Coaching, Motivación

Trofeos

Imagen motivacional febrero 2
#Logros, #Objetivos, #Metas

¿Qué busco con esta imagen?

  • Traer al presente, desde tu memoria, las ocasiones de éxito que has experimentado. Desde esa realidad, donde has alcanzado lo que buscabas, ¿qué podría serte de utilidad ahora?
  • Reflexionar sobre lo más importante en tu vida al momento.

Trofeos

¿Qué experiencias y situaciones de tu vida podrían clasificarse cómo triunfos?  Cuando las cosas pueden irnos un poco mal, solemos pensar que nada se ha logrado nunca.

La insatisfacción del terrible sabor de boca que podemos experimentar, ante retos y desafíos actuales, tiene un efecto pernicioso en nuestra memoria: ¡suele generalizar que el fracaso de hoy ha sido una constante desde siempre! ¡Nada más fálso!

Cada uno de nosotros acumula, seamos conscientes o no, un considerable número de logros positivos en nuestro pasado. Pequeñas o grandes experiencias, pero nos hemos sabido en algunos momentos exitosos. Al conseguir algo que parecia imposible, al lograr algo en contra de todos los pronósticos, hemos experimentado en mayor o menor medida el buen sabor de boca del saberse “arquitecto del propio destino”, como decía Amado Nervo.

Si estás pasando por un mal rato es prudente traer al presente aquellas experiencias exitosas; hacer vivas las emociones y sensaciones positivas que el triunfo produjo y no olvidar, aunque sea un gran desafío, el aprendizaje que provocaron. Hoy te invito a imaginar a través de una visualización.

La dejo aquí para tu reflexión, en dos modalidades. En primer lugar, en un audio que podrás reproducir cuantas veces quieras. La segunda, en un breve texto que puede acompañar tu escucha.

Tu salón de trofeos

 

Escucha el audio aquí:

Texto para tu reflexión

Se sugiere una relajación previa y algunos ejercicios de respiración. Una postura cómoda, en un espacio adecuado puede ser de mucha ayuda para ti. 

Imagina conmigo que en tu interior, en el espacio más profundo de tu reflexión, está dispuesto un pequeño y acogedor salón, con adecuados acabados de madera. Ese salón ha sido creado, es su razón y motivo, para mostrar y lucir toda la serie de triunfos y logros que han hecho de ti la persona que hoy eres. Decides entrar, encender la tenue luz y observar lo que hay. La temperatura es agradable para ti, una sensación de comodidad y disfrute te embarga.

Admiras la gran vitrina que te espera al fondo del salón, adecuadamente empotrada entre las columnas que sostienen el espacio. Frente a la vitrina descubres que hay una cómoda silla. Te diriges hacia ella, la utilizas y te dispones a observar que hay delante de ti. Analiza por un momento lo que tienes enfrente. ¿Cuántas repisas hay?, ¿De qué material están hechas?, ¿Madera?, ¿Cemento?, ¿Metal?, ¿Cuántos niveles tiene tu vitrina? ¿Cómo es el vidrio que protege tus victorias? Reparas de pronto en una realidad; te das cuenta ahora que aquello puede ser más grande de lo que habías observado, y si bien hay algunos trofeos aún hay algo de espacio para incluir otros tantos.

De lado izquierdo, en la parte de arriba, ves una fecha cuidadosamente anotada en una placa de metal. Es la fecha de tu nacimiento. Desde luego que no recuerdas con consciencia ese momento, pero sabes que ahí has comenzado a vivir. Recorres la vista, en la parte superior, navegando con los ojos hacia el otro extremo.  Tu vista, lentamente, se dirige al centro de la vitrina; casi a la mitad de la misma, o un poco más allá, encuentras otra placa. La puedes ver con claridad, parece nueva, recién colocada. Y tiene anotada la fecha de hoy. Este es el día en que te has sentado a observar desde esta silla, en este salón, en el interior de tu reflexión. Ha quedado constancia de esta visita.

