objetivo primordial de un “Discurso de Elevador” eficaz?

 

¡Acompáñame en una sesión en línea especialmente para ti!

 

La primera impresión ¡jamás se olvida!

Aprende cómo emplearla en tu favor en una práctica sesión on -line (bajo la modalidad Webinar) este próximo 24 de febrero; descubre cómo siendo breve puedes agradar a las personas interesadas en tu persona y tus servicios.

Conoce el fundamento de esta herramienta y sácale el mayor provecho posible a toda oportunidad de presentar quién eres y qué haces de una manera efectiva.

Revoluciona lo que haces y dices sobre ti mismo; capitaliza mi experiencia en tu beneficio. Accede completamente gratis y conoce de cerca mis entrenamientos en #comunicacióneficaz diseñados para lograr #impactopositivo.

Discurso de Elevador

Descubre cómo la idea que tenemos de nosotros mismos, y de lo que podemos ofrecer, influye en lo que comunicamos a los demás.

¡No dejes pasar la oportunidad de continuar tu desarrollo personal desde el ámbito de la comunicación!

 

¡Te espero!

Coaching, Motivación

Plan B

imagen_motivacional_enero 5 2018
#Imprevistos, #actitud

¿Qué busco con esta imagen?

  • Sugerirte la importancia de la adecuada preparación ante imprevistos que pudieran ocurrir, la elaboración de alguna alternativa en la planeación.
  • Reflexionar sobre la imposibilidad de controlar al 100% todo lo que ocurre a nuestro alrededor; considerar que todo logro, incluso el personal, involucra una suma de voluntades y circunstancias.

Plan B

Enero ha estado dedicado en el blog principalmente a la reflexión sobre la planeación, las metas del año, la actitud que asumimos ante el inicio de ciclo, y la importancia de brindar un sentido a nuestra libertad. Hoy quiero fijar contigo la atención en qué tanto puede plantearse y prepararse un resultado adverso a lo previsto.

Todo plan, en virtud de la humanidad que lo genera, incluye un % y/o margen de error con el que hay que lidiar. Sin embargo, aprender esta realidad cuesta un poco de trabajo. Pues todos, ante el solo hecho de que algo vaya contra lo previsto, podemos tener posturas diferentes.

¿Qué tan preparado estás para que las cosas no resulten como tú esperas?

Conozco muchas personas muy resueltas, con sus metas y planes estrictamente definidos, que consideran un error incluir dentro de su preparación la posibilidad de que el resultado pueda ser contrario a lo previsto. El imprevisto entonces no tiene espacio en la ecuación.

Sin embargo, cuando el inconveniente se presenta, los grandes planes se desvanecen, el pánico inunda el contexto y crea circunstancias negativas que inmovilizan a nuestros “graduados” en actitud positiva.

Algunos, más aventurados, consideran de forma esotérica que el solo hecho de pensar que las cosas pueden no salir como uno desea, es de suyo consentir y abrir la puerta a una inconsciente invitación al fracaso. Y aunque cierran y  se dedican a tapiar ventanas y puertas para que el fracaso no se asome, si el imprevisto o resultado adverso se materializa por medio de alguna grieta, en lugar de acometer contra él y resolverlo afirmativa se dedican, sistemáticamente, a encontrar el punto de quiebre que permitió tan lamentable suceso.

Por otro lado, hay personas que consideran que el éxito es tan imposible de lograr que se la pasan construyendo y administrando planeación para la disminución de riesgos. Parecen pensar y creer fervientemente: “que salga aquello lo menos mal posible, pues  no hay remedio ni alternativa alguna de triunfo”.

Considerar que somos nosotros, y nuestros planes y proyectos,  seres falibles no debe ser considerado una llamada o deseo de fracaso.

Reconocer nuestros límites, es darle juego a la realidad. La famosa ley de Murphy no se ha enunciado en vano. Aprender a vivir con el rieso de que las cosas pueden no salir como quisiéramos es condición para la madurez. Y no quisiera en ello rizar el rizo.

Sé que puedo equivocarme, sé que las cosas pueden ser diversas a lo previsto ¿qué hago con eso?

Un adecuado proceso de planeación debe construirse a partir de escenarios. Uno de esos escenarios es dar respuesta a la interrogante que hoy nos convoca a la reflexión:

¿Qué haré o cómo reaccionaré si aquello que deseo no se logra conforme anhelo?

Un plan B, más que un conjunto de pasos, cosa que puede ser muy útil, consiste en prepararse para ese momento no deseado. Saber cómo reaccionar ante los imprevistos y los fracasos se convierte en algo crucial en términos de inteligencia emocional.

Para poder elaborar un Plan B, ante el fracaso en el logro de un objetivo o proyecto, es importante reconocer que, aunque pienses lo contrario, no todo depende de ti al 100%.

El deseo, muy humano y no por ello necesariamente “bueno”, de controlar al máximo todas las situaciones, eliminando imprevistos, pocas veces se materializa en una realidad de control total. Todo objetivo, incluso el más personal, requiere de una suma de voluntades y circunstancias.

Comenzarás a crear tu plan B cuando “sueltes” el deseo de control y pongas el mejor de los empeños en lo que sí puedes controlar de mejor forma: ¡tu actitud!

Algunas preguntas que pueden ayudar en la creación de un plan b:

¿Qué es lo peor que podría pasar si no logro lo que quiero?, ¿Qué emociones pienso y siento que podría experimentar en ese momento?, ¿Cuál será el costo para mi vida personal, familiar, laboral e, incluso, espiritual si aquello que busco no se logra?, ¿Qué podría ayudarme a superar la desaveniencia?, ¿Qué es lo primero que haré para no sentirme derrotado?, ¿Habría algún beneficio o ventaja para mí, o para quienes me rodean, si no alcanzo lo que busco?, ¿Quién y cómo podría ayudarme a pasar pronto esta situación desafiante para mí?, ¿Hay algo que habría podido aprender de la realidad que no he podido conseguir?, ¡No he logrado esto que quería, ¿qué sí podría lograr con el aprendizaje que ahora he recibido?

Si reflexionas sobre estas preguntas y construyes este escenario, te aseguro que estarás mucho mejor preparado ante cualquier desafío. Espero sea de utilidad.

¡Nos vemos pronto!