Tu vista, inquieta, regresa ahora al primer ámbito observado. Un poco más allá, dejando atrás tu nacimiento, hay algunos pequeños trofeos. Un poco empolvados, pero aún es posible notar su brillo y su valor. ¿Cuáles son esos primeros logros de tu infancia?, ¿Qué aprendizajes, dificultades y competencias tuviste que sortear para conseguirlos? Emocionado, decides dejar la silla y acudes a la vitrina, desplazas el vídrio y deseas tomar en tu manos el más valioso trofeo de aquellos primeros años ¡Es de oro! ¿Qué forma tiene el trofeo que tienes ahora contigo?, ¿Cómo se siente volver a tenerlo en tus manos?, ¿Por qué lo ganaste?, ¿Quién te ayudó a lograrlo?, ¿Cómo te sentiste cuando finalmente era tuyo? Recuerdas todo esto en poco tiempo; una dicha, capturada en una lámpara, parece alumbrar el salón con una mayor intensidad.

Agradecido por este recuerdo, animado por la luz que te ha traído, limpias un poco el polvo y acomodas tu infancia de nueva cuenta. Acabas de colocar ese trofeo especial, en el centro del área que tiene reservada, y tu vista quiere seguir adelante, quiere ir más allá. No regresas a la silla, no por ahora. Caminas poco a poco, buscando, sabiendo que hay algo más para ti. Admiras otras victorias, algunas son pequeñas medallas, otras algunos diplomas; también hay trofeos pequeños, unos más largos, algunos asemejando el color del bronce y otros el de la plata. Son experiencias que te permitieron avanzar y continuar cosechando aprendizajes.

Al alzar la vista, en otro nivel de la vitrina, lo descubres. Tenías tiempo de no verle, parecía que lo habías olvidado. Recorres la siguiente parte del vidrio. Nuevamente hay un exceso de polvo que sacudes soplando levemente, ¡y ahí está para ti! El mayor de tus logros en la siguiente etapa de tu vida. Ya no eras un niño cuando lo ganaste, requirió el doble de esfuerzo. Reclamó todo de ti. Te desgastó, no todo fue agradable. Pero al final, lo alzaste mostrándolo a todos. ¿Por qué conseguiste este triunfo?, ¿Qué te dice la placa en la base del trofeo?, ¿Cuál fue el premio que acompañó a esta pieza de metal?, ¿Quién celebró contigo este logro concreto de tu vida? La luz, nuevamente, ha ganado mayor intensidad. Puedes ver con mayor claridad la vitrina y lo que guarda para ti, dejando ese otro gran logro de tu vida continuas observando. Te das cuenta que también están los espacios de los trofeos perdidos y de los que simplemente no ganaste. No experimentas rencor, ni desilución. Hoy no. Hoy aquello no puede apagar la luz de este espacio. Sabes bien que lo que no se logró, permitió que otro tanto se alcanzara.

Continuas tu recorrido por la vitrina. Imagínalo un poco más, unos minutos más en este salón, en este espacio. ¿Qué otras victorias hay en tu recuerdo?, ¿qué ganaste?, ¿qué demostraste?, ¿qué cambió en ti al conseguir lo que querías? La luz se vuelve estable, y decides regresar, después de dejar cuidadosamente tus trofeos y recorrer el vidrio, a tu cómoda silla.

Vuelves a contemplar tu vitrina; agradeces lo vivido, y sabes que hay aún más experiencias esperándote. Cuentas con espacio para más trofeos y más triunfos.  Unas preguntas entonces rondan tu mente: ¿qué puedo obtener de aprendizaje de estos trofeos, de estos logros, para el reto y momento actual de mi vida? ¿En qué se parecen los retos que viví y superé a los que ahora me desafian? Si logré estas cosas, que ahora tengo delante de mí, ¿que tan capaz soy de seguir cosechando triunfos?

Te incorporas, dejas tu silla. Das una última mirada a tu vitrina, a tus recuerdos, y te diriges a la salida. Apagas esa luz estable sin miedo, sabes que puedes encenderla nuevamente. Tus pasos te llevan nueva cuenta al mundo exterior; emerges desde tu interior y lentamente tomas consciencia del lugar en el que te encuentras y sabes que, a partir de hoy, cuentas con ese espacio especial para recordar que el fracaso, la desilución y la derrota no son una consante, son experiencias, son momentos. Han estado y se han ido. Tus victorias, tus logros, están ahí para ti. Las veces que quieras y cuando quieras podrás visitar tu salón de trofeos.

¡Gracias por imaginar conmigo!

¡Nos vemos pronto!

Comunicación, Mis presentaciones

Webinar sobre Discurso de Elevador

webinar_pitch

¿Quieres saber cuál es el objetivo primordial de un “Discurso de Elevador” eficaz?

 

¡Acompáñame en una sesión en línea especialmente para ti!

 

La primera impresión ¡jamás se olvida!

Aprende cómo emplearla en tu favor en una práctica sesión on -line (bajo la modalidad Webinar) este próximo 24 de febrero; descubre cómo siendo breve puedes agradar a las personas interesadas en tu persona y tus servicios.

Conoce el fundamento de esta herramienta y sácale el mayor provecho posible a toda oportunidad de presentar quién eres y qué haces de una manera efectiva.

Revoluciona lo que haces y dices sobre ti mismo; capitaliza mi experiencia en tu beneficio. Accede completamente gratis y conoce de cerca mis entrenamientos en #comunicacióneficaz diseñados para lograr #impactopositivo.

Discurso de Elevador

Descubre cómo la idea que tenemos de nosotros mismos, y de lo que podemos ofrecer, influye en lo que comunicamos a los demás.

¡No dejes pasar la oportunidad de continuar tu desarrollo personal desde el ámbito de la comunicación!

Regístrate aquí

 

¡Te espero!

Coaching, Motivación

Asómbrate

Imagen motivacional febrero 1 2018
#asombro, #descubrimiento, #innovación, #creatividad

¿Qué busco con esta imagen?

  • Plantear contigo la necesidad del asombro como una vía de conocimiento y de motivación.
  • Sugerirte una mejor observación del entorno que te rodea, el cual puede esconder muchas cosas a tu reflexión y de las cuáles puedes construir un significado que te permita continuar tu desarrollo personal.

Asómbrate

El mundo que nos rodea y en el que transcurre nuestra vida, la realidad que nos inunda, es mucho más complejo y rico de lo que pensamos.

Basta detenernos un minuto y admirar que mucho de lo que experimentamos nos ha sido dado como un regalo, aunque no pensemos en ello de forma frecuente. Asombrarnos de la realidad, de lo que ofrece y pide de nosotros, conlleva una renovada actitud para acometer retos y desafíos concretos.

Tendemos a pensar, sobre todo los hombres del siglo XX y del XXI, que todo está descubierto, resuelto o solucionado. Caemos en el falso dilema que clama a un completo dominio de la realidad mediante la razón, la tecnología y el poderío económico. Y al convencernos de ello, negamos la mirada a todo aquello que no puede ser sistematizado ni encajonado.

¿Cuántas cosas sencillas de la vida cotidiana pueden recompensarnos mejor internamente? El poder de una sonrisa o de un acto de ternura de quien amamos, para con nosotros, pueden desencadenar muchísimas más acciones de voluntad que el más poderoso de los razonamientos. En lo simple pueden existir significados escondidos que están dispuestos a nuestro encuentro si renovamos la capacidad de asombrarnos a plenitud.

¿Qué tienes aún por descubrir?

Si no todo está culminado, si existe posibilidad de contribuir al desarrollo de mi propia vida, debo encarar la importancia de la reflexión respecto aquello que espera a mi observación.

En el terreno del desarrollo personal esta es una pregunta de gran relevancia; no hacerla, a tiempo y en profundidad, significa resignarse a que todo está resuelto por alguien o algo más. ¡Piensa en clave de asombro en los diversos ámbitos de tu vida!

Algunas preguntas que pueden ayudar en tu vida personal, familiar y profesional:

  • ¿Qué novedades podrías encontrar para favorecer tu crecimiento?
  • ¿Cuáles podrían ser alternativas nunca antes consideradas?
  • ¿Qué sería diferente si te lo propusieras?
  • Auque creas que son mínimas, ¿cuáles podrían ser tus opciones?
  • ¿Qué podrían aportar a tu vida quienes te rodean si les brindaras la oportunidad?

 

¡Nos vemos pronto!

Coaching

No dejes morir tus sueños

Sueños, metas, alternativas
Cortesía PixaBay.Com

Requerimos energía no solo para sobrevivir. La vida misma es un constante flujo. Hay quienes desean que ese flujo no pueda controlarse, otros imaginan un control total y absoluto de lo que les acontece. Pienso nuevamente que el secreto se revela en el punto medio: ni una vida sin control, ni un control que asfixie la vida impidiendo que ella misma fluya.

Encontrar respuesta a ese desafío implica la necesaria madurez personal.

Saber que puedo marcar una diferencia, y reconocer que no todo depende de mí requiere una actitud de apertura y mejora que, ciertamente, no todos alcanzamos sin un tiempo dedicado al ensayo y al error.

En este lance, importante justa en la que discurre el día a día, las metas y los objetivos personales atraviesan de forma tranversal la relación que guardamos con la administración y flujo de la energía interna: ¡la motivación!

Recientemente mi buen amigo Enrique Guajardo, ha escrito sobre cómo poder mantener vigente la motivación y alcanzar aquello que se desea (puedes ver su reflexión aquí) mediante el descubrimiento y profundización en el sentido de vida. ¡No podría estar más de acuerdo con él!

¡No dejes morir tus sueños!

Esto me ha permitido reflexionar sobre cómo el sentido de vida se vuelve operativo al tranformarse en un compromiso. Un acuerdo interno por el cuál dirigimos toda nuestra energía y decisión hacia un objetivo determinado.

No solo es un deber débilmente aceptado, no es solo hacer una tarea porque debe realizarse. No es una carga, es una oportunidad, un privilegio. Es el “sueño imposible”, por el que debemos apostarlo todo y sin reservas.

La mejor forma que conozo para no dejar morir algo es concentrarnos en los avances. Registrar entonces cualquier paso dado, aunque sea pequeño nos pondrá en la dirección correcta.

¡Si has planteado metas para este año, dales un monitoreo mes con mes!

¡No dejes que se apaguen! 

Va mi espada en prenda; te comparto, a modo de ejemplo, algunas de mis metas anuales y su progreso transcurrido el primer mes del año:

  • Incrementar, al 31 de diciembre, un 30% mis visitas al sitio web.
    • Enero ha significado un avance del 8.5%, logrando hacer el “mejor enero” en la historia del sitio web.
  • Incrementar, al 31 de diciembre, un 20% las suscripciones a mi lista de correo. 
    • Enero me ha permitido avanzar en un 22.5% de mi objetivo, logrando más suscripciones en este mes que en todo el último trimestre del 2017.
  • Escribir 4 entradas semanales para Haz y Aprende y Wojtyla Project, para afianzar mi hábito de escritura, durante 17 semanas consecutivas.
    • De las 5 semanas transcurridas, en tres semanas he logrado 4 publicaciones, en las otras dos semanas he podido llegar a 3 entradas semanales.
  • Leer 1 libro por semana durante el primer cuatrimestre de 2018 (Meta de 14 libros en 3 meses).
    • He podido culminar 5 libros en 5 semanas:
      • “La comunidad del Anillo” Tolkien
      • “Cuentos inconclusos de Númenor y la tierra media” Tolkien
      • “El tango de la guardia vieja”, Pérez Reverte
      • “The best year ever”, Hyatt.
      • “Pensar con Chesterton, fe, razón y alegría”, Baviera.
Coaching, Motivación

Imágenes motivacionales enero 2018

¡Primer mes del año! ¿Cumplido?

Los primeros pasos

He buscado, mediante las imágenes mensuales, persuadir sobre la importancia de la planeación y seguimiento de metas en este nuevo ciclo que recién hemos iniciado en nuestras vidas.

Hemos abordado en estas entregas semanales la importancia de tener por centro, en tu concentración y acción, aquello que deseas que efectivamente suceda en tu vida. ¡No basta querer las cosas, hay que poner los medios!

 Tienes aquí el recuento de nuestras imágenes:

¡Hasta la próxima